INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Tiene publicados cuentos, poesías y relatos, en revistas literarias, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda". Es coautor en los libros "El hilo invisible" y "El Melocotón en la Historia de Cieza". Participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

9/11/19

Y siguen muriendo mujeres

 .
Bosost (Valle de Arán), Lérida. Agosto-2018
Me acosté antes de que acabara el «pentadebate» de los «re-candidatos», que por segunda vez (erre que erre) en un año nos vuelven a pedir que les votemos por caridad, pero sin dispersar mucho el voto, que eso les produce dolor de cabeza; quieren que les votemos más «decantaicos» a una de las dos orillas del mismo río (¡ay!, que me he acordao de Julio Anguita, un filósofo cordobés), a ver por fin si sonara la flauta, por casualidad, y alguno de los cinco pudiera formar gobierno tan ricamente. (Por cierto, qué fina estuvo la incombustible locutora Ana Blanco cuando hizo el comentario sobre que los cinco eran hombres).

Luego me cansé y dije ¡andad y que os pelen!, y me fui a la cama. No me gustó el que se pasaran el tiempo «disparándose» todos contra todos. Porque, claro, yo lo entiendo, el espectro de la política en España es el que es, como el de la luz visible del arco iris, que va del infrarrojo al ultravioleta, y no hay más cera que la que arde. Antes era mucho más fácil: votabas a los unos o a los otros, ¡y santas pascuas!; pero ahora no, ahora el abanico político (que es el que es, y va desde el «violeta» de la «izquierda plus» al «verde» de la «derecha plus») está muy repartido, y cada cual quiere conquistar o ampliar su «cuota de voto»; de modo que desde los «infra» hasta los «ultra» del arco iris, cada cual intenta ocupar su correspondiente «nicho» político, aunque sea a codazos. Pues la tarta parlamentaria es golosa y aunque no lleguen a gobernar es igual, porque luego están los grupos de trabajo, las comisiones, las dietas y demás «avemarías». El caso es conseguir escaño y, ¡oye!, a trincar un buen dinerete y vivir, que son dos días. Por eso nos quieren hacer creer que son muy distintos y conseguir cuantos más votos mejor, porque en España tenemos una democracia de «pago» y, de acuerdo con el número de sillones de cada partido, así cobra este de asignación de dinero público.

Pero no somos tontos (aunque ellos lo crean): en realidad siguen habiendo dos únicos bloques (¡ay!, la dicotomía ideológica es algo que va con el ser humano: o cara o cruz, o blanco o negro, o izquierda o derecha). Ya saben ustedes cuáles son, y a nuestro voto, sea del partido que sea, le van a dar «dos provechos», no cinco. Los van a utilizar para sumar en un bloque o sumar en el otro, y el bloque que más pueda, que forme gobierno. Aunque en las últimas, y a pesar de que la cosa estuvo a punto de caramelo, pudo más la soberbia personal y se estropeó el consenso de palicos y cañicas y no pudo ser. Por eso, con más cara que un saco de perras, nos han mandado a votar de nuevo, pa ver si lo hacemos mejor.

Yo les aguanté, no obstante, a ver si decían algo serio y coherente; a ver qué proyecto de gobierno desgranaba cada cual. Pero, que si quieres a Ros, Catalina, ellos a lo suyo, a tirarse chinicas el uno al otro; ¡hasta un pedazo de adoquín salió a relucir!, para que «pesara» quizás en el haber del que usa guante blanco con los secesionistas que quieren «quebrar» un trozo de nuestra nación y separarla, como una «Balsa de piedra» de José Saramago y llevársela a Bélgica a donde el pequeño genio de la chistera declara «repúblicas catalanas fugaces», de mentirijilla, de ocho segundos de duración (los suficientes para salir corriendo hasta Waterloo, donde urdir una nueva «leyenda negra» contra España, que allí en los Países Bajos es sitio idóneo para prosperar). Pero nada, el «rusco» dejó impasible al candidato del «maillot rojo»; porque esto es como la «Vuelta ciclista»; el que viste el maillot solo tiene que «aguantar» los ataques de los contrincantes subiendo los puertos. (Él lleva la camiseta, que la obtuvo con la complicidad de algunos impresentables, a los que ahora debe cortesía y mano izquierda, pues «quien no es agradecido, no es bien nacido»). De modo que el barcelonés guardó bajo su atril el pedazo de adoquín, que supuestamente habían arrancado los jenízaros de los CDR, no por comprobar si, efectivamente y como pensaban los idealistas del mayo del 69 en París, bajo los adoquines estaba la playa, no, sino por destrozar la hermosa ciudad de Barcelona.

¿A ver qué dicen sobre el problema más grave que tenemos ahora mismo en nuestra sociedad? —pensaba yo—. ¿Qué proyecto tendrán para poner en vías de solución la ignominia que a todos nos preocupa? (¿nos preocupa de verdad a todos…?). Sin embargo, poca cosa dijeron sobre este sangrante problema. Sí que hablaron, entre otros muchos temas, del «número de naciones que caben dentro de una nación» (¡me quedo muerto!; eso es un acertijo con una sola solución; eso es como decir «eres el más listo de tu casa y, al mismo tiempo, el más tonto del pueblo»). Pero nada serio y comprometido de veras contra la mortandad de mujeres (¡qué vergüenza!). Hay una ley, que no basta; y hay un gran entramado administrativo, judicial y de cargos políticos, ¡en todas las administraciones públicas, eh!, trabajando supuestamente para «la mujer», que tampoco son capaces de evitar el alto número de crímenes. (¿Será porque habrá que corregir el rumbo de las actuaciones?, ¿será porque se pasan por alto importantes factores de educación social?, ¿será porque hay miedo de pisar lo «políticamente incorrecto» y se prefiere seguir nadando entre dos aguas? ¿o será porque con el tema de «la mujer», eternamente sin resolver, tienen asegurado su pedacico de pan miles y miles de personas en España?).

Luego, por los medios, tras recordarnos machaconamente por dónde va la lista de asesinatos (que tampoco es la verdadera, porque en ella suman nada más que los tipificados por dicha «ley zapatera», y si un fulano mata a su ex, a su cuñada y a su suegra, las dos últimas no entran en el ranking, ¡hay que fastidiarse!), nos dan la solución de los tres dígitos: «016», que no deja rastro en la factura, ¡qué bien!, y solo hay que entrar y borrarlo del registro de llamadas del móvil (que por cierto, yo no sé cómo se hace), y eso si con la sangre de las puñaladas atina la pobre víctima.

Sin embargo, en el «pentadebate» de los re-candidatos, disparando todos contra todos, lo más importante parecía ser el descifrar parecido enigma al de «si se puede llegar a ser o no el más listo de su casa y el más tonto del pueblo» al mismo tiempo.
©Joaquín Gómez Carrillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"