INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

8/1/14

El monte Igueldo

.
Sin árboles no hay vida en el planeta
San Sebastián es una de las ciudades más bonitas de nuestro país. Está situada frente a la hermosa bahía de la Concha, a cuyos extremos se elevan dos altos promontorios que miran al mar y la protegen: el Urgull y el Igueldo. Y, allá al frente, defendiendo sus hermosas playas de las furias del Cantábrico, se encuentra la isla de Santa Clara.

Bien, pues allí acabaríamos aquel feliz viaje que habíamos iniciado por tierras catalanas, en un precioso camping que había en la cima del monte Igueldo. Abajo quedaba el “Peine de los vientos” del escultor Chillida, y arriba, hasta donde ascendía un funicular construido en 1912, todavía en funcionamiento, estaba (y está) el parque de atracciones más antiguo de España. Allí permaneceríamos un par de días; luego tomaríamos ya carretera y manta hasta regresar a Cieza.

Antes habíamos abandonado el Valle de Arán por su salida geográfica natural, es decir bajando el curso del Garona hasta tierras francesas. Cuando pasamos Les, el último pueblo español del valle, y llegamos a la frontera, hallamos abandonado el pequeño edificio de aduanas, pues ya se había implantado la libre circulación dentro de la Unión Europea. En dicho pueblecico, con los escaparates abarrotados de bebidas alcohólicas para una clientela franchute que subía para abastecerse bueno y barato, cambiamos algo de dinero, cosa que no nos haría falta, pues en toda la zona que íbamos a visitar, lo mismo se podía comprar con francos que con pesetas. En Lourdes, las tiendas tenían dos cajas registradoras: si les pagabas en francos, te devolvían pesetas, y si les sacabas un billete de dinero español, te daban el cambio en francos: los comerciantes siempre ganaban.

Aquella mañana en que nos despedimos de Viella con la firme intención de volver, habíamos decidido dar el salto por tierras francesas para entrar de nuevo a España por Irún. De modo que hicimos escala en la ciudad de los milagros, ¡y del comercio milagrero! ¡Cómo se lo tienen montado...! Nosotros habíamos comprado algo de comida en una tienda de pueblo (la gente de por allí chapurreba español sin problemas) y nos sentamos en un parque muy bonito, teniendo allá al frente la impresionante basílica. Luego, como es lógico, nos acercamos al lugar y vimos cómo, a las tres menos dos, salían procesiones de españoles, italianos y franceses (no juntos, sino cada procesión aparte), y daban una pequeña turné por la explanada entre el gentío. Mas en seguida nos dimos cuenta que allí la fe de las personas era muy grande y no era aquél sitio para deambular con la Nikon haciendo fotos; es por lo que nos apartamos con discreción y nos fuimos despacio por toda la avenida de tiendas, donde se vendía hasta el sursuncorda con el nombre de la Virgen de Lourdes. No obstante, compramos dos bidoncicos de agua del manantial de la Cueva para traerlos a Cieza, pues “algo tendrá el agua cuando la bendicen...”

 Recuerdo que a posturas de sol entramos a España (un cartel pequeñito y extraviado en una orilla lo anunciaba con timidez, mientras que otro ostentoso y bien visible ponía “EUSKADI” en grande), y, oscureciendo ya, llegamos a San Sebastián; cruzamos el puente de Sana Catalina sobre el río Urumea, cerca de cuya desembocadura estaban construyendo el enorme edificio del Kursal, diseñado por Moneo. Después bordeamos la media luna del paseo marítimo de la playa de la Concha, con su histórica barandilla de diseño, instalada en 1910 para gusto de la realeza que veraneaba en el palacio de Miramar.

Al camping sólo íbamos a dormir, el resto del tiempo andábamos visitando los lugares de la zona, incluida la propia ciudad, llena de gente a todas horas. Un día nos fuimos hasta Pasajes de San Juan, que es un municipio de gran belleza, aunque su ayuntamiento estaba tomado por los batasunos y lo tenían todo perdido con sus pegatinas, banderolas y consignas en favor de la sinrazón. De modo que nos largamos pronto de aquel entorno intoxicado y subimos al monte Jaiquíbel, un espacio natural lleno de encanto, cuya carreterilla curvosa hacía las delicias de los ciclistas donostiarras. Más tarde nos acercamos a comer a Fuenterrabía, municipio fronterizo de gran historia, con sus murallas y con su Castillo de Carlos V, fortaleza que data del siglo X, convertida actualmente en parador nacional. Luego, al regreso, pasamos por Rentería, donde algunas gentes denotaban la presencia de guardiaciviles colocando en el arcén una silueta de cartón recortada con tricornio y la distancia aproximada de la benemérita.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 08/01/2014 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

2 comentarios:

  1. Anónimo9/1/14 13:17

    Bonito relato de un viaje que siempre perdurará en tu memoria y que gracias a él,tus lectores nos hemos embriagado del sabor de las tierras del Norte

    ResponderEliminar
  2. Agradezco el comentario. Me alegro de tener lectores amables.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"