INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

4/11/16

El palo de la bandera

.
Casa típica de la campiña cántabra
Decíamos en el artículo anterior que las luces del anochecer me confundían y me hacían perder la orientación de los puntos cardinales mientras anhelaba, o temía, llegar a Madrid en aquel tren que había cogido de favor en Albacete cuatro horas después de haber perdido el mío, donde iban mis compañeros de la OJE y mi equipaje.

En el enjambre de vías, previas a la entrada de la Estación de Atocha, el tren aminoró la velocidad y comenzó a traquetearse en los cambios de agujas, al tiempo que todo el mundo agarraba su equipaje y empezaba a tomar posiciones en el pasillo para llegar a la puerta de salida más próxima. Poco a poco el tren fue dejando atrás el páramo de raíles, ramificados como las venas y tendones de una mano, y metiéndose en la zona de andenes. Entonces entró bajo la enorme cubierta metálica de la estación, de 150 m. de larga, donde al fondo se veía un reloj y un gran letrero publicitaba la marca “CERTINA”. (En la actualidad, un complejo ferroviario más moderno, grande y funcional, construido en la “parte de afuera”, alberga las terminales de las vías, mientras que la decimonónica Estación de Atocha, con una bóveda de casi 50 m. de luz y 30 m. de altura, construida al estilo de la escuela de Eiffel, ha quedado como espacio de recreo con un espléndido jardín botánico tropical en su interior).

Entre el tumulto de los viajeros que vomitaban las puertas de los vagones, salí a uno de los andenes centrales. Había otras locomotoras en marcha y los ruidos y la reverberación vibrante de los motores eléctricos se mezclaba con el vocerío de la gente, con los anuncios de los altavoces sobre la llegada o partida de otros trenes, o con los pitidos de los carritos de maletas encadenados que los mozos de estación conducían como demonios por entre los viajeros. Me hallaba en Atocha. ¿Fin de mi viaje? ¿Tendría que recurrir de nuevo al jefe de estación? ¿Presentarme al puesto de la Policía Armada? ¿Poner un telegrama a mi casa?

Entre el ruido y la prisa comencé a caminar hacia el gran vestíbulo de la estación, cuya fachada principal da a la Plaza del Emperador Carlos V. Y entonces sentí por atrás una mano que me agarró con firmeza al tiempo que me decía: “¡Corre, que hay un taxi esperando en la puerta!” Era uno de mis compañeros, los cuales se habían dispersado a lo largo del andén para localizarme entre el gentío.

El Seat 1500 negro, que llevaba una banda lateral roja con el oso y el madroño, ascendió rápido a través del famoso “Escaléxtric de Atocha”, mandado quitar años después por el alcalde Tierno Galván, y se dirigió a toda velocidad hacia la Estación del Norte (hoy, “Príncipe Pío”), la cual había sido construida en su origen por la compañía “Caminos de Hierro del Norte de España”. De esta partía la realeza cuando iba a veranear a San Sebastián, Santander o Comillas, y de esta salió el vagón real la mañana del día 15 de abril de 1931, en el cual huyeron a Francia los familiares del rey, pues él lo había hecho la noche antes, fugitivo, por la calle Mesones de Cieza en dirección Cartagena, donde el crucero “Príncipe Alfonso”, renombrado luego “Libertad”, lo llevaría a Marsella).

Descendimos corriendo a los andenes, bajo cuya cubierta metálica se publicitaba en letras grandes la marca “HENO DE PRAVIA” y cuyos trenes traían a Madrid olor a helechos y brisas del Mar Cantábrico. Y ya con el tiempo justo cogimos el expreso a Santander y, apoyándonos los unos con los otros para dar las cabezadas del sueño, dormitamos toda la noche entre pitadas de la locomotora, frenadas, arrancones y el constante “cataclán-cataclán” de los raíles discontinuos.

Sobre las ocho sería cuando abrí los ojos al notar que el tren se había detenido y que entraba por las ventanillas una brisa fresca con olor a vaquería y a hierba recién segada. Estábamos en Torrelavega. Por primera vez podía admirar la España húmeda, donde a diferencia de los secarrales de Murcia, la lluvia hacía reverdecer los prados y las montañas. Pronto llegamos a Santander y contemplamos los bisontes de Altamira pintados en el interior de la estación de FEVE, anexa a la de RENFE.

En Ramales, el campamento había que montarlo en un hermoso prado junto al río Gándara, afluente del Asón. Desperdigados se elevaban allí grandes árboles que daban sombra, y un canal, construido al parecer para mover un molino, limitaba dicho prado por el lado del río. El canal nacía en una presa cercana, en la que podíamos bañarnos a placer en las horas libres. Aunque fría, el agua era pura y limpia; y el río, como muestra de su carácter torrencial, presentaba un lecho de peñones pulidos donde poníamos a secar la ropa.

El jefe del campamento era de León y se llamaba J. S. Salas, y no sé por qué se dirigió a los murcianos y preguntó que quién sabía manejar bien un hacha. Le dije que yo; y entonces me entregó una sin estrenar, de acero vizcaíno, y me encargó cortar del bosque del otro lado del río un hayedo joven, alto y recto, para el palo de la bandera.
(Continuará)

(Publicado en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"