INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

27/7/17

Manos sobre manos

.
Península de la Magdalena (Santander)
Puente Viesgo es un pueblecico cántabro situado en el Valle del río Pas (a los aficionados al fútbol quizá les suene de cuando Javier Clemente se llevaba allí a la selección nacional para concentrarse, y se instalaban en el magnífico hotel balneario de aguas termales que hay en el centro del pueblo, junto a dicho río). Para mí, Puente Viesgo es uno de los muchos lugares interesantes de Cantabria, y les diré por qué.

En alguno de mis artículos anteriores ya les he mencionado que mi primer viaje a esta bonita localidad se remonta al año 1972, con la OJE, para visitar sus cuevas con arte rupestre. Después he vuelto varias veces (con mi mujer y mis hijas lo hice en los años noventa), por tres poderosas razones: mi pasión por las cavernas y la importancia arqueológica de éstas en particular, por la belleza del pequeño núcleo urbano y su entorno del valle pasiego, y, la más significativa: por el recuerdo que atesoro de la adolescencia, cuando todo adquiría un carácter mágico y primigenio. Así que una vez más no he resistido a la tentación de regresar a Puente Viesgo, esta última con María José. Y he vuelto a contemplar los paneles pictóricos de hace cuarenta mil años, de la Cueva del Castillo, con la misma curiosidad y fascinación (aumentadas quizá por el conocimiento) que aquel primer día lejano.

Si tienen ustedes la oportunidad, no se pierdan esta visita, pues merece mucho la pena. Es fácil llegar: una vez en la Autovía del Cantábrico, a la altura de Torrelavega, que es donde entronca la A-67 que viene de Palencia y por la cual entramos de la manera más cómoda a Cantabria (una curiosidad: cuando vayan atravesando la cordillera en sentido descendente, a base de túneles y elevados viaductos, fíjense que uno pone “Viaducto Cieza”, y es porque si a mitad del puente miramos a la izquierda, vemos allá abajo en el valle el municipio de Cieza, la otra Cieza del norte), continuamos, decía, en dirección Bilbao y, en seguida, veremos el indicador de la salida hacia este enclave arqueológico patrimonio de la humanidad, que constituye la mencionada cueva. Les confirmará que van en la buena dirección la escultura de una de las rotondas: el vaciado de una mano abierta en un grueso panel metálico (ya verán el por qué).

Cantabria posee las condiciones geológicas y climáticas perfectas para el desarrollo de las culturas primitivas, pues en la mayoría de sus valles y en su “meseta cantábrica” (el espacio que queda entre las montañas y el mar) la temperatura es suave a lo largo de todo el año; aparte de que los suelos calizos han sido horadados por el agua durante miles y millones de años, y todo el terreno está plagado de grutas como un queso de gruyere (un paraíso de la espeleología y lugares perfectos para las familias y tribus de la edad de piedra). De forma que a poco más de un kilómetro del pueblecico de Puente Viesgo, se eleva el llamado “Monte del Castillo”; en éste se han descubierto varias cavernas con pinturas: “la del Oso”, “la de las Monedas”, “la Pasiega”… Pero la más importante es la que lleva el mismo nombre que el propio monte: la “Cueva del Castillo”, y les explico el motivo: además de sus pinturas en el interior, en la puerta de la cueva, donde se albergaron milenio tras milenio poblaciones prehistóricas, existe uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo.

El hallazgo de todo esto se produjo a principios del siglo pasado y, desde entonces han ido excavando y retirando toneladas de tierra y descubriendo cada vez niveles más profundos, hasta llegar al estrato de los neandertales. Sepan ustedes que nosotros, orgullosamente, nos hemos autodenominado “los sapiens”, “los homo sapiens”, mientras que a aquellos homínidos más primitivos, que nos precedieron en la evolución darviniana de las especies y que se extinguieron dejándonos paso al dominio del mundo, les llamamos “los neandertales” (aunque yo dudo si el Trump y el fulano ese de Corea del Norte no serán un par de neandertales rezagados). Y calcula la comunidad científica que nuestra especie arranca de unos cuarenta mil años hacia acá, mientras que anterior a esa burrada de años dominaría la especie “neandertal”. También piensa la comunidad científica que los neandertales no podían expresar manifestaciones artísticas, afirmación que, estudiando la Cueva del Castillo, empieza a tambalearse y ya les diré por qué.

Además de múltiples representaciones pictóricas, como animales o misteriosas secuencias de puntos y rayas que se repiten en otras cavernas de Europa, en esta de Puente Viesgo, lo que más hay son manos (¡unas doscientas!), incluso algunas superpuestas a otras con diferencia de milenios o diezmilenios, es decir, “manos sobre manos”. Pero en realidad no se trata de huellas pintadas de manos, no, sino su negativo: manos negativas, como la imagen “impresa” en la Sábana Santa de Turín. ¿Qué cómo lo hacían? ¡Con “espray”!, como los grafiteros de hoy en día. (También les explicaré cómo hace cuarenta mil años, aquellos artistas habían inventado ya el aerosol).
(Continuará)

(Publicado en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"