INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Tiene publicados cuentos, poesías y relatos, en revistas literarias, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda". Es coautor en los libros "El hilo invisible" y "El Melocotón en la Historia de Cieza". Participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

30/11/19

Un bando oportuno

 .
Río Segura a su paso por la bella ciudad de Cieza. Al fondo, el Cerro del Castillo y el Pico de la Atalaya
He leído el último bando del Alcalde de Cieza sobre el uso de los puntos de recogida de residuos sólidos urbanos y me ha parecido de lo más oportuno. Pues desde hacía mucho tiempo ya me pronunciaba yo sobre la necesidad de una publicación, por parte de los responsables municipales, que fuese informativa y de advertencia a la vez. Siempre he escrito que el tema de la limpieza en nuestro pueblo había que atacarlo desde tres líneas distintas: información, concienciación y sanción (hay otra línea, desde luego, que supera a las tres anteriores, pero es de carácter general y con ella no haría falta otra cosa: educación). No obstante, por algo se empieza y los usuarios, con este bando del Alcalde, tenemos ya que darnos cuenta que esto va enserio, que nuestras calles no pueden seguir con montoneras de residuos por el suelo en los puntos de recogida. No podemos permitir que por la indolencia de unas pocas personas, la mayoría de la población tenga que soportar las situaciones de falta de decoro y aseo urbano.

El mentado bando es informativo, pues indica horarios para depositar dichos residuos; indica que cuando un contenedor esté lleno, debemos de buscar otro punto cercano (porque no se puede depositar nada fuera de los contenedores); e indica que para sacar a la calle muebles viejos, electrodomésticos o enseres varios, hay que avisar previamente al teléfono de la empresa que los recoge (el que viene en el bando) y, muy importante: seguir las instrucciones que nos digan. No podemos sacar basuras a la hora que nos dé la gana ni dejar enseres en la vía pública cualquier día y a cualquier hora, que hay que ver lo deprimente que resulta la presencia de colchones viejos por las calles. De modo que esa es una información valiosa que se facilita a través del bando.

Yo, en mis artículos, que ustedes bien conocen, siempre he ido un poco más allá. Pues creo conveniente el poner en cada punto de recogida un cartel con las normas básicas de uso; muy resumidas, pero muy claras. Y creo importante informar que los residuos deben de ocupar el menor volumen posible, es decir, que los envases, en la medida que se pueda, hay que aplastarlos y sacarles el aire para que no se llenen los contenedores amarillos con una docena de bidones; esto es fácil de hacer: a las botellas y a los bidones de plástico les quitamos el tapón y, bien con las manos, o pisándolos con el pie, los chafamos completamente; después roscamos el tapón de nuevo y estos quedan reducidos ocupando diez veces menos en el contenedor. Esto es muy importante, pues se evita que dichos contenedores amarillos estén muchas veces llenos hasta arriba y, la gente «despachada», deje los envases fuera.

Algo parecido se puede hacer con los residuos orgánicos. La basura también se puede «apretar» o comprimir en la medida de lo posible, pues a veces, si dejamos ciertos deshechos «fofos» en la bolsa, esta se llena en seguida y luego sacamos al contenedor verdaderos «sacos» de residuos orgánicos con cuatro cosas que abultan mucho, pero que apretándolas se quedan en nada. (Yo comprimo mis residuos orgánicos y saco al contenedor una bolsa bien prieta cada cuatro o cinco días). Miren, este asunto lo tienen solucionado en el municipio suizo donde vive mi hija: allí las bolsas de basura orgánica, que cada cual ha de sacar a su puerta (no hay contenedores, salvo los de otros residuos, que están localizados en un punto para todo el barrio) no pueden ser otras que las homologadas del propio ayuntamiento (rojas y con el escudo corporativo), de manera que al comprar la bolsa ya se paga una parte de la tasa por la recogida, y cada cual, por la cuenta que le trae, comprime sus residuos para gastar solo las bolsas justas; ¿entienden?

Otro asunto que siempre he criticado en mis artículos es el de los envases de los comercios. Los locales con actividad pagan una basura especial para que un camioncico pase por las tardes y recoja los cartones en su puerta. ¡Pues no señor! Hay tenderos, que los he visto yo, que no desmonta sus cajas y esperan a que pase dicho camión, sino que cuando les viene en gana, a cualquier hora del día, sacan sus envases (sin desmontar siquiera) y los echan a los contenedores, si es que caben, y si no, los dejan en la vía pública. Miren, esto no puede ser. A estas personas hay que informarles bien que «así, no».

Por último el bando, oportunamente, recuerda a los vecinos que el no cumplir las normas de ordenanza puede dar lugar a las correspondientes sanciones; con lo cual, ya sabemos a qué atenernos: o somos curiosos por las buenas o tendremos que rascarnos las cartera. De modo que, a grandes rasgos y sin entrar en demasiados detalles, creo que el bando del Alcalde es oportunamente informativo. ¿Pero crea conciencia? Bueno, no mucho. Yo siempre he dicho que ese tema se puede abordar por diversos medios: trípticos, buzoneo, cartelería, radio, televisión, internet, etc. Las campañas coercitivas nunca son eficaces al cien por cien, pues siempre habrá fulanos y fulanas que, cuando no los ve nadie, hagan de su capa un sayo. Por eso es importante concienciar, lograr que todos los vecinos nos impliquemos por convencimiento de que una ciudad hermosa, como lo es Cieza, merece estar limpia y ser un lugar digno donde dé gusto vivir.

Además, en el campo de la Educación (con mayúscula), hay que incidir mucho en la educación cívica y el respeto a las personas, a los bienes (privados y públicos), al medio ambiente y al aseo de los espacios urbanos
©Joaquín Gómez Carrillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"