INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Tiene publicados cuentos, poesías y relatos, en revistas literarias, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda". Es coautor en los libros "El hilo invisible" y "El Melocotón en la Historia de Cieza". Participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

19/9/20

Atalaya, 2020; Romería, 0

 .

Romería del año 2007 (fotografía de archivo)

Antes de entrar en el asunto del presente artículo sobre la Romería a la ermitica del Collado de la Atalaya, que tampoco se celebrará este año por causa de la maldita pandemia del Covid-19, quiero hacer unas aclaraciones sobre mi anterior artículo, titulado «Siyâsa más mora»:

Resulta que, como ustedes saben, además de publicarlos en el periódico de papel «El Mirador de Cieza», cuelgo los artículos en mi blog de internet «El Pico de la Atalaya»; pero además, esta página la enlazo con mi cuenta de Facebook, de manera que los visitantes de dicha red social puedan entrar a leerlos (una manera como otra de darles difusión). Pero en relación con el mentado artículo de la semana pasada, se han suscitado unos cuantos comentarios, algunos muy críticos, en tal red social; pareciera como si de pronto, leyendo mi artículo, muchas personas hubieran querido dar su libre opinión sobre las recientes obras de Siyâsa, y en general sobre el tratamiento que las administraciones públicas hacen, o han hecho en el pasado, de tan importante yacimiento arqueológico, patrimonio de todos los ciezanos (y todas las opiniones son respetables si son respetuosas, ¡ojo!; no hay que ser docto para tener una visión y un parecer sobre cualquier cosa; por supuesto, a mayores conocimientos, mayor peso tendrá dicha opinión).

Ya saben ustedes que suelo mezclar en mis artículos un poco de información, un poco de reflexión, un poco de crítica y, a veces, algunas frases de desenfado, y, desde luego, siempre vierto opinión propia, pues estos que escribo para ustedes no son otra cosa que artículos de opinión, cosa obvia; y siempre procuro ser comedido y nunca deslenguado o irrespetuoso con las personas. Mas vamos al meollo de asunto: Sostengo la crítica general sobre los bienes patrimoniales y su tratamiento público del citado artículo; pero —y aquí, tal como a mí me lo han aclarado, yo se lo aclaro a ustedes—, rectifico dos cosas que achacaba a la reciente obra y que al parecer pertenecen a anteriores actuaciones sobre el yacimiento de Siyâsa (cada palico, que aguante su velica); y matizo otras dos. En realidad no señalaba más puntos negativos sobre las últimas obras; en otro momento quizá se me ocurra hacer un panegírico de sus bondades.

Las que rectifico son: mi crítica sobre el «hormigón en el suelo» y sobre el «tubo de PVC, con más curvas que la carretera de Abarán…». Pues según me han aclarado, en esta obra última no se ha vertido hormigón en el suelo, sino que se ha elaborado un pavimento a base de yesos y cales de la propia zona del yacimiento, de donde al parecer lo cogían en su época los siyâsíes; este material ha sido compactado sobre una capa «geotextil», la cual cubre los suelos originales sin dañarlos, y esto, que es una solución perfectamente reversible y no afecta al yacimiento, se consideró lo más viable mientras que la Dirección General de Patrimonio de la CARM encuentre una solución alternativa. En cuanto al tubo de PVC que yo señalaba, la aclaración recibida es la siguiente: Éste pertenece a una intervención anterior hecha en el yacimiento, y Bienes Culturales, de la Comunidad Autónoma, no ha dado permiso para modificarlo.

Por otra parte matizo otros dos asuntos que yo criticaba en mi artículo, los cuales sí pertenecen a la obra reciente, que son las cajas de registro y los tubos de los cableados eléctricos a la vista. La explicación técnica, que yo veo razonable, es que tanto las cajas de plástico de los registros, como los tubos de los cableados eléctricos, son una solución reversible (pues había que dotar de electricidad al yacimiento evitando hacer rozas o excavaciones en el suelo), y es la única que permite Patrimonio y Bienes Culturales, que son los órganos competentes en la materia.

 Rectificado y matizado lo anterior, yo les quería hablar aquí de otro de los festejos ausentes en este 2020: la Romería de la Virgen del Buen Suceso a su ermita, en el monte de la Atalaya. ¡Cómo nos ha cambiado la vida este puñetero Covid-19! Pero hemos de tomarnos de la mejor manera esta «nueva normalidad», tenemos que cumplir las normas sanitarias a rajatabla. De momento, y aunque hay nada menos que diecinueve proyectos de vacuna en marcha, la pandemia campa por sus fueros, y no podemos hacer otra cosa que ser conscientes, educados y solidarios: guardar las distancias interpersonales, usar mascarilla siempre que salgamos de casa (en las terrazas de los bares también hay que llevarla: se la baja uno para echar el trago y se la vuelve a subir), evitar reuniones que excedan lo permitido y extremar la higiene personal, de manos sobre todo.

            Este año no hubo procesiones, no hubo Feria ni fuegos artificiales ni traca, y no hay Romería: el monte gana; nadie pierde y la Atalaya gana. Ya me entienden. Siempre he sostenido en mis artículos que la mayor agresión que sufre este maravilloso monte que tenemos a cuatro pasos del pueblo es el día de la Romería, todos los años, pateándolo y ensuciándolo. He visto que en el sendero del Zigzag han colocado unas cuerdas para evitar los «atajos». Bien. Y pienso que con la apertura al público del yacimiento de Siyâsa, se tomarán medidas de limpieza y de protección de toda la zona. También he escrito otras veces en mis artículos, y reitero en éste, que todo el Cerro del Castillo al completo (la solana y la umbría, con un amplio perímetro) debería ser declarado «Parque arqueológico»; para tal decisión es competente la CARM, pero nuestro ayuntamiento puede instar a ello; creo que ¡todo el Cerro del Castillo! merece mayor protección (ahora no tiene ninguna, salvo la parte cerrada por la gran valla de hierro).
©Joaquín Gómez Carrillo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"