INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

18/9/10

¿Por qué arden los montes?

.

Sierra del Oro, pulmón de Cieza
Quizá se podría pensar que el título de este artículo no es más que una pregunta retórica, de ésas que no hace falta contestar por ser conocida de antemano la respuesta. Pero no es así. Si supiéramos a ciencia cierta por qué arden los montes, tendríamos conciencia exacta de cuáles son los medios para evitarlo, si es que se pueden poner. De modo que no es una pregunta retórica, sino una pregunta dramática.

Es lo mismo que preguntarse por qué mueren las mujeres a manos machistas. ¿Sabemos la respuesta? ¿Alguien sabe por qué siguen siendo asesinadas las mujeres? ¿Ustedes lo saben? Si los sesudos sociólogos, psicólogos y otros expertos en tan terribles delitos, tienen la respuesta, ¿por qué no se la cuentan al oído a los políticos y demás autoridades, judiciales y del orden público, para que éstos pongan todos los medios en prevenir tan execrable terrorismo social? Yo se lo digo: porque lo mismo que los científicos de los laboratorios no saben aún con certeza el porqué se desencadenan los tumores cancerosos, tampoco los otros saben por qué en determinado momento un fulano, con el demonio del odio en el cuerpo, apuñala y mata a una mujer. ¡Dramático!

Pues lo mismo pasa con los incendios forestales que arrasan con uno de los más preciados bienes que poseemos: nuestro patrimonio natural,  al que pertenecen los bosques, los paisajes y el mismo suelo, que  tras convertirse en tierra quemada y perder la capa vegetal que lo protege, corre el riesgo de desertizarse al quedar expuesto a la erosión de la meteorología.

De manera que, al margen de la condena que las leyes prevean para el individuo que ha pegado fuego a la Sierra del Molino en Calasparra y la Sierra de la Palera en el término de Cieza, y aparte de mi deseo de que caiga sobre él la peor maldición gitana, hay que plantearse seriamente y con humildad las causas de que todos los años sean calcinadas grandes extensiones de masa forestal en España, muchas veces con pérdida de vidas humanas y siempre con un gran coste económico. Pues hay razones evidentes y los poderes públicos deberían considerarlas.

Una de ellas es que la vida ha cambiado mucho en tres o cuatro décadas. De modo que ante un cambio social, se requiere un cambio de mentalidad. Ahí está la clave de todo. Ahora hay que tener en cuenta otros fac-tores que antes no existían y hay que estudiar el problema bajo otras consideraciones que afectan a la realidad actual. Es decir, se debe prevenir esta lacra de los quemabosques contando con otras circunstancias nuevas. No basta, pues, con tener muchos retenes de bomberos, aunque son necesarios; ni muchos medios técnicos, aunque son importantísimos. No basta con hacer cortafuegos en las montañas, aunque a veces son convenientes; ni llevar a cabo “cicatrices” paisajísticas a los lados de las pistas forestales, pues la mayoría de las veces sirven de poco o nada. No basta con las rigurosas prohibiciones a los agricultores de efectuar quemas en sus fincas, aunque siempre es mejor prevenir que curar.

Miren, el monte ya no es lo que era. Primero por condiciones naturales: ya no hay ganados que coman los pastos, los cuales llegado el estío se convierten en yesca; ya no hay leñadores que aprovechen las ramas secas y las piñas de los pinos, lo cual provoca cantidades ingentes de materia combustible; ya no hay personas “buscavidas” que rocen y arranquen matojos y arbustos para los hornos de cocer pan, de las yeseras, de las caleras o de las tejeras, lo que da como resultado el que el monte esté asfixiado con una espesa capa de matorral y broza seca. Por el contrario, se han confeccionado desde los despachos de la capital innecesarias listas de especies arbustivas y de matojos a proteger (¿quién en su sano juicio cree que alguien, hoy en día, va a ir al monte a cortar tantos espinos como para poner en peligro de extinción la especie? ¡Absurdo!)

Por otra parte, y derivado de lo antedicho, el monte se ha vuelto más vulnerable también por condiciones sociales. ¿Quiénes visitaban el monte antes a diario? Yo se lo digo: gente que vivía de él; personas para quienes el monte era su medio de vida; hombres y mujeres con conocimientos prácticos de la naturaleza. De forma que aunque no había prohibición de hacer fuego y cualquiera encendía su lumbre para asar su tocino o su sardina, o para calentarse las manos en invierno, difícilmente se producían incendios. Aquellas personas tenían conciencia y conocimiento sobre la montaña y sus peligros. El monte estaba animado por gente interesada en preservarlo.

¿Qué accesos tenían antes los montes? Yo se lo digo: senderos de mulas o trochas de pastores y leñadores. Nadie podía adentrarse en los montes a la pata la llana, si no era con esfuerzo y por necesidad. Por el contrario, ahora hay pistas que permiten recorrerlos en cualquier clase de vehículo. Ahora cualquiera puede acceder cómodamente a los montes, que salvo excursionistas ocasionales se hallan solitarios. De modo que los malapersonas lo tienen fácil, hay que reconocerlo: un tipo con una moto y un mechero puede producir varios focos en poco tiempo y largarse. Pues también hay que tener en cuenta que el vicio y la inclinación a hacer el mal, en general, ha aumentado con las “libertades” sociales y la creciente inmoralidad. Reconozcámoslo, es nuestra propia sociedad la que produce y propicia el que cada vez haya más fulanos con el corazón engangrenado que ejercen violencia contra las mujeres y más indeseables con la mente endemoniada que pegan fuego a los montes.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"