INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

19/9/14

La transmisión oral

.
Acantilados en Ribadesella (Asturias)
Cuando se es niño, la mente funciona como una esponja, como un poderoso receptor de información que todo lo capta, lo absorbe y lo asimila. Cuando se es niño y capaz de aprender cualquier cosa, buena o mala, es cuando mejor funcionan las enseñanzas y las necesarias trasmisiones del saber para que una sociedad y una cultura sean duraderas y avanzadas con el paso de las generaciones.

Ahora casi todo se encuentra en internet, al alcance de un poderoso buscador y del toque de la tecla “intro”, pero los mejores tesoros del conocimiento humano se hallan sin duda entre las páginas de los libros. Tenemos por seguro que mucha sabiduría radica en el verbo de profesores, enseñantes y divulgadores, sin embargo gran parte de lo que nos hace personas se puede obtener escuchando a la gente humilde de la calle.

Recuerden también que hace no muchos años aún existían las tinieblas del analfabetismo en nuestro país. Un alto porcentaje de la población, en mayor medida mujeres, era analfabeto. Se trataba de una lacra social ligada a factores de injusticia económica, a políticas poco favorables con el desarrollo personal, a leyes contrarias a la igualdad de oportunidades, a la resignación y aceptación de la diferencia de clases y a una ancestral discriminación de la mujer.

 Entre mis ascendientes había cinco mujeres analfabetas: mis dos abuelas y tres de mis tía-abuelas, mientras que los hombres (mis abuelos y tío-abuelos) sí que habían aprendido a leer, medio escribir y algo de cuentas “para su gasto”. Pues se pensaba que la mujer, en su papel asignado de esposa y madre, con saber llevar para adelante las tareas domésticas: limpiar, lavar, fregar, hacer la comida, cuidar del averío, zurcir y remendar, iba bien servida. Así que mis pobres abuelas, que eran más listas que el hambre, no sabían ni siquiera poner su nombre en un papel y tenían que firmar con el dedo cuando iban todos los meses a la calle San Sebastián a cobrar la triste paguica de la jubilación.

Pero en aquel ambiente atrasado a nuestro parecer (pongamos por caso un entorno rural en los años sesenta, sin radio, televisión ni teléfono), había grandes espacios de silencio. La casa misma, cuando se cerraba la puerta de la calle por la noche, era un templo de silencio; solo la palabra, el borbolloneo de la olla en la lumbre, el crepitar de los leños ardiendo o el viento ululando en el cañón de la chimenea, eran capaces de desbaratar el telo espeso del silencio. Entonces era el momento idóneo para la transmisión oral del conocimiento. De alguna manera había que llenar los espacios vacíos que dejaba la vida, exenta por aquel entonces del ruido mediático o la presencia de los electrodomésticos. Era, pues, el tiempo de los cuentos, de los chascarrillos y adivinanzas, de las referencias al pasado y de las historias y leyendas venidas de atrás de boca en boca.

Entonces se amalgamaban los sucesos con la ignorancia y los relatos verídicos adquirían un aire de misterio y fantasía. Mi abuela contaba que en su niñez, superviviente de mortandades infantiles (su madre había perdido cuatro hijas del temido garrotillo), conoció por lo visto un eclipse total de sol, y la pobre no hallaba imagen más rotunda para describir aquella “inexplicable” oscuridad que se había echado sobre las casas del Ginete, que la de las gallinas huyendo hacia los corrales. Ella relataba: “¡a medio día se hizo de noche y hasta las gallinas se recogieron en su gallinero!” Mi abuela no sabía el mecanismo planetario de los eclipses solares. No lo supo nunca; y cuando ya los niños que éramos entonces empezábamos a aprender la ciencia de los doctores y hasta podíamos recitar de memoria las leyes de Kepler, ella no pasó a creer jamás la llegada del hombre a la Luna, pues por ignorar, desconocía la razón misma del día y la noche.

No obstante toda la transmisión oral era buena, pues nos descifraba un mundo anterior contado por los viejos, donde cabía el misterio, la poesía y hasta los cimientos verdaderos de la ficción. Aquellas personas, narrando sus avatares y experiencias de viva voz, a la luz de un candil de aceite, parecían poseer un pasado de novela. Hoy en día, los niños y los no tan niños se centran más en las pantallitas de los móviles, donde desaprenden a escribir practicando una comunicación tarada. Actualmente nos encerramos frente a los ordenadores, desaprovechando muchas veces los momentos en que un anciano nos intenta explicar su visión del mundo. Se pierde la transmisión oral entre generaciones, pues creemos que ya lo sabemos todo o que cualquier duda será resuelta de forma inmediata a punta de Google.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 13/09/2014 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"