INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

3/4/15

Candidatos

 .
Puente medieval sobre el Sella en Cangas de Onís (Asturias)
Como en los pueblos nos conocemos todos, da gusto saber con tiempo quiénes serán los candidatos a las próximas elecciones para formar los ayuntamientos. Si los cabezas de lista serán de sexo femenino o masculino..., si serán jóvenes o maduros..., si serán caras nuevas en el panorama político o tendrán alguna experiencia municipal a sus espaldas...; en qué trabajan, qué formación tienen, de qué familia son, si son buenas personas, o si proceden del ámbito financiero o deportivo.

Miren, lo bueno sería poder elegir democráticamente a los alcaldes y a los concejales mediante listas abiertas, pero no es posible; esa potestad se la reservan ellos, los de la plana mayor de los partidos. Ellos elaboran sus platos y a nosotros nos dan lentejas (“las tomas o las dejas”). Porque la única opción que nos permiten, al votante común y corriente, es meter una lista de nombres completa a la urna o votar en blanco, o quedarse uno en su casa (lo que no es recomendable).

¡Listas abiertas ya!, al menos en las municipales. Eso sería lo auténticamente democrático. Pero no quieren los grandes partidos, porque perderían esa facultad de confeccionar sus candidaturas, a veces producto de politiqueo interno, amiguismo, nepotismo, etc. Por eso allá arriba, en las cúpulas nacionales y desde el Poder Legislativo, no quieren cambiar la ley en ese aspecto, porque así les va bien. De esta forma un futuro concejal no necesita más que un solo voto para salir: el del mandamás del partido que lo coloca en los primeros puestos de la lista; con eso le basta. Luego, lo del “pueblo soberano” no es más que una manera grandilocuente de conformar a la ciudadanía.

¿Cuál sería la mejor fórmula democrática entonces? Listas abiertas, por supuesto. Ya que, conociendo al personal, podríamos marcar con un boli: este o esta, sí; este o esta, no. Ejemplo: que este es un buen muchacho, honrado, trabajador y competente, pues le hago una crucecica; que esta es una mujer de reconocida valía personal, la marco con una crucecica.... Que este otro es un vividor, sin oficio ni beneficio, paso de él; que esta otra no sabe hacer un cero con un canuto, pues no la marco. Y así. Luego se cuentan las cruces que tiene cada uno y se conforma el orden definitivo de cada lista. El más votado por el pueblo, el alcalde. Y el que no saque las crucecicas suficientes, se queda fuera y en paz.

Sin embargo, no caerá esa breva. Y seguiremos teniendo que votar listas completas como si todos los que figuran en ellas fueran santos de nuestra devoción. Que a lo mejor, digo yo, estamos de acuerdo con la persona que va en cabeza, porque es competente, trabajadora, honrada, de buena familia..., porque pensamos que será capaz de llevar a cabo una buena gestión de lo público, fomentar la creación de puestos de trabajo..., y porque creemos que tiene capacidad y empuje para sacar a un pueblo de la mediocridad y convertir su entorno urbano en un lugar donde dé gusto vivir, etc. Vale, eso quizá pensamos de quien está en cabeza de cartel, incluso de bastantes otros de los que van detrás. Pero el votante en los pueblos conoce al personal y tiene su opinión formada. El votante se fija en algunos nombres de los que van por ahí en medio de la lista y piensa: ‘¡Ahí va!, pero si este no ha dao en su vida palo al agua...’; ‘pero si esta tiene una actitud demagógica que se la pisa...’; ‘pero si este es un menda lerenda...’, ‘pero si esta es una cierrabares...’ Eso pasa en todas las listas de todos lo partidos de todos los pueblos de toda España. (Hablo en general; y si alguien piensa que desciendo a lo particular porque cree identificar o identificarse, sepa que solo es mera coincidencia).

Ahora bien, ¿cómo me pueden rebatir la opinión expresada aquí y defender el actual sistema “partidocrático”? Con los programas. A los votantes se les inculca: ‘confiad en los partidos y votad sus siglas, porque éstas van asociadas a programas’ (no importan ya los nombres que integran las listas, pues no existe opción a elegir entre ellos). Es más, implícitamente se recomienda por parte de cada partido: ‘si lleváis ya el sobre que os hemos entregao preparaico, lo metéis a la urna y punto...’

Bueno. A falta de mejor democracia, no me parece mal esa opción: fijarse uno bien en los programas que presenta cada partido y votar en consecuencia. Al fin y al cabo el programa debería ser como un contrato, como una publicidad comercial que se puede hacer valer en juicio. Lo malo, ¡ay!, es que los programas electorales, como las promesas de los candidatos, contienen mucha furufalla y nunca son de obligado cumplimiento. Es lo que hay.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 28/03/2015 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"