INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

20/4/16

El valle del níspero

.
Una de las bonitas cascadas en "Las Fuentes del Algar", Callosa de en Sarriá (Alicante)
De los recuerdos queridos de la niñez, que se llevan atados para siempre a la memoria sensorial, el del aroma dulce de los nispereros en flor allá en el edén perdido de la hacienda del Madroñal, es uno de los más hermosos y agradables. Eran aquellos unos árboles grandes y majestuosos, cuyas copas colonizaban piando los gorriones en el mes de mayo, y a los cuales podíamos trepar para comer los frutos maduros a placer.

Muchos años después, cuando me enfrasqué en pergeñar un librillo de relatos, al cual denominé “Relatos Vulgares” por la variedad de personajes de toda laya –más bien de antihéroes vapuleados por la vida–, a una de las pequeñas historias puse por nombre: “La flor del níspero”. Y lo hice porque el protagonista del cuentecillo, no es sino a su edad anciana y por amor, cuando descubre quizá el sentido cierto de su existencia y la efímera cara de la felicidad. La semejanza que me vino a la cabeza entonces fue porque esta floración, la de los nispereros, es por estas latitudes nuestras la última del año, en el mes de diciembre; luego el fruto se acurruca incipiente en el propio cáliz de la flor y pasa los rigores invernales hasta llegar la primavera.

Ahora en mi huerta diminuta, que cultivo apenas por distracción los sábados, tengo plantados varios de estos árboles, de hoja perenne, que hermosean con su verdor todo el año, que al solecillo solsticial de invierno se pueblan del zumbido de las abejas libando sus flores y que atraen luego a los pájaros mediante el reclamo de sus frutos amarillos cuando llega el buen tiempo (yo creo que iremos al cincuenta por ciento, los pájaros y yo; por lo cual, dicho sea de paso, me considero un humilde “instrumento de la Providencia”, siempre a tenor de las palabras de Jesús cuando decía aquello de “...mirad los pájaros del cielo, que no siembran ni recogen, pero vuestro Padre Celestial los alimenta”).

Pero a lo que iba es que el otro día estuve en un sitio de esos paradisíacos, sin no fuera porque el turismo lo invade todo y rompe por fuerza ese halo de paz y maravilla que reina en algunos lugares. Y también porque la propia explotación de los recursos turísticos torna a estos en espacios mercantilistas y masificados por las multitudes. Me estoy refiriendo al valle del río Algar, en Callosa de en Sarriá. Aunque lo que está sobre explotado es lo que allí llaman “Las Fuentes del Algar”, que en realidad no son unas fuentes, sino una pequeña parte del cañón agreste de este riachuelo. Está muy bien acondicionado para el recreo y el baño hasta llegar a una angostura de dicho cañón, a partir de la cual solo se podría seguir curso arriba haciendo barranquismo. El sitio es de gran belleza natural, retocado por la mano del hombre, no solo con el diseño actual para sacar las perricas a los visitantes, sino desde antaño con el fin de aprovechar las aguas para usos tradicionales.

No quiero pensar cómo se pondrá aquello en verano; los visitantes, a los que se les cobra cuatro euretes a su paso por taquilla, estarán como piojos en costura. No obstante, les aconsejo a ustedes que se den una vuelta si pueden. No tiene pérdida: cuando lleguen por carretera o autovía frente al “skyline” de Benidorm, inconfundible con el imponente rascacielos del hotel Bali y esas “torres gemelas” que dicen que están a medio acabar porque a los arquitectos se les olvidó incluir los ascensores, verán en seguida los carteles que indican “Callosa de en Sarriá”. Sigan la carretera, con numerosas rotondas en las que hay grandes fuentes de agua (en una región donde el agua es un bien precioso y escaso, pero aquí, ¡venga!, como en Las Vegas...) Al llegar al pueblecico, cuyo casco antiguo tiene un enjambre de cuestas y calles morunas como Abarán, sigan las indicaciones de las mentadas “Fuentes”.

Entonces, camino del meollo turístico, donde hay establecimientos para estimular los deseos de compra y para abastecer las necesidades alimentarias de los visitantes, la carreterilla estrecha y curvosa desciende hasta lo hondo del valle por el que discurre el mentado río Algar. Y, ¡oh, maravilla!, todo el potencial agrícola de aquella zona, cuyo clima benigno hace bueno el lema alicantino de “la millor terreta del mond”, se centra principalmente en la producción de nísperos. No me lo podía creer: ¡Ya están maduros! Encaramados en las laderas de gran inclinación, cuyo aprovechamiento se hace a base de hormas de piedra y estrechos bancalitos aterrazados, crecen los nispereros cuajados de frutos áureos, los cuales se pueden adquirir en las tiendas que hay in situ; y no solo estos al natural, sino una variedad de otros productos derivados del níspero.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 16/04/2016 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"