INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

13/9/14

Peligro, ciclistas

 .
Antiguo sanatorio antituberculoso en Sierra de Espuña


Las bicicletas son para el verano, decía aquél. Aunque yo creo que las bicicletas son buenas para las cuatro estaciones del año y deberíamos poder coger la bici todos los días para ir a trabajar, para resolver asuntos en el centro del pueblo o para pasear simplemente, que no hay nada más sano y menos contaminante. Pero no tiene Cieza unas infraestructuras adecuadas para ello, y no sé por qué, pues no hay más que salir a otros pueblos y empiezas a ver cosas de las que Aaquí carecemos, entre ellas un desarrollo urbano para el uso de la bicicleta. De acuerdo que ésta no es una ciudad completamente llana y que cuando subes el Camino de Murcia o la Gran Vía pedaleando, se pegan un poco; y no digamos si queremos utilizar la bici para ir al Centro de Salud de las Morericas, ahí ya ni les cuento, pues tuvieron la genial idea de edificarlo en el lugar menos adecuado para ello. Pero en fin, tampoco hay demasiadas cuestas en Cieza para que los responsables urbanísticos no se hubiesen preocupado ya de diseñar una red de carriles bici o calzadas con preferencia de la bicicleta, aunque sea borrando algunas plazas de aparcamiento en determinadas calles, que la prevalencia en las ciudades no la tiene el coche, sino las personas, a ver si nos damos cuenta de ello de una vez por todas: ¡más zonas peatonales y carriles bici y menos coches circulando dentro del casco urbano!

 Sin embargo este artículo va en otro sentido, casi diametralmente opuesto, aunque no en contra de nada de lo dicho. Resulta que, gracias al fomento del deporte en general y del ciclismo en particular (el evento deportivo más importante del año en España es la Vuelta Ciclista, aunque en todos los medios, públicos y privados, estén las veinticuatro horas del día hablando de fútbol), cuando llega el buen tiempo se nos llenan de ciclistas carreteras y caminos, y eso es estupendo. Aunque una cosa es el ciclismo como deporte, esparcimiento y ocio, y otra cosa es el uso normal de la bicicleta en los desplazamientos interurbanos (asunto este último por desarrollar en nuestro pueblo, ¡qué se le va a hacer!)

 Así que, afortunadamente, y por ese gusto de montar en bici que va en aumento, un montón de personas con sus atuendos coloristas, que apenas se les puede identificar bajo los equipos que lucen, se echan a las carreteras cada fin de semana, cuando no diariamente. Eso está muy bien. Pero eso también debe estar regulado en las normas de tráfico. Y sé que muchos de ustedes me dirán que sí que lo está, y yo pregunto ¿cómo? Ustedes salgan con el coche un sábado o un domingo por ciertos lugares y compruébenlo, ¡ah!, y lleven mucho cuidado.

Miren, hace unos pocos años (todavía, mi mujer y yo pensábamos que no estaba la muerte detrás de la puerta acechando), nos fuimos los dos un día a la Sierra de Espuña, por ahí por Alhama, y nada más dejar el pueblo y tomar una carreterilla estrecha que curvea monte arriba, vimos un cartel que nos hizo gracia: “Peligro, ciclistas”, ponía, como si fuera una especie a la que hay que temerle. “Ya será menos”, pensé, y seguí conduciendo el coche con prudencia y tomándome la cosa como una advertencia exagerada. Pero cuál no sería mi sorpresa, que unas curvas más arriba me topo de frente con unos cuantos fulanos que bajaban en mogollón, a tumba abierta y ocupando toda la calzada; y no se me estrellaron contra vehículo porque Dios es bueno. Entonces me dije, ‘vamos a ver, ¿qué he hecho yo para merecer esto...?’. O sea, que uno va con su coche bien ido, respetando todas las normas de tráfico, y un tipo, a lo loco, viene con todas las papeletas para ser atropellado y posiblemente muerto. Y uno, que sale una mañana de su casa feliz, se convierte de pronto, sin comerlo ni beberlo, en un homicida al volante...

Este sábado anterior, sin ir más lejos, delante de mis morros, siete u ocho ciclistas se saltaron los semáforos en rojo de la Av. Juan XXIII, de la C/ Hermanos Templado y de la Gran Vía; ¡a su aire, oye!, ¡el que venga que frene! Luego me costó dios y ayuda adelantarlos por la Carretera de Madrid, pues la ley mal hecha les permite circular en pelotón por una vía pública, y claro, hay que tener mucha visibilidad y estar muy seguro de la maniobra para adelantar a un grupo de ciclistas, los cuales van hablando de sus cosas y desentendidos completamente del tráfico. Me dirán ustedes que no todos circulan así. Vale. Pero yo digo lo que veo y lo que he visto. Y lo que me pasó en la Sierra de Espuña. De modo que ojo, porque luego, la opinión pública y los medios de comunicación siempre cargan el muerto al coche y siempre hablan del ciclista atropellado como una víctima del tráfico voraz de los automóviles. Y no es del todo así. El cuidaico y el respeto es cosa de todos
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 06/09/2014 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"