INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

23/12/09

El Menjú, o el hombre que tuvo un sueño

.
Musa Aretusa, que señoreba el centro de la piscina de los señores del Menjú, víctima de las acciones vandálicas.
De los jardines del Menjú, me habían contado que algunos años atrás todavía estaban las estatuas en sus pedestales. Sin embargo, aquel otoño que entré por primera vez y caminé por su paseo central, alfombrado de hoja caída y a punto de ser invadido por las palmeras, las lilas silvestres y las madreselvas, el abandono ya se advertía por doquier.

La balsa de madera con la que antes se cruzaba el río (en tiempos, según me dijeron, el acceso principal a aquel lugar con encanto era a través de ella) permanecía varada entre los carrizos, junto al anclaje de la maroma. De la casica del barquero ya habían arrancado las puertas y, medio hundido su tejado, se veía al aire el costillar de las maderas del techo. (Me fijé que frente a ésta, flanqueando la entrada al otrora cuidado vergel, había unas brencas de piedra, en las cuales, por lo visto, encajaban tablones cuando el río bajaba crecido para evitar que se inundaran los jardines).

El canal principal, a punto de ser comido por las cañas y las higueras salvajes, sólo llevaba cuatro palmos de agua, pues las compuertas de madera hacía años que se habían enlodado de cieno y estaban colonizadas por la maleza. No obstante, pasados el puente de tablas rotas y las rejillas metálicas del rastrillo, donde en otra época el rastrillador sacaba a los ahogados que desaparecían río arriba, el agua caía con estruendo por los sótanos del viejo edificio y atravesaba sin provecho alguno el salto donde estuvo la primitiva turbina, instalada un siglo atrás, cuya producción de energía dio lugar al primer alumbrado público eléctrico de las calles de Cieza; suministro este de corriente que, junto con la que producía también la pequeña fábrica de electricidad “Santo Cristo”, instalada en el Cauce, bajo la Ermita, estuvo abasteciendo al pueblo durante varias décadas. Bien es verdad que las necesidades eran muy pocas entonces: a penas alumbrarse con alguna bombillica de 125 voltios, pues no se habían inventado los electrodomésticos y el modo de calentarse era con leña y con braseros de picón; aunque a veces se sobrecargaba la red, o el río bajaba con poco caudal, y la luz que daban las peras brillaba un tanto mortecina.

Pero el Menjú no era sólo la central eléctrica con los maravillosos jardines que la rodeaban, sino que en aquel privilegiado entorno del término municipal de Cieza, lindante ya con el de Abarán, había una finca de cultivo cuidada con esmero, con su casa de recreo para los señoritos, casa de los trabajadores y un gran almacén agrícola. Pues aprovechando parte de la energía que producía el salto, instalaron una bomba, justo en el lugar en que muere la acequia Andelma, y desde allí elevaban el agua del río hasta lo más alto de los bancales, por donde discurría una reguera principal para el riego de la finca y para llenar las balsas.

Aquel otoño de que les hablo aún existía en el Mejú la hermosa huerta de mandarinos y demás clase de árboles frutales, que un mediero trabajaba con dedicación. Entonces me fijé que había hormas de piedra perfectamente trabajada y senderos flanqueados de cipreses que conducían hasta dos miradores: el de oriente y el de occidente. El segundo era circular, todo de azulejos de filigrana y con una cúpula de herrajes ornamentales y enredaderas; desde allí, y a través de unos frondosos pinos, se veía el curso del río y, más a lo lejos, el pueblo. Sin embargo, en el de oriente, a mayor altura y en el linde con la montaña, pude contemplar el paisaje completo de la finca, con la arboleda que rodeaba la central a la orilla del Segura.

Mas cuando comprendí sin ninguna duda que aquel hombre, allá en la primera mitad del siglo pasado, había tenido un sueño fue cuando ascendí hasta el estanque para el baño que había junto a un pequeño oratorio. Entonces aún estaba lleno de agua, con algunas ovas flotantes, y la ninfa Aretusa, esculpida a tamaño natural en mármol por un tal Antonio Marco, hermoseaba sobre su pedestal en el centro de éste.

Hace poco he vuelto por el Menjú (la compañía electrica ha renunciado a la posibilidad de reutilizar las infraestructuras y volver a producir kilovatios limpios). Ahora han devastado los edificios de la central y saqueado hasta el último palmo de hilo de cobre. Los jardines, llenos de árboles truncados, están selváticos y atacados por incendios malintencionados; la finca está perdida, las casas destrozadas, los miradores rotos, las tuberías quebradas y a la ninfa Aretusa, seco el estanque que constituía su reino, le han partido los brazos y piernas y, por hacer daño, le han arrancado la cabeza a martillazos torpes. ¿Cabe más necedad y peor instinto de barbarie? ¡Me avergüenzo de ser conciudadano de genares de esta ralea!

Menos mal que el hombre que tuvo un sueño no puede recibir ya noticia de esta desidia, pues hace unos pocos años, por casualidad, leí la esquela en un periódico, por la que supe que había fallecido a los casi cien años de edad Joaquín Payá, propietario del Menjú.
©Joaquín Gómez Carrillo
.

1 comentario:

  1. Joaquín, que tus sueños sean algo más que eso, que sean además escritura, literatura.
    Feliz NAvidad.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"