INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

10/8/14

La ley del río

 .
El río Segura, pleno de energía corre por el término municipal de Cieza
Desde que el mundo es mundo, el hombre ha pretendido dominar la naturaleza aplicando su inteligencia; los individuos han querido sentirse por encima de ese poder, a veces pacífico, a veces devastador, que poseen los antiguos elementos: la tierra, el agua, el fuego y el viento. En la mayoría de los casos, al hombre le basta con escalar una montaña, descender una sima, vadear un río o trepar a un árbol. Aunque la historia es testigo de la vocación del género humano por cruzar los océanos, explorar nuevos territorios o hasta viajar a la Luna. Así es la inquietud, la curiosidad y el deseo de superación que habitan en nuestras almas. Es nuestra esencia.

Pero hay que conocer las leyes naturales que nos rigen y su amenaza a nuestra pequeñez. La ley más poderosa del universo y que aún no han sabido explicar verdaderamente los sabios, desde que a Newton le cayera la manzana en la frente, es la gravedad. Por ella fluyen los ríos hasta la mar, funcionan los relojes de péndulo o se producen las mareas. Por la fuerza misteriosa de la gravedad giran los planetas en torno al Sol, sentimos la lluvia caer sobre nuestras cabezas o caminamos seguros sobre la hierba. ¿Qué quieren que les diga?, que somos en esencia seres gravitatorios en un espacio gravitacional, para cuyas funciones vitales de nuestro cuerpo necesitamos estar en perfecta armonía con la atracción al centro de la Tierra. Y eso nadie debería ignorarlo.

Sin embargo, hoy en día proliferan cada vez más los deportes de aventura. ¿Pero qué son estas actividades que la gente paga por realizar? Pues son aquellas en que no todo está controlado de antemano; aquellas en cuya planificación siempre quedan flecos de inseguridad, de resultado azaroso y comportamiento imprevisto. Y ese es el componente de riesgo que quizá buscan las personas que se apuntan; si no, no estaría presentes la adrenalina en sus arterias, la emoción de sentirse mejores y la sensación de haber echado un pulso a la naturaleza y haber ganado (si todo sale bien). Pero aun así, jamás hay que bajar la guardia del sentido común, de la prudencia, del conocimiento del peligro y del respeto a las leyes naturales. Es más, conviene siempre reforzar la “seguridad”, prevenir el fallo y estudiar de antemano las consecuencias. No está demás curarse en salud.

El río Segura, a su paso por el término de Cieza, qué duda cabe que es sinónimo de vida; eso está claro. Mas en algunos casos, también ha sido causa de desgracia y de muerte. Pues sus aguas son más fuertes que las rocas, que la vegetación, que las montañas. El río Segura ha sido capaz durante milenios de forjar el gigantesco Cañón de los Almadenes: un tajo bestial en la roca viva que sobrepasa los cien metros de profundidad. Pero no se ha detenido y aún sigue, incansable, erosionando sus orillas: con el empuje de sus aguas mueve peñones, derriba árboles o excava pozos donde habitan peligrosamente los remolinos. Eso conviene saberlo bien.

Dicen que nadie se baña dos veces en el mismo río. Y no sólo por el fluir permanente del agua, sino también porque es como un organismo vivo y en constante cambio. Hace muchos años no había suficientes pantanos que regularan su caudal y el Segura pasaba a veces de tener un curso modesto donde se veían las piedras (“no te tires, que hay peñones”, decían los ciezanos), el cual se podía atravesar remangándose los pantalones, a bajar tremendas riadas que arruinaban los cultivos de las huertas y cambiaban el paisaje. Era un recordatorio al hombre del poder del río. Y raro era el verano que no sacaba algún ahogado el “rastrillador” del Menjú.

Ahora, a pesar de la sombra de la crisis que nos lleva y de que siempre andamos quejándonos de ésta porque anhelamos una vida mejor, existe montada una sociedad del ocio y del negocio: la que nos proporciona estos deportes y actividades de riesgo que nos distraen, nos enseñan, nos hacen sentirnos fuertes y débiles a la vez, nos proporcionan una dosis de aventura necesaria en nuestras vidas y nos aumentan la adrenalina en el corazón. Es la fuerza del río, la que nos hace vibrar por dentro. Los descensos a lomos de su caudal nos desvelan nuestra fragilidad y no reconocerlo sería de necios.

Hay tramos del río completamente salvajes: hace años que nadie corta los cañaverales, que nadie retira los árboles caídos, que nadie controla la acción del agua en las orillas. De modo que cuando se va en una balsa, una recámara o lo que sea, a merced de la corriente, siempre está ahí acechando el peligro y la posibilidad de que el río te empuje de forma imprevista hacia los troncos caídos, contra las ramas secas o contra la infinidad de obstáculos ocultos entre la maleza. Si uno no cuenta con eso, malo. Pues el río tiene su ley y no perdona.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 09/08/2014 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"