INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

26/2/15

Cincuenta años de los Salesianos

 .

Alcalá del Júcar
Por entonces la gente aún solía decir “los Salesianos”. (“¿Aónde vas con la burra y el serón, Fulanico?” –preguntaba alguien, por ejemplo–. “Pos que tengo unas olivericas mollares por detrás de los Salesianos y voy a magencar las lobás...”) Hoy en cambio ya no dice nadie “los Salesianos” porque ha pasado el tiempo y lo que eran unos ejidos del extrarradio, donde tiraban escombros y gatos muertos, junto a aquel magno proyecto de colegio religioso de “artes y oficios”, es ahora todo un barrio perfectamente urbanizado que integra, además del parque más caro del mundo, el Instituto Diego Tortosa y la Escuela de Adultos.

La cosa fue, que por hache o por be, aquellos curas salesianos, cuya labor docente tenía por objetivo primordial la formación humanista de sus alumnos para hacerlos personas de bien, cedieron el vasto recinto a medio edificar, con su capilla dedicada al fundador de la orden: San Juan Bosco, al Ministerio de Educación y Ciencia y se marcharon de Cieza. Sin embargo la gente ya se había acostumbrado a ver elevarse aquellos sobrios muros, piedra a piedra, con el denuedo de aquellos hombres de Dios, por lo que continuaría llamando de aquel modo a lo que llegó a ser en la década de los sesenta un importante centro educativo público: el “Instituto Laboral”, donde acudían también alumnos de Abarán y Blanca.

Yo entré al Instituto en el año 1968. Un compañero de clase: José Antonio Bermejo, me hizo llegar el aviso de que el curso había empezado y me ponían falta al pasar lista. Entonces mi madre me acompañó hasta la puerta exterior del recinto, la cual no estaba como ahora frente a la principal del edificio, sino que se hallaba algo más arriba, junto a la casica del conserje, donde vivían Susarte y la Prado. Mi madre me dejó en compañía de Bermejo, que estaba con otros jugando a la pelota en el patio, y se quedó unos minutos afuera hasta que me vio dirigirme a clase.

Recuerdo que el sol de octubre entraba a raudales por las cristaleras de atrás, que daban a las oliveras, y todo tenía para mí la impronta de un mundo nuevo. Me indicaron cuál era mi sitio, al fondo de la clase, y me senté (a mi izquierda estaba Constantino Egea Tornero; a mi derecha, José Luis Marín Bernal, y delante tenía a Pedro Gil Serrano, los tres ya fallecidos). El aula de 1ºA se componía de 42 alumnos, ordenados en 6 hileras. Yo tenía el número 28, de modo que cuando Doña Alicia, con su gesto severo, me decía: “¡usted, Veintiocho, salga a la pizarra!”, recorría temblándome las piernas el espacio longitudinal de la clase, hasta pasar al lado de Lorenzo Guirao, que era el número 30, y Jesús Guardiola, que era el 29, y llegar al estrado de madera. (Huelga decir que recuerdo perfectamente los nombres de todos mis compañeros y sus números de orden).

Cuando regresé aquel día a casa de mis abuelos, donde permanecería todo el curso 1968-69, mi madre había dispuesto para mí unas viandas en los cajones de uno de los dos armarios que había a ambos lados de la cocina: un pan de carrasca de los que amasaba ella en el campo, un trozo de tocino magro untado con pimiento molido, unas butifarras, algo de blanco, unos chorizos o unas longanizas, todo de la matanza del cerdo. Pues mi abuela Josefica, que hacía equilibrios con la estricta economía que permitían sus exiguas pensiones de jubilación, quizá pensara ‘este muchacho, que a su edad comerá más que la orilla del río, me puede arruinar la despensa en un santiamén’. Por lo que acordó con mi madre que yo me administrara mi pan y mi condumio, aunque en realidad no me faltó nunca el platico de comida en la mesa.

En primero de bachillerato “laboral” (al curso siguiente pasaría a llamarse “técnico”, aunque en realidad eran nombres equívocos que no significaban nada) teníamos diez asignaturas: Ciencias, que explicaba la mentada Doña Alicia; Matemáticas, que daba Don Juan Manuel; Geografía, que impartía Doña Pilar; Lengua, que nos daba Don Andrés; Francés, a cargo de Doña Matilde; FEN (Formación del Espíritu Nacional) y Gimnasia, que nos daba el Sr. Mendoza; Talleres, impartidos por Don Silvestre y Don Emilio; Dibujo, a cargo de Don Antonio Fernández; y Religión, por Don Antonio Salas. De todos los profesores guardo excelentes recuerdos y mi perpetuo agradecimiento.

Con mi abuelo Joaquín, que era la persona más bondadosa y paciente que jamás he conocido, mantuve una estrecha relación aquel curso. Y, como los miércoles por la tarde libraba del instituto, me iba con él al huertecico que cuidaba con esmero junto al Puente de Hierro, el cual, en mi memoria, era lo más parecido al Edén en la Tierra, si lo hubo.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 23/02/2015 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"