INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Tiene publicados cuentos, poesías y relatos, en revistas literarias, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda". Es coautor en los libros "El hilo invisible" y "El Melocotón en la Historia de Cieza". Participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

18/1/20

Con pie derecho

 .
La palmera, solitaria, frente a Los Paredones, proclamando que en aquel lugar, ahora inhóspito y vuelto al caos de la naturaleza, hubo un pequeño oasis, fruto del trabajo humano
Bueno, ¿qué me dicen ustedes del nuevo y multitudinario gobierno? Yo creo que ha empezado con pie derecho; ojalá nos sorprenda a todos en el buen sentido; sinceramente, lo deseo. El primer cambio es que las reuniones ordinarias del consejo de ministros ya no serán los viernes, sino los martes. (No sabemos por qué se venían celebrando en viernes desde los tiempos de Franco, que me acuerdo, yo pequeñico, en el rincón de la cocina, y mi padre decía «¡Shhh, callarse!, a ver lo que han acordao los ministros», y le gustaba escuchar por la radio el parte de los viernes en la noche, que lo daban a toque de cornetín de la «España-cuartel» cuando eran las diez en el reloj de la Puerta del Sol de Madrid; pero, ¡na!, aquello era lo de siempre, que decía el Caudillo que había que trabajar más, que nos olvidáramos del oro que Negrín envió a Moscú, que «el oro de España estaba en los brazos de los españoles…»).

¿Influirá este cambio en algo? No creo; pero los viernes, ya se sabe, ¡a prisica, venga!, que da gusto acabar «cuantiantes», cervecica si acaso y «cada mochuelo, a su olivo», que el matrimonio ministerial «galapagueño» tendrá que llegar prontico a casa y organizar el finde con los churumbeles. ¡Ah!, por cierto, ¿qué les parece eso de meter ministros al marido y a la mujer al mismo tiempo, en el mismo gabinete? Yo no digo que no sean los dos unos lumbreras y se lo merezcan, ¡ojo!, o nos los merezcamos los españoles y sean la parejica ideal que nos vayan a sacar de pobres, pero, oiga, no me parece ético, no señor; la ética cuenta, incluso en la política. No sé si se acordarán ustedes de que en la última legislatura de Felipe González, su mujer, Carmen Romero, se presentó a parlamentaria y salió diputada en el Congreso, pero en ningún momento el sevillano se atrevió a ponerla de ministra, y a lo mejor ella era «más lista que el reló» y lo hubiese hecho perfecto, pero no habría estado bien; y lo mismo les digo de cuando la Botella, la mujer del José María Aznar («¡España va bien!»), optó por la política y llegó a ser la alcaldesa de Madrid, pero tampoco se le ocurrió al marido zamparla en su gabinete, pues no habría estado nada bien y las críticas se hubieran oído en Sebastopol. En cambio ahora, como hay que «picar billete…», ¡pos venga! A lo mejor son todos los ministros muy válidos, los veintitantos mujeres y hombres, no lo dudo, pero desde luego, algunos de ellos, o de ellas, no están ahí por su valía, su formación y su trayectoria personal, sino porque el presidente «no ha tenío más güevos» que picar billete y pasar por el aro, y proponer tantos nombramientos como compromisos.

Primera medida del primer consejo de ministros: la subida de las pensiones. ¡Bien! Y la decisión de ajustar esa subida al IPC para periodos económicos venideros, o sea, pa todos los años. ¡Bien! ¡Una medida con pie derecho! (¡de la derecha de Aznar!, que ya a ha llovido). Pues no sé si se acuerdan de cuando los ya entonces «cinco millones de pensionistas» daban tanto juego a Felipe González en las urnas, que metía miedo al colectivo con aquella frase tan «guerrista» de: «¡Que viene la derecha!», y los cinco millones, en bloque, votaban a Felipe, porque la jodía derecha les iba a quitar la paguica. Y en esas que llegó el del bigote (Felipe se reía de él y le decía que había tenido «una victoria pírrica»), que recordarán que para poder formar gobierno se tuvo que poner a «hablar catalán en la intimidad» (ridiculeces de los políticos; si es que son como niños…) y ganarse al delincuente de Jordi Pujol, envuelto siempre en la bandera catalana, y al «incendiario» del Arzallus, todo a golpe de prebendas (de aquellas concesiones, ¡estos lodos…!; aunque Cataluña y el País Vasco llevan obteniendo todo lo que quieren y más desde los tiempos de la dictadura franquista, que ambas regiones fueron declaradas ya por «Paco de los sellos» como «polos industriales» y subían como la espuma).

Bueno, pues a lo que iba de las pensiones. Que llegó el gobierno de la «temida derecha» y, obviamente, no solo no les quitó las paguicas a los cinco millones de pensionistas, sino que promovió el Pacto de Toledo, fijó las subidas de las pensiones al IPC anual y creó la famosa «hucha de las pensiones» para que no hubiese temor de quiebra del sistema. (Me acuerdo que todos los primeros de año tenía yo que explicarle a mi madre la carta que le mandaba el Ministerio con la subida ligada al IPC del año que había transcurrido y con la compensación dineraria por el desvío de dicho índice en relación a la estimación de los doce meses anteriores). ¡Perfecto! Se acabó el temor en ese sentido. Había pensiones muy bajicas, y las sigue habiendo, pero se puso fin al miedo de: «¡Que viene el coco, y les quita las pensiones a los que votan poco!», que tanto les gustaba proclamar a los felipistas. ¿Qué pasó después?, ¿y por qué ahora ha tenido que llegar este flamante gobierno y, cual el descubrimiento de la pólvora, volver a establecer la subida de las pensiones según el IPC? Bueno, los gobiernos sucesivos quisieron meter sus reformas (siempre machacando al más débil, pues es lo más fácil); eso pasa mucho en la política: que lo de atrás no vale y lo que vale es lo mío.

Al principio, la hucha de las pensiones estaba engordando bastante bien con el gobierno que la había creado; incluso el ejecutivo zapatero siguió aportando ahorros al fondo (aún había vacas gordas, de ladrillo, paciendo en los prados de la burbuja de las hipotecas inmobiliarias). Aunque ya, el pacto de Toledo y el IPC empezó a ser cosa del pasado. Y en estas que llegó Rajoy, recortando recortes y congelando congelados, pues según los bancos y los «hombres de negro», la economía española estaba muy malita (y una vez más el «oro de la salvación económica del país» seguía estando en los brazos, en el esfuerzo y en las privaciones de las sufridas clases medias-bajas de los españoles). De modo que el barbas, para «salvar» otras partidas económicas descubrió que «se podía pedir el comodín del la hucha de las pensiones», hasta dejarla más seca que la mojama; ¡tanto fue el cántaro a la fuente!
 ©Joaquín Gómez Carrillo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"