INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

5/9/16

Querida Edad Media

.
Finalizando la Edad Media para España, los Reyes Católicos llevan a cabo la expulsión de los judíos
Corría el año del Señor 622, cuando en la actual Arabia Saudita un rico comerciante se ve obligado a largarse de su ciudad natal, la Meca, pues la nueva doctrina que este predica, y que según él le ha dictado el mismísimo Arcángel San Gabriel, choca con los poderes establecidos y con los sacerdotes politeístas locales. Entonces el hombre se desplaza a la que posteriormente sería Medina y desde esta otra ciudad, donde toma con sus seguidores el gobierno local, comienza a expandirse (y no les digo cómo) la nueva religión conocida hoy como el Islam, palabra que en su raíz significa “paz” (¡lo que son las cosas...!) El hombre, como ya lo habrán intuido ustedes, era Mahoma, el Profeta más venerado en todo el orbe musulmán, y aquella fecha en la que hace su salida o “Hégira” de la Meca hacia Medina es tomada como el “año cero” de de la “era mahometana”.

De eso ha pasado el tiempo, pero no tanto. Si a nuestros 2016 años de cristianismo les restamos los 622 (fecha de la hégira), nos da la cifra de 1394. (¿Es ese el año en que anda el calendario islámico? No. Pues el cálculo no es nada fácil, y la comparación cronológica fiel entre sus fechas históricas y las nuestras es poco menos que imposible, como lo ha sido siempre la convivencia perfecta entre ambas culturas (que no es lo mismo una coexistencia más o menos pacífica cual el agua y el aceite, que la integración social como el agua y el azúcar). ¿Pero por qué fallan las matemáticas al hacer la anterior resta? Muy sencillo. Nosotros, los países de la cristiandad, tuvimos en uso el calendario “Juliano”, proveniente de los tiempos de Julio César, hasta el año 1582, cuando el papa Gregorio XIII mandó calcular e implantar en todo el orbe católico un nuevo calendario: el “Gregoriano” (hoy en día tiene vigencia en el mundo entero y es tan perfecto, que los científicos, con sus cálculos astrofísicos y sus relojes atómicos, solo tienen que añadir unos segundillos de nada cada año para “cuadrar” el tiempo. Por otro lado, el calendario musulmán es el producto de unos cálculos galimáticos basados en los ciclos lunares, de tal forma que cada 33 años musulmanes equivalen a 32 nuestros (una complicación, ya les digo). Así que, para terminar pronto, según los seguidores del Islam ellos se hallan en el año 1437. Ese es su momento histórico.

Vale; ahora yo me pregunto, ¿qué hacíamos por aquí, en Europa y en España, en el año 1437? Pues en astronomía, la Iglesia Católica, que tenía la llave del saber en sus monasterios y universidades, aún no había aceptado el “sistema solar copernicano” y mantenía a pies juntillas que la tierra estaba quietecica en mitad del universo y todos los astros giraba alrededor de ella (¡con eso ya se lo digo todo!) ¿Y en la península? En esta, sin unificar todavía políticamente, andábamos ya cansados de luchar contra los moros (que mira que eran pesados los tíos: ocho siglos de batallas y aún quedaba el reino nazarí de Granada, el que nos hizo tanta pupa a los ciezanos cuando en un descuido sus tropas “pasaron la puente y nos dieron la muerte”). En ese siglo XV, tocando a su fin una larga edad media, se guerreaba por las sucesiones de los tronos en los reinos prehispánicos, mientras crecía el antisemitismo “oficial”, que desembocaría en la expulsión de los judíos (¡conversión o expulsión!, ya que se trataba, no de una depuración racial, sino de una limpieza religiosa). Y por si fuera poco, la Santa Inquisición aún mandaba quemar viva a la gente en la hoguera en las plazas públicas. Así se las gastaba el personal por esto lares en nuestra querida Edad Media. Y no hubo países ni sociedades más adelantados por entonces que nos previnieran de las terribles epidemias o que cooperasen para sacarnos de las hambrunas y la pobreza. Tuvimos que ir saliendo nosotros solicos, como dios nos encaminó, de aquel tiempo oscuro.

Ahora, y valga el parangón, muchos países árabes, en el siglo XV de su calendario, apurando lo que podría ser su “edad media”, reciben tecnología punta de occidente, cooperación, ayuda internacional y, lo que es peor, armamento para modernizar sus jodidas guerras religiosas. Reciben poderosa influencia cultural de la “globalización”, que en muchos casos choca terriblemente con su atávico concepto teocrático de gobierno. Mas aun así, las personas buscan en las migraciones el legítimo progreso económico, aunque abominen en silencio de nuestras libertades y les abrume la igualdad social entre mujeres y hombres. La inmensa mayoría de los musulmanes hace gala de un islamismo pacífico y respeta la convivencia, procurando, eso sí, cierta “incontaminación” con occidente. Otros muchos se nacionalizan españoles, o de cualquier país europeo, para tener mejor acceso a las ventajas sociales, aunque no se desanclan fácilmente de sus “atrasadas” costumbres. Mas ya vemos que, por desgracia, los hay también que prefieren continuar en su bárbara y “querida edad media”.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 03/09/2016 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"