INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

27/8/09

La Almazara


Portada de la revista de Feria del año 2009, en que se publica el relato "La almazara".
.
En invierno, cuando los días eran cortos como un suspiro y por las mañanas solía amanecer despacio, era el tiempo en que el abuelo del Lazarico tenía que recolectar la oliva para llevarla a la almazara. En aquella época los señoritos aún poseían la tierra y los medieros la trabajaban por el sistema de aparcería: la mitad de la cosecha para ellos y la mitad para los amos; así que el pequeño olivar que el hombre cultivaba con esmero (dos o tres tahullicas de árboles centenarios por la zona del Cementerio, regados con las aguas del Molinico de la Huerta) era propiedad de una Señorita rancia de misa y rosario, que él respetuosamente visitaba, siempre de pie y con la gorra en la mano, cuando le llevaba el terraje de los esquilmos.

El Lazarico a veces, por Navidad o por Pascua florida, pasaba alguna temporada en la casa de los abuelos. Entonces dormía en una camica minúscula, casi de juguete, en un cuarto umbroso que daba al corral a través de un ventanal grande y desangelado, cuyos cristales jamás traspasaban los rayos de sol; los techos de aquella habitación eran altos como los de una catedral gótica y del cielo raso, con un simple cordón forrado de papel de celofán lleno de cagadas de moscas, pendía una bombilla mortecina de 125 voltios, que la abuela aconsejaba encender lo menos posible para no dar excesivo beneficio a la Eléctrica del Segura, compañía que había sucedido años atrás a la empresa local “Santo Cristo” en el suministro eléctrico al pueblo. No obstante, era ésta una habitación silenciosa, que permitía oír el aburrido vuelo de las moscas girando en la penumbra, y a la que apenas llegaban los escasos sonidos de la calle, como el trote alegre del caballo de Lucas el carretero (éste una vez, siendo tan niño el Lazarico que aún tenía que pedir las cosas señalándolas con el dedo, arrancó un cascabel del atalaje de su carro y se lo entregó en prenda de su amistad, ¡efímera, como todas las cosas bellas del mundo!). Mas como el Lazarico tenía el sueño muy ligero, se despertaba temprano por las mañanas en cuanto oía al abuelo toser aparejando la burra en la cuadra. Entonces, aunque la telaraña gris de la noche todavía estaba pegada al cristal de la ventana, se levantaba de puntillas para no hacer ruido y se ponía a mirar al hombre, que andaba hablando a los animales: a los conejos, a las gallinas, al cerdo, que gruñía en sueños; a la cabra Margarita, que criaba una chotica de lunares, o la burra Mora, mientras rosigaba los últimos granzones en el pesebre y el abuelo le apretaba la cincha apoyando su rodilla contra la panza algodonosa del animal.

Enseguida se levantaba la abuela, y, tras lavarse la cara en la pila del patio, se ponía a encender la hornilla de carbón y a hacer el café de malta en un pucherico de barro, que colaba después con un colador de manga y bebía ella sola con placer. Pues el abuelo y el crío solían tomar leche de la cabra: el hombre la prefería en un tazón de china, grande como el copón de la misa, que colmaba con sopas de pan, y al Lazarico se la echaban en un vaso con calcomanías de colores. Sin embargo, la mujer se quejaba de que el zagalucho ya estuviera en pie por allí en medio.
–¡No dirás que no eres calcao a tu abuelo! –le decía ella al nietecillo–, ¡que duerme con un ojo cerrao y el otro abierto como las liebres!

Pues el lema del abuelo del Lazarico había sido toda su vida: “quien mucho duerme, poco vive”. Por eso, bastantes años antes, cuando los abuelos todavía eran jóvenes y habitaban como labradores en la Casa de los Vientos, a él siempre le sorprendía la luz del día trabajando duro en el bancal: se levantaba con el Lucero del Alba aún visible, se colocaba el moquero anudado por las cuatro puntas en la cabeza para atajar el sudor de su frente, y, empuñando una azada grande: de “La Bellota” del nº 88, cavaba la tierra con ahínco. Luego, años después, cuando la edad comenzó a mermarle las fuerzas, los abuelos se habían marchado a vivir al pueblo y se habían instalado en una casica techera del ensanche, donde aún había por doquier solarones en los que los chitos jugaban al caliche o sesteaban los ganados de cabras; y donde había también carreras de hiladores, cuyos hombres, atados a la rueda de la vida del esparto, se pasaban la jornada andando del revés. Mas el abuelo, que seguía levantándose a diario con el primer canto del gallo, además de cuidar del Huerto junto al quijero de la Acequia Larga, donde plantaba fresas y claveles, había tomado a medias el pequeño olivar del Cementerio para no perder nunca el contacto con la tierra, de la cual decía él filosóficamente que necesitaba tomarla a diario como las perdices.Algunas mañanas el Lazarico se empeñaba en irse con el viejo hasta las oliveras. Entonces el hombre, en contra de las protestas lógicas de la abuela, pues según ellahacía un frío que rebanaba las carnes, lo aupaba con cuidado a la burra y lo sentaba despatarrado encima del serón.

–Agárrate fuerte al ansa, nene –le decía–, y no tengas miedo, que la burra ya es vieja y no trota. –Pues el animal tenía en realidad casi veinte años, que en mala comparación con la edad de las personas resultaba ser una ancianidad.

(Continúa)
.....................................................................
.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"