INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Tiene publicados cuentos, poesías y relatos, en revistas literarias, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda". Es coautor en los libros "El hilo invisible" y "El Melocotón en la Historia de Cieza". Participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

4/1/20

Los veinte del veintiuno

 .
Última mañana del año 2019, saliendo el Sol en el Pico de la Atalaya
Se puede decir que a uno de enero de 2020 hemos entrado en los «años veinte» del presente siglo, aunque en realidad la «década de los veinte» empezará el año que viene, a primero de enero de 2021. Los veinte del siglo pasado fueron llamados «felices», al menos para Europa, pues el continente había superado la Primera Guerra Mundial y la devastadora «gripe española», que mató más millones de personas que la propia guerra. De manera que con aquellos años veinte se abría un horizonte de paz y progreso para muchas sociedades europeas, para España también, que como país neutral se había convertido en un importante proveedor de las naciones que se desgastaban combatiendo, sobre todo para los industriales catalanes, que hicieron pingües negocios exportando paños para uniformes de los soldados que se pudrían en las trincheras. De modo que aquel orden nuevo de «los felices años veinte» parecía que iba a traer bienestar y progreso para la gente, aunque dicen que la felicidad dura poco en la casa del pobre y ya saben que un fulano con bigote cuadrado, que pasó de cabo a líder político que arrasaba en las elecciones, llegaría al poder en Alemania y soñaría con dominar el mundo, y de los «felices veinte» se pasaría a los engañosos treinta (el «milagro alemán» era mentira); y España sufriría la peor tragedia de toda su historia: la terrible Guerra Civil de 1936, cuyo cisma social tras la derrota gubernamental de 1939 continuaría durante cuarenta años (y aun hoy en día hay tontos que siguen hablando de «rojos» y «azules»). Pero todo eso ya lo saben ustedes.

Ahora los que comienzan son otros veinte muy distintos; estos son los «veinte del siglo veintiuno», que esperemos sean pacíficos y justos, porque la felicidad tenemos que buscarla dentro de cada uno de nosotros. De momento, los británicos se van de la Unión Europea. Al gran proyecto político de construcción de un ente supranacional europeo, con moneda única, con ciertas políticas únicas y con libertad de tránsito de personas y mercancías en todo su territorio, se le rompe un trozo importante. El orgullo inglés, con su reina, «que dios salve», no soporta órdenes de Bruselas, ni acepta cuotas de recepción de inmigrantes, ni quiere euros, ni que le impongan sentencias de la Corte de Luxemburgo con consecuencias políticas que afecten a las bases del Estado y a la separación de poderes de la democracia, como ahora no tiene más narices que acatar España con la cabeza gacha.

Estos veinte comienzan, desde luego, con la imparable tragedia que se libra diariamente en el Mar Mediterráneo, en forma de migración desesperada; personas que no tienen nada que perder, salvo la vida; que huyen de su casa y de su tierra por motivos de injusticias políticas, de guerras y de fanatismos religiosos, y buscan llegar a las puertas de Europa como los hebreos a la «tierra prometida de Canaán». ¿Sabrán los políticos europeos afrontar este peliagudo problema? ¿Tomarán medidas para buscar la paz y la justicia allá en los países de origen de esta migración que no cesa? ¿Serán capaces de acoger en condiciones dignas a toda persona con deseos, primero de escapar a persecuciones, hambrunas y guerras; y segundo, de progresar y lograr una vida mejor? Este es el reto, o el fondo del mar se llenará de cadáveres y los centros de acogida, de espectros humanos con las ilusiones frustradas.

¿Cómo empieza España estos veinte? Con un gobierno débil. Se va a iniciar una etapa en que a nuestro país se las pueden dar todas en el mismo lado. Pues en lugar de acordar un gobierno de las mayorías parlamentarias dimanantes de las urnas, que es lo más lógico, han buscado otra peligrosa arquitectura de alianzas con minorías «rebeldes al sistema», donde los intereses partidistas primarán sobre el interés general. (¿Zorras al cuidado de las gallinas?)

¿Y el problema número uno de España?, ¿se tiene conciencia de cuál es y se busca trabajar en la buena dirección para atajarlo? Mucho me temo que no. Es más, si preguntamos en la calle por el problema más grave de este país, puede que la gente diga Cataluña o el paro, o Vox, o qué sé yo. No, no; el problema más acuciante de nuestra sociedad es el de la matanza de mujeres a manos del machismo. Pero, claro, si no se tiene conciencia de lo terrible de esta lacra, nunca se van a poner medios seriamente. Pero, ¡ay!, lo peor es que esta lucha se ha politizado, y entonces se dejan a un lado el sentido común y los códigos de valores humanos para dar paso a las armas políticas y a los radicalismos absurdos. Y mientras se pierde el rumbo atacándose unos a otros de «feminazis» o de «negacionistas», el machismo sigue a sus anchas; y se está haciendo tarde para corregir el problema en su raíz.

Pues está claro que no se trabaja en la dirección adecuada, y eso no hay que estar ciego para no verlo. Este año que acaba de concluir, según la lista oficial han sido 55 las mujeres asesinadas. Primer fallo: ¡han sido más!, que la actual ley no reconoce. Hace unos meses, un fulano de Pontevedra mató a su ex, a su suegra y a su cuñada; pero a las dos últimas no se las considera víctimas de género machista; ¡cómo que no! Las mató el mismo criminal y al mismo tiempo ¡porque eran mujeres!; ¿ustedes creen que si hubieran estado allí el suegro y el cuñado, los habría matado? Pero el gran fallo es pensar que se puede inculcar el respeto por parcelas o luchar contra la violencia machista por parcelas. No da resultado, y está a la vista. La educación y el respeto a las personas han de ser integrales; y la lucha contra la violencia hacia la mujer, hacia los hijos o hacia otras personas, ha de trabajarse de una forma integral, en todos los campos. Una sociedad respetuosa, en todas sus formas, lleva mucho terreno ganado para luchar contra la violencia, de género machista o de cualquier otro género.

Pero este es un problema que no hunde gobiernos, que no afecta a la intención de voto, que no gana mociones de censura; por eso no inquieta demasiado a los políticos. Es cierto que hay creados órganos y entramados administrativos; ¡cantidad de personas! trabajando en contra del maltrato machista; pero no dejan de morir mujeres. Habrá que seguir pensando otras formas de actuar, pues este es el mal social número uno de España en estos años veinte que comienzan. No lo perdamos de vista.
©Joaquín Gómez Carrillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"