INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

4/6/16

Cómo son los liberales...

.
Vida apacible en El Alto de Tornero (Valle del Tus), Yeste (Albacete)
El otro día me fijé en una lápida que hay en el salón de plenos del Ayuntamiento, en la que figura el nombramiento de hijo adoptivo de Cieza a Antonio Cánovas del Castillo y me acordé por un lado de un precioso poema de Antonio Machado y por otro de la pequeña historia negra de España. “Mira, este fue uno de los políticos que asesinaron a tiro limpio”, le dije a mi amigo Pepe (lo mató el anarquista Angiolillo cuando estaba tan ricamente en un balneario). Pues en la crónica del cainismo hispano figuran, así a bote pronto, nada menos que cinco magnicidios de presidentes de gobierno. Ah, y porque Mateo Morral no tuvo tino con su bomba camuflada en un ramo de rosas, cuando se la arrojó al rey Alfonso XIII en el día de su boda (Victoria Eugenia se puso perdido el vestido de novia con la sangre de los treinta muertos que hubo entre el público).

Recordé los versos machadianos del hermoso “Poema de un día. Meditaciones rurales”, que escribiera el hombre cuando estuvo de profesor en un instituto de Baeza, probablemente de un tirón, quizá oyendo el repiqueteo de la lluvia y seguro que azotado por la soledad, ¡pobre Machado...! Es una composición espléndida, de hondo contenido pero con ágil y atractiva lectura. Si no conocen este poema, vayan ahora mismo a buscarlo y léanlo. Merece mucho el gusto (no la pena). ¿Y por qué relacioné los versos de Machado con Cánovas del Castillo? Pues porque el poeta, criticando o reflejando en ellos las conversaciones en el fondo de una “rebotica” (por cierto, ¿se harán todavía reboticas en Cieza después de la muerte de Don Hipólito Molina, uno de los hombres más cultos e inteligentes que yo he conocido en este pueblo?), escribe en un punto del poema: “Yo no sé/ Don José,/ cómo son los liberales/ tan perros, tan inmorales...” Respondiendo seguidamente otro de los contertulios imaginarios: “¡Oh, tranquilícese usted!/ Pasados los carnavales,/ vendrán los conservadores, buenos administradores/ de su casa.”

Este prohombre –le comenté a mi amigo Pepe–, escritor y político de primera fila, que tuvo importante relación con nuestro pueblo, era del lado de los conservadores, y, junto con Práxedes Mateo Sagasta, del lado de los liberales, sostuvieron durante bastantes años la llamada “Restauración” o vuelta de los Borbones al trono de España, tras largarse Amadeo de Saboya (“¡andad y que os pelen!”, diría el rey italiano) y tras el ensayo fallido de la primera república, que duró apenas un año y tuvo cuatro presidentes, ¡el acabose! La Restauración, no obstante, ya vino precedida del magnicidio de Juan Prim, un general de armas tomar que presidía el gobierno de la nación, al que tirotearon en plena calle la víspera del día de los inocentes.

Qué duda cabe que Machado aludía en sus versos a la descarada alternancia o “Turnismo” que encabezaban Cánovas y Sagasta, una falsa democracia al más puro estilo del “quítate tú que me ponga yo” con pucherazos electorales incluidos (al pueblo le hacían creer que era soberano, como ahora, ¡no faltaría más!) Este sistema de gobierno que contentaba a los dos grandes partidos, se estuvo llevando a cabo durante la regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena y el reinado de Alfonso XIII, hasta que Miguel Primo de Ribera, ya en 1923, implantó la dictadura (“majestad, he dado un golpe de estado; usted ahora haga de su capa un sayo”, le comunicó al rey, el cual se encontraba tocándose las narices en su palacio de Miramar en San Sebastián, por si el soberano tomaba la decisión del exilio (honra sin barcos) o volvía a Madrid como un corderico (barcos sin honra). El rey optó por lo segundo. (Luego vendría la “dictablanda”, la segunda república y el guerrazo civil, ¿me siguen?)

Por otro lado, además de los mentados Prim y Cánovas, otros dos presidentes de gobierno serían asesinados también en el primer cuarto de siglo XX: José Canalejas y Eduardo Dato, pues aquí en esos temas se echaba mano de los clásicos, y ocurría como con los césares romanos, que era acuchillados por las bravas para poner fin a sus mandatos imperiales.

Y ya el último magnicidio en España fue el atentado contra Carrero Blanco en 1973, a la sazón también presidente de gobierno. Años después, cuando hicieran una película sobre esta bárbara acción de la ETA en Madrid, emplearían como extra a uno de Cieza. Los cineastas, al parecer, le echaron el ojo y dijeron: “¡ya está: Carrero Blanco!” Entonces lo subieron a un Dodge 3700 GT, igualico que el que usaba el finado, y lo pasearon por la calle Claudio Coello, convertida en plató de cine para el rodaje, donde en la realidad habían volado con 100 kilos dinamita el coche oficial del presidente, provocando en la calle un cráter casi como los de la Luna.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 04/06/2016 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"