INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

3/7/10

El milagro del melón de agua

.
Frutos de mi huerta
No sé si recordarán ustedes un artículo que les escribí, allá por febrero de este mismo año, titulado “Los autobuses de Dios”. En él, como dios me encaminó, daba la razón a quienes poseen la ventaja de la fe; y al final, con manifiesta intención de llevarles al huerto, en el mejor sentido, les preguntaba si sabían ustedes lo que era un reloj suizo, y, dando por obvia su respuesta, yo añadía: “pues miren ahí afuera y sepan que el universo es infinitamente más perfecto que un reloj suizo.”

El otro día, estando precisamente en mi pequeño huerto (a ratos, pues no siempre ha de estar uno ante el ordenador o colgado de un libro, cultivo algunas plantas en un bancal de tierra), comencé a pensar sobre lo que es en general la maravilla de la naturaleza. Porque, claro, no es lo mismo comprar los melocotones en la frutería, que cuidar el árbol todo el año y contemplar el proceso de cómo echa las flores al final del invierno, de cómo hay que clarear los frutos, de cómo van creciendo éstos, hasta que llega su hora (¡como un reloj!) y comienzan a madurar. Entonces uno va al tallo y los corta, y, mientras disfruta comiendo ese buenísimo melocotón, piensa cuál ha sido el milagro, dónde está el truco, cómo es posible que de una insípida materia leñosa, de la que está compuesto el ramaje del árbol, surjan tan deliciosos frutos.

Pero al fin y al cabo, un árbol es un ser vivo que muchas veces, incluso, es capaz de sobrevivirnos. Miren si no la majestuosa olmeda del Maripinar, ¿quién ha visto esos olmos pequeños? ¡Ni nuestros abuelos! Y ahí estarán cuando todos nos hayamos ido: tirando la hoja con su amarillor de otoño y renaciendo año tras año al verde de la vida en primavera. Así que uno, por tanto, viendo los troncos y las gruesas ramas de los albercoqueros, de los perales o de los ciruelos, puede intuir que ahí adentro debe de haber una especie de “factoría” de las maravillas, una industria mágica, capaz de transformar la simple humedad y los nutrientes naturales del suelo en riquísima fruta.

Mas otro portento aún mayor es el de algunas plantas estacionales, como las de los melones, los tomates o las berenjenas. Yo las planto pequeñitas, y, con apenas agua y sol (pues sepan que practico la agricultura más ecológica del mundo: ni abonos, ni pesticidas, ni basura...), crecen en pocas semanas y comienzan a echar frutos de la manera más pródiga que se puedan imaginar ustedes. Las berenjenas, por ejemplo, dan tanta cosecha a veces, que de tan solo media docena de plantas, no tengo tiempo material para consumirlas o regalarlas.

Sin embargo, son los tomates lo que más placer produce el cultivarlos, con su emparrado de cañas liceras en forma de barraca, a las cuales hay que ir atando los tallos en su crecimiento. Las tomateras, sorprendentemente, se desarrollan en cuatro días y en seguida comienzan a verse los ramilletes de tomates verdes, los cuales, al llegar su hora (todo tiene su reloj natural), comienzan a colorear por entre las hojas. En un mes y pico se pasa de una plantita insignificante, que no se ve entre los terrones, a una señora mata de tomates echando frutos a toda pastilla, que, incluso, tengo que hacer conserva en tarros para que no se pierdan. Y entonces uno, filosofando un poco, sentado a la sombra de un olivo, se pregunta: ¿de dónde sale todo esto?, ¿cómo es posible que se desarrolle esta hermosura, casi de la nada? ¡Pura fotosíntesis...!
 
Pero ya la mapa del misterio de la naturaleza son los melones de agua. A lo mejor algunos de ustedes los han visto en el campo. Al principio son matitas herbáceas de tan solo unos centímetros; entonces hago con la mano unos hoyitos en el suelo y ahí las coloco, y junto a ellas el gotero del agua. Al principio transcurren varios días en que parece que éstas no van ni para adelante ni para atrás, pero de pronto veo que comienzan a crecer unos tallitos, arrastrándose humildemente por la tierra, los cuales tiran uno para cada lado y cuyo grosor es menor que el de un bolígrafo, mientras que sus hojas lobuladas no son nada exuberantes. ¡Nadie esperaría que de ahí pueda salir algo grande! Pero sale, ¡vaya si sale! Yo he criado en mi bancal sandías de agua de hasta 20 kilos. 

De modo que, degustando tan exquisitos frutos que yo mismo he criado desde el principio, no me extraña nada el milagro evangélico de las Bodas de Caná (ése que, habiendo echado agua en unas tinajas, sacaron después vino de ellas), pues con eso precisamente es con lo único que yo riego las insignificantes matuchas de sandía: con agua de la acequia.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"