INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

28/1/12

El testamento de Morinio Artéllez

 .
Cielo, luz, invierno, el Pico de la Atalaya
Ocurrió una vez, según cuentan los viejos, que cierto hombre llamado Morinio Artéllez falleció en su cama sin haber realizado testamento. El hombre tenía dos hijos varones: Pauliano y Castiano. Pero éstos andaban siempre en sus negocios (vivían su vida, como se suele decir ahora) y no se preocupaban en absoluto de las necesidades del padre; ni siquiera en sus últimos días, cuando el pobre se hallaba enfermo y solo, tuvo el consuelo de tenerlos cerca, sino que únicamente aparecieron cuando fueron avisados por los vecinos.

–Vuestro padre acaba de expirar –les dijeron.

Mas cuando llegaron a la casa y lo vieron muerto empezaron a buscar por armarios y cajones para ver si había dejado escrito en algún papel el reparto de los bienes. Pues Morinio, después de una larga vida de trabajo, ahorro y austeridad, poseía una casa, una finca agrícola y una generosa cuenta bancaria.

Como éstos no hallaron lo que buscaban, se pusieron de acuerdo para ir a toda prisa al notario del pueblo y preguntar cuál era la mejor solución.

El notario, que como mucha gente hace en esta vida, se movía sólo por dinero, preguntó:
–¿Hay ya certificado médico del fallecimiento?

–No –respondieron ellos, pues habían dejado ese trámite en segundo orden, ya que el principal interés de ambos era solucionar lo antes posible el asunto de la herencia. 

–Mirad, yo soy un fedatario público –dijo el notario–, es decir, que doy fe de lo que veo, y no tengo por qué saber ni entender sobre la vida y la muerte. De modo que iré a casa de vuestro padre, lo hallaré en el lecho y le preguntaré el deseo con respecto a sus propiedades, y en cuanto yo vea que él responde con un gesto de su cabeza, a mí me es suficiente; luego estamparemos su firma dactilar en el documento y ¡santas pascuas!

De manera que los hermanos prepararon el asunto mostrándole al notario los títulos de propiedad para que redactase de urgencia el testamento, y manifestándole el acuerdo de ambos sobre los bienes del fallecido: para el mayor, la casa; para el menor, la tierra; y en cuanto al dinero, a partes iguales para ambos.

Llegado el notario al domicilio del pobre Morinio, los hijos le hicieron pasar a la habitación donde estaba el lecho mortuorio con el fiambre, y una vez en el interior los tres (más el finado, cuatro), cerraron la puerta por dentro con un pestillo y se dispusieron a efectuar el acto testamentario.

–¡Morinio Artéllez! –preguntó el notario con voz autoritaria–, ¿está usted de acuerdo en dejar por herencia esta casa a su hijo Pauliano?

Los hijos habían atado un hilo de pescar a la mandíbula del muerto, pasándolo, casi invisible, por debajo de la sábana que lo cubría hasta la barbilla. De manera que ante la pregunta de rigor, ellos dieron unos tironcitos suaves desde los pies de la cama y la cabeza inerte del padre se movió en sentido afirmativo, como así estaba tramado.

–Muy bien –dijo el notario con aplomo.

Después pasó a hacer la segunda pregunta sobre las tierras.

–¡Morinio Artéllez!, ¿está usted de acuerdo en dejar por herencia la finca del campo a su hijo Castiano?

La cabeza del hombre, todavía sin haber adquirido el rigor mortis, dijo que sí de nuevo bajo el truco del sedal.

Sólo quedaba ya por adjudicar la cuenta del banco, que ellos habían decidido lógicamente la mitad para cada uno; y esa era la pregunta de rigor que debía formular el granuja del notario. Mas éste, para sorpresa de los dos hijos, inquirió al hombre de la cama otra muy distinta:

–¡Morinio Artéllez! –dijo el tipo con voz alta y clara–, ¿está usted de acuerdo en que todos los dineros de la cuenta bancaria que posee me sean legados a mí, Don Fulano de Tal y Tal, ilustre notario de esta villa?

Los hijos se quedaron estupefactos por el cambio de planes, y, además, sólo habían preparado un hilo para responder afirmativamente y no habían pensado en otro mecanismo que sirviera para negar con la cabeza. Así que la cabeza del padre se mantuvo inmóvil. Por lo que el señor notario repitió la pregunta, y de nuevo no hubo respuesta.

Entonces dijo, siempre mirando hacia el cadáver yaciente: “voy a repetir por tercera y última vez la pregunta, y si no me responde usted con su cabeza en ésta, tampoco consideraré válidas las anteriores respuestas, y, por consiguiente, no habrá testamento que valga”.

–¡Morinio Artéllez!, ¿consiente usted libremente en que la cantidad total de su cuenta del banco pase, a título de herencia, a mi propiedad?

Entonces, de muy mala gana, el hilo se movió en el único sentido en que podía y la cabeza yaciente dijo que sí.
©Joaquín Gómez Carrillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"