INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

9/6/13

La mujer trabajadora en Cieza

 .
Antigua "Cooperativa Virgen de Lourdes" en Barratera.
La constitución española de 1931 definía España en su artículo primero “...como una República de trabajadores de toda clase...” Tal era la importancia que se daba entonces al trabajo y a los trabajadores de ambos sexos y de cualquier índole, como mejor y más noble fuente de riqueza de un país. (¿Mas por qué será que tengo la impresión de que hoy en día se presta más atención a los banqueros que a los obreros, más importancia a la macroeconomía de los grandes inversores que a las necesidades de las familias trabajadoras, y se “socorre” con mayor presteza al capitalismo endeudado y especulador que a las pequeñas empresas donde sobreviven con esfuerzo y austeridad los trabajadores...?)

Sin embargo hoy les quería hablar de las mujeres trabajadoras en Cieza, que son y han sido. Y en concreto de los trabajos más comunes desempeñados por ellas a lo largo del pasado siglo veinte, centrándonos en la espartería y la conserva de frutos.

Ni que decirse tiene que la mujer desempeñó activamente toda clase de tareas en la “etapa ciezana del esparto”, años y décadas durante los cuales floreció en nuestro pueblo una industria sin parangón en el mundo entero. ¿Pero quién se ha preocupado de mantener vivo en la memoria social de hoy en día lo que significó y cómo se vivió aquel bum industrial de la espartería, que llegó a imprimir carácter en el lenguaje y formas de vida de los ciezanos...? (Modestamente, he recopilado y mantengo publicado en mi página web “El Pico de la Atalaya” un “Palabrario ciezano y del esparto”).

Fue aquella una etapa de escasos derechos sociales de los trabajadores y de prácticas abusivas de los empresarios, donde cientos de mujeres ciezanas se dejaban su salud con desmedido esfuerzo, picando noche y día en las fábricas de mazos, con lo que obtenían un mísero salario que en la mayoría de los casos no les llegaba para comer. La picadoras, en un ambiente enfermizo y respirando constantemente el polvo del esparto cocido, soportaban largas y extenuantes jornadas sentadas en el suelo con las piernas cruzadas, colocando y retirando los puñados de esparto sobre la piedras picaderas al ritmo infernal del sube y baja de los pesados mazos de carrasca.

Por aquel tiempo también, las mujeres trabajadoras de Cieza, cuando salían de la fábrica, además de hacer lía en sus casas, preparar un guiso a lo pobre y despiojar su prole, tenían que bajar al río a lavar de rodillas o desplazarse, ya fuera de día o ya fuera de noche, hasta la Fuente del Ojo con el lío de ropa a la cabeza. Allí, en las largas pilas de losas de piedra, bajo un techado de tejavana soportado por pilastras y con la luz telarañosa de raquíticas bombillas de 125 voltios, las mujeres enjabonaban, restregaban, golpeaban y retorcían sus prendas para realizar la colada. Luego, regresaban a sus casas por senderos entre las oliveras, guiadas siempre por los pitos (las sirenas de las fábricas), entre ellos, el de Manufacturas Mecánicas de Esparto, que era el más fiable de todos y servía para poner en hora los relojes.

La vida, no obstante, iría cambiando con los años, aunque el olor a esparto cocido por los cientos de mujeres que continuaban haciendo lía en sus casas como forma de subsistencia y el tufo al agua podrida de las balsas de cocer el esparto cuando las vaciaban, regando con ellas los olivares de alrededor del pueblo, se mantendría perenne hasta los años sesenta, cuando los ganados de cabras lecheras deambulaban todavía por las calles sin asfaltar del pueblo y las burras entraban a las casas con el aparejo puesto.

Una industria se perdió: la espartera. Pero durante varias décadas después se mantuvo en auge la tradición conservera de nuestro pueblo. Miles de toneladas de albaricoques, de melocotones, de ciruela, de tomate, etc., eran procesadas manualmente en las industrias de los Martinejos, los Guiraos o la Ciezana del Camino de Abarán, entre otras. A ellas centenares de mujeres acudían a realizar la campaña y remediar sus economías (aunque desgraciadamente seguían escaseando los derechos sociales y campaba por sus fueros el abuso al trabajador). ¿Me pregunto qué nos queda de aquella emblemática industria, cuyos productos conserveros de primera calidad llevaban el marchamo de Cieza por todo el mundo? Nada. ¿Quiénes se han preocupado, o se preocupan, por este sector perdido de la economía ciezana...? Les dejo a ustedes la interrogación en el aire. La última fábrica de conservas, ahí en Barratera, se pudre hoy de telarañas, quizá por obsolescencia de su tecnología, quizá por hastío de los dueños millonarios, quizá por desacuerdos con la administración, o por todo a la vez, mientras que muchas mujeres ciezanas hambrean con el desempleo subsidiado sin poder ganarse el pan en un puesto digno de trabajo.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 08/06/2013 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

4 comentarios:

  1. Anónimo9/6/13 9:32

    También copaba la mujer la mayoría de puestos de trabajo en la fábrica textil Géneros de Punto S.A, que durante muchos años estuvo abierta aquí.
    (Lo del correcto y académico bum, un puntazo. Enhorabuena)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario; Géneros de Punto y lo que supuso en la industria textil ciezana sería objeto de un artículo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo13/6/13 5:15

    Una broma de mal gusto pensar que la mujer trabajadora de Cieza de se diferencia del resto. Nosotras seguimos estando, pero las normas de los empresarios nos alejan de la igualdad.
    Por cierto, creo que el Club Atalaya es el único que apuesta por el recuerdo de aquella industria que fue ciezana como nosotras, las trabajadoras de aquí.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que gracias a muchas personas del Club Atalaya se conservan algunas cosas de aquella industria espartera en Cieza.
    El Estatuto de los Trabajadores es de 1980, y en él se establece la igualdad legal y la no discriminación por sexos en el mundo laboral. Fíjate si ha llovido desde entonces y aún existe discriminación que no se denuncia, como no se denuncian muchos tipos de abusos en el trabajo.
    Un saludo y gracias por hacer el comentario.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"