INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

24/11/13

El arquitecto de Dios

 .
Más fuerte que el hombre: los árboles; más débil que el otoño: las hojas
El segundo día de nuestro viaje a Cataluña, allá por finales de los noventa, nos fuimos directamente a visitar la Sagrada Familia. Mari, nuestras tres hijas y yo, íbamos en el coche, pues Barcelona, exceptuando su casco antiguo, con el Barrio Gótico, es una ciudad de un urbanismo cuadriculado y con buena orientación. De modo que no tuvimos más que superar la Plaza de España y tomar la larguísima Avenida de las Cortes Catalanas hasta la Plaza de Tetuán; allí cogimos a la izquierda el Paseo de San Juan hasta cortar la Diagonal y luego torcer a la derecha.

Miren, hay lugares y ciudades que uno no se cansaría nunca de admirar y recorrer. Ejemplo de ello, y ustedes estarán de acuerdo conmigo, es la Alhambra de Granada, con sus palacios moros y sus jardines del Jeneralife. Yo, desde luego, siempre que he ido a Granada, siempre he visitado la Alhambra, ya que es un sitio colmado de magia y de belleza. Pues lo mismo les digo del templo de la Sagrada Familia, que por veces que fuese a Barcelona, no me cansaría nunca de enfrentarme a esa maravilla arquitectónica que parece sostenerse en el aire, como si la piedra hubiera adquirido la levedad espiritual para la que fue trabajada.

Luego al medio día nos iríamos a comer al barrio de Sants, donde está la gran estación ferroviaria subterránea, que es la segunda más importante de España después de la de Atocha en Madrid. En la propia estación Barcelona-Sants, que actualmente cuenta con líneas de alta velocidad, cuyos trenes AVE corren como demonios por el subsuelo urbano, pudimos darnos cuenta de lo cosmopolita que es la ciudad condal, pues en la lujosa planta baja de la estación, amen de un sin fin de tiendas y servicios, se atendía a los clientes en varios idiomas, ¡hasta en chino mandarín!

Por la tarde nos relajamos paseando por el Parque de la Cuidadela, hermoso espacio ajardinado proveniente de la exposición universal de 1888, en donde perduran elementos arquitectónicos tan singulares como el arco de triunfo que daba entrada al recinto ferial, el Castillo de los Tres Dragones, los monumentos que embellecen sus fuentes de agua y hasta el zoológico, donde estaba el famoso gorila albino “Copito de Nieve”; incluso el actual palacio del Parlamento Catalán también se encuentra allí mismo.

Precisamente, una de las señas de la vocación internacional de la capital catalana han sido sus exposiciones universales: ésta que les he dicho de 1888 y otra que les menté en el artículo anterior, compartida con Sevilla, en el año 1929. De ambas exposiciones han quedado importantes muestras de arquitectura que embellecen enormemente y dan prestigio a la ciudad. No sé si cabe decir aquí que me siento orgulloso de que sea Barcelona la segunda ciudad de España y sea tan monumental y tan bella. Sería por tanto una pérdida para todos los españoles el que los nacionalistas, ciegos de futuro y egocéntricos hasta la insignificante redondez de su ombligo, declarasen “no española” a Barcelona.

Pero he de volver al templo más singular del mundo, que está precisamente en Barcelona y es la Sagrada Familia. Aquella mañana, que nos había despertado en el cámping el estruendo insoportable de los aviones despegando del Aeropuerto del Prat, habíamos llegado temprano hasta el lugar, pero ya los autobuses vaciaban oleadas de turistas embobados cámara en mano y cientos de “guiris” salían de las bocas del metro e iban rodeando la inmensa mole de piedra de la basílica. Notros entramos, auque bien podíamos habernos quedado allí afuera durante horas contemplando la esbeltez de sus torres elevándose al cielo. Pero quisimos admirar por dentro esa maravilla que aún permanece en construcción. Después cogimos un ascensor hasta aproximadamente la mitad de las torres de la Fachada de la Pasión: a unos 80 metros de altura, pero la sensación es que todo se sustenta en nada, que la piedra, bellamente esculpida hasta el más mínimo detalle, ha escapado a la gravedad del mundo.

Nosotros ya conocíamos otros edificios de Gaudí, pero nada es tan inmenso y tan especial, y causa tanto impacto en los sentidos, como la Sagrada Familia. Dicen que el artista (pues la arquitectura es un arte) quiso poner cuanto de genio era al servicio de la religión y diseñó un inmenso templo expiatorio (sólo se puede construir con dádivas y nosotros hicimos una pequeña donación, que consta en los libros). Dicen que Gaudí se trasladó a vivir a pie de obra, que adoptó unas reglas extremas de humildad y que se había convertido en cuerpo y alma en el “Arquitecto de Dios”, hasta que un día le atropelló un tranvía y, creyendo que se trataba de un mendigo, lo apartaron a un lado y la gente siguió su camino.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 23/11/2013 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"