INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

26/6/10

La Roja, mi bisabuela

 .
Casa del Madroñal, ya en estado de abandono
¿Qué tontez es esa de llamarle a la Selección nacional de fútbol “la Roja”? ¿Esto qué es, otro eufemismo para que los catalano-vascuences, que llevan treinta años enseñando a los niños en las escuelas que España no es su nación, no sientan rechazo o apatía ante la posible gloria, que está por ver, de nuestros representantes futboleros en Sudáfrica? ¿O es que con la palabrica se pretende matar más de un pájaro con el mismo tiro?

Miren, yo cuando oigo eso de “la Roja”, de quien me acuerdo es de mi bisabuela por línea paterna, cuya imagen, procedente de las borias de mi niñez, es la de una viejecita menuda y cariñosa, sentada en una mecedora en su casica que hacía esquina entre la calle Padre Salmerón y la calle Reyes Católicos (ésta última aún no estaba abierta y sólo había un pasadizo estrecho frente a la antigua taberna del Bullas, por el que apenas cabía una burra).

Antonia Cano Carrillo, conocida por “la Roja del Madroñal”, constituyendo la segunda generación que habitara dicha Casa del Madroñal, había criado allí cinco hijos: tres mujeres y dos varones, de los cuales, el mayor fue mi abuelo, quien continuaría sujeto a aquella tierra que le vio nacer hasta poco antes de su jubilación, que entonces pasaría el “testigo” a mi padre, Guillermo.

De mi bisabuela “la Roja”, anciana y humilde, que me hacía carantoñas cuando mi abuelo, lleno de orgullo, me llevaba de la mano a verla, me enteraría luego que murió esperando. ¿A quién esperaba la Roja del Madroñal? ¿A quién esperó la pobre mujer contando los días y los años hasta su muerte, a los noventa y largos? Esperaba al menor de sus hijos, a Isidro, al cual jamás pudo volver a ver desde que se lo llevaron los malos vientos de la Guerra.

La Roja del Madroñal había enviudado a primeros de los veinte, coincidiendo con el regreso de su primogénito (mi abuelo Joaquín)  de las campañas de África (¡tres años ininterrumpidos permaneció el muchacho en aquella maldita guerra, escapando por los pelos al Desastre de Annual!). Sus tres hijas: Manuela, Soledad e Isabel, por ser mujeres quedaron analfabetas (esta última, casada con Lorenzo García y conocida como la “Isabelica del Kiosco”, que en su tienda de comestibles y ultramarinos de la calle Buen Suceso apuntaba el fiote de la parroquia haciendo redondeles para los duros y palotes para las pesetas).

Pero la Roja, a quien llevaría siempre clavado en su corazón sería a su hijo Isidro, el menorcico. Yo la recuerdo sentada en la mecedora del tiempo, en compañía de su hija Manuela, que me decía: “¡Juaquinico...!”, posando su mano cansada sobre mi cabeza infantil; mas en el fondo de sus ojos había un rastro de tristeza, ya que mi tío abuelo, había sido engullido por la violencia de la Contienda Nacional y llegó a formar parte luego del exilio forzoso.

Como era albañil de profesión, cuando lo movilizaron para mandarlo a pegar tiros, se apuntó a Fortificaciones. Luego se vería involucrado en el Ejército del Ebro, donde le mandarían construir refugios y trincheras en aquella batalla perdida. Después llegaría el “sálvese quien pueda” de la derrota final, el paso de la frontera por los Pirineos junto a cientos de miles de refugiados, y los campos de concentración franceses a la orilla del mar, donde a los hombres jóvenes los amenazaban con devolverlos a las tropas vencedoras de España sin no se alistaban a la Legión Extranjera franchute. Por lo que mi tío abuelo Isidro, que siempre tuvo más de obrero que de soldado, se apuntó a un batallón de trabajo, para hacer puentes y carreteras.

Pero llegarían a continuación los alemanes con su nazismo feroz y los apresarían a todos; los meterían en trenes borregueros, en cuyos vagones repletos y cerrados, sin sitio literalmente donde caerse muertos, viajarían durante varios días sin comer ni beber en dirección a Austria, al campo de exterminio de Mauthausen, un lugar del Infierno.

Allí, Isidro Gómez Cano, hijo de la Roja del Madroñal, participaría en la construcción de la tristemente famosa “Escalera de los españoles”, de ciento ochenta y seis peldaños (el Vía Crucis más largo de la humanidad), por la que los prisioneros, almas en pena, tendrían que ascender cargados con enormes piedras desde el fondo la cantera que había dentro del propio recinto; así como también trabajaría Isidro en la construcción de otras infraestructuras de aquella terrorífica factoría del asesinato.

Sin embargo él sobrevivió a Mauthausen, donde perecieron más de siete mil quinientos españoles, calificados de apátridas por la nueva diplomacia franquista de la posguerra, pero que los guardianes nazis, metódicos, habían marcado con la “S” de Spanier. Mas a Isidro le esperaba después un largo exilio; de modo que fundó una familia en Francia, y, cuando un día pudiera regresar a su querida Cieza, cual un turista accidental, su anciana madre había dejado vacía la mecedora de la desesperanza.

De modo que ustedes me disculparán, pero para mí, la Roja era mi bisabuela, no once tíos en calzones, a cuyos pies parece confiarse todo el honor de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"