INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

7/8/10

El calor y la calor

 .
El puente o la puente
El otro día, una célebre locutora de Radio Nacional de España dudaba la mujer a micrófono abierto, de si se debe decir “este agua” o “esta agua”. ¡Hombre, por dios!, está más claro que la ídem: la palabra agua es del género femenino, y, al igual que ocurre con los términos “hacha”, “ala” o “águila”, sólo se cambia el artículo para la forma singular (poniendo “el” o “un” en lugar de “la” o “una”) para evitar que suene mal; en el resto de casos se ha de hacer la concordancia de género en femenino, o sea que debemos decir con toda seguridad: “esa hacha”, “esta ala”, “aquella águila” o “de esta agua no beberé” (aunque eso, aseguran por ahí que no se debe decir nunca).

También he observado, en locutores de televisión y otros comunicadores (o no comunicadores, pero con poder mediático para salir en la caja tonta) que se arman un lío con algunas concordancias, y dicen por ejemplo: “veintiún mujeres”, o “sesenta y un por ciento”. No les hagan ustedes caso, pues en castellano debe estar siempre de acuerdo el sustantivo con su adjetivo que lo acompaña (es lo que se llama la concordancia, tanto en el género como en el número). De modo que lo correcto sería decir: “veintiuna mujeres” y “sesenta y uno por ciento”. A propósito, es incorrecto hablar de tantos “por cien”, pues siempre hay que decir “por ciento”, ejemplo: “la tasa de paro en España ronda ya el veintiuno por ciento de la población activa” (esto es, de cada cien personas en condiciones y con deseos de trabajar, veintiuna están desempleadas por necesidad). Sólo si llegáramos a estar todos parados en este país, se podría hablar de una tasa del “cien por cien” o del “cien por ciento”, pero esto sería un caso excepcional (me refiero a la expresión).

Pero bueno, no hace falta estudiar mucha gramática para saber hablar, siempre que tengamos la oportunidad de escuchar a personas que se expresen correctamente. Aunque mal vamos, si los propios periodistas tienen estos fallos y este desconocimiento de la lengua castellana. Sobre ello hay un libro muy bueno, y ameno al mismo tiempo, que se llama “El dardo en la palabra”, de Fernando Lázaro Carreter. Léanlo.

Disculpados quedan los catalanes por razones obvias, ya que todos los esfuerzos de sus administraciones se centran en ir convirtiendo el castellano en una lengua extraña, o extranjera, en Cataluña. Yo he entrado allí a museos o lugares públicos, donde los textos aclaratorios estaban en varios idiomas, incluido el español por casualidad, y he sentido vergüenza ajena de ver las faltas de ortografía. 

Otro asunto que cada vez va a peor, hablando de incorrecciones en el lenguaje, es el de no tener clara la diferencia entre lo que son los géneros y los sexos, cosas, por cierto, muy diferentes. En castellano, los géneros (gramaticales, por supuesto) son seis: masculino, femenino, neutro, común, epiceno y ambiguo. Y los sexos (de los seres vivos sexuados, entre los que afortunadamente se incluyen los humanos) son dos: el masculino y el femenino (o se es hombre o mujer; no existe el manflorito, todavía).

Las personas no tenemos género ni estamos separadas ni divididas por géneros, pues pertenecemos todas al mismo y único: al género humano. En cambio las palabras de nuestra hermosa lengua latina, como ya he dicho, sí que están clasificadas por géneros. Hay palabras del género masculino, como “el Pico”, y del género femenino, como “la Atalaya”. Hay palabras del género neutro, como “esto”, “eso”, “aquello”. Hay palabras del género común, como “telefonista”, “testigo” o “taxista”, que se utilizan indistintamente tanto si se aplican a un hombre como a una mujer. Hay palabras del género ambiguo, como “el calor” o “la calor”, “el mar” o “la mar” y, por supuesto, “el puente” o “la puente”, que por pasarla ya saben ustedes que nos dieron la muerte. Y aún queda el género epiceno, como “la cigarra”, “la hormiga” o “la paloma” (¡no se dice palomo!, ni mucho menos palomo cojo, cosa que antes se tenía como exponente de lo más mariquita del mundo, no sé por qué).

Bien, pues si está claro lo que son géneros y lo que son sexos, ¿a qué viene esta inexactitud de llamar “violencia de género” a la que debería denominarse “machista”, “sexista” o, para se más exactos, “violencia contra la mujer”?, que maldito sea este tipo de violencia por lo que tiene de cobarde y de terrorismo doméstico o familiar. Pues viene sencillamente de que los angloparlantes utilizan la palabra “sex” (sexo) nada más que para referirse a las relaciones carnales, por lo que a ellos les suena más o menos como una palabrota a evitar; para las demás cuestiones utilizan la palabra “gender” (género). ¿Qué ha pasado? Pues que los políticos y otros individuos con influencia mediática y poco seso han copiado del inglés, traducido y difundido. Fíjense, que antes de que aprobara el Gobierno la ley actual sobre el tema, la Real Academia de la Lengua elaboró un informe para las Cortes, alertando del error semántico en la norma. Pero nada. Que si quieres a Ros, Catalina.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"