INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

28/12/13

Extranjeros en España

.
Navidad y año nuevo, dos pájaros de un tiro a felicitar
Como les venía contando en artículos anteriores, en nuestro viaje a Cataluña allá por finales de los noventa, remontamos desde Barcelona, pasando por el túnel del Cadí, Seo de Urgel y Sort, hasta el mismísimo Valle de Arán, en el corazón del pirineo leridano. Para ello, como ya les dije también, cruzamos el puerto de la Bonaigua, uno de los pasos de carretera más impresionantes de España, y descendimos después a aquel entorno de majestuosidad, de belleza y de historia. (Por el Valle de Arán, en el año 1944, entraron unos 3.000 guerrilleros alentados por el partido comunista, que soñaba con “reiniciar” la maldita Guerra; los cuales, cuando vieron el percal de las tropas de los generales Moscardó y Yagüe, dispuestos a hacerles pupa, retrocedieron como alma que lleva el diablo).

El valle, encajonado entre altas cumbres, está integrado por siete municipios, con núcleos urbanos que algunos datan de la edad media. En la actualidad, el Valle de Arán de noche es como un Belén gigante, cuyas iglesias románicas se iluminan en las empinadas laderas pobladas de abetos, aglutinando a su alrededor un puñado casitas de piedra.

Mari, nuestras hijas y yo, nos acomodamos en un precioso camping junto al río Garona, cuyas aguas torrenciales, después de alimentar varias centrales hidroeléctricas en las laderas de la montaña, corren hacia Francia, se pacifican a su paso por Tulús y buscan el Océano Atlántico por Burdeos, donde el río ya tiene pinta de brazo de mar. Visitamos Viella, la capital del Valle de Arán, donde se vive principalmente del turismo de montaña que acude tanto en verano como en invierno. Recuerdo que aquella noche hubo tormenta de gran aparato eléctrico, pues lo que fue llover, no pasó de cuatro aguaceros sueltos; no obstante, enredada en los altos picos, como el Aneto y la Maladeta, que se encuentran a un tiro de piedra de allí, ésta no cesó en muchas horas de amenazar con rayos y truenos como si fuera a hundirse el firmamento. Luego, ya de madrugada, la tormenta se fue alejando poco a poco y los truenos se oían remotos, como si el demonio se hallara encerrado en los sótanos del mundo.

Durante dos o tres días gozamos de aquellas rutas entre bosques de abetos y recorrimos muchos de los diminutos pueblecicos, cuyo urbanismo sin geometría parecía buscar la protección divina en torno a las viejas iglesias. Los pueblos allí tienen su nombre en la lengua de oc, uno de los tres idiomas oficiales que se hablan en el valle (español, catalán y occitano), y en Bossot, junto al mentado río Garona, contemplamos su iglesia románica de la Asunción, del siglo XII; pero además el pueblo se halla “protegido” por otras seis iglesias o capillas, cuya finalidad en la oscura edad del medievo era proteger a la población de las temidas pestes.

En estos pueblecicos, cercanos a la frontera francesa, cuya N-230 la atraviesa y es ruta constante de camiones, volvimos a observar que los escaparates de sus tiendas estaban atestados de bebidas alcohólicas, que los franchutes compraban con avidez para darle al piripi (es lo que hay: aquí, otra cosa no, pero facilidad para emborracharse barato, lo que más).

Al día siguiente subimos a Baqueira Beret, donde por entonces coincidían todos los años el rey y Jordi Pujol, y éste último bajaba bandera de sus reivindicaciones políticas y pronunciaba más bajito aquello de “som una nació”, mientras su clan familiar seguía trincando a calzón quitao. ¡Qué tiempos...! Como es natural, quisimos utilizar los telesillas y alcanzar el Pico Baqueira, cuyos remontes en invierno colocan a los esquiadores a 2.500 metros de altitud. Y, aunque era el mes de agosto, allá arriba hacía un frío de perros. Pero nos ocurrió algo que ya no podríamos olvidar jamás: en la subida había vuelos de los cables sobre barrancos profundos, donde descubríamos a vista de pájaro manadas de caballos paciendo. Y en uno de aquellos tramos de gran altura nos envolvió un manto de niebla tan espesa que se podía cortar con una navaja. Entonces los genares aquellos detuvieron los remontes (luego nos explicaron que estaban haciendo reparaciones); de modo que sufrimos de manera desesperada aquel aislamiento ciego, frío y colgante, estando nuestras hijas en otra silla que no podíamos ver.

Pero de Viella tengo una anécdota que les quiero contar: en aquel lugar donde era imposible sintonizar una emisora de radio o televisión en español, donde era difícil ver un cartel en castellano, y donde casi nos sentíamos extranjeros en España, oí vocear una mañana temprano por sus calles: “¡El afilaooor, señora! ¡Ha llegao el afilaooor! ¡Se afilan los guchillos, las estijeras, las hachas de cocina...!”
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 28/12/2013 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"