INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

3/11/12

La caída de los gigantes

 .
Un gigante caído
Qué les iba a decir, el otro domingo estuve en la Sierra de Benís. Mi amigo Manolo Balsalobre, poeta del pueblo y amante de la naturaleza, me convenció y nos fuimos a hacer algo de senderismo; con su perrica Duna, un animalillo entrañable que iba en el coche como si no existiera.

La Sierra de Benís, enclavada en nuestro término municipal, es una desconocida para la mayoría de los ciezanos, y yo creo que es porque normalmente escapa a nuestro campo visual al hallarse oculta por la Sierra de Ascoy. Conocemos muy bien la existencia de otros montes que rodean Cieza a fuerza de contemplarlos en el paisaje, como son el Almorchón, la Sierra del Oro, la Sierra de la Cabeza, el Picarcho, o el más conocido de todos por su proximidad al casco urbano, que es el querido y muy visitado monte de la Atalaya (también el más castigado, roto y sucio por la acción continuada del hombre: principalmente a causa de las romerías invasivas y la presencia de las inmensas canteras abandonadas y llenas de elementos contaminantes, que después de más de una década, ¡pásmense ustedes!, quienes tienen la responsabilidad de limpiarlas y regenerar el terreno se siguen haciendo los longuis).

Pero precisamente por su alejamiento y el hecho de estar poco transitada, la Sierra de Benís se halla en excelentes condiciones naturales, con la salvedad, bien es cierto, de unas viejas canteras de mármol que mellan algunos puntales y que han dejado unos bloques de piedra ciclópeos varados por sus laderas.

Me llamaron la atención los inmensos atochares que pueblan Benís y los alrededores, y me imaginé la época en que una legión de esparteros tomaba bucha en aquellos alejados parajes cuando “salía la romana”. Entonces, a pie los llamados “haceros” y otros con su bestia de carga, se desplazaban desde el pueblo con recado para varios días y dormían en una rudimentaria tienda de campaña, al raso o como Dios los encaminaba. Pero aquellos eran tiempos en que la industria espartera había florecido en Cieza y el esparto era materia prima valiosa y codiciada, hasta el punto de ser robada de noche por pura necesidad (era lo que algunos llamaban “dar un picazo” a la luz de la Luna en aquellos tiempos del hambre).

Manolo y su perrica Duna
Mi amigo me llevó hasta la boca de la famosa “Sima de Benís”, un pequeño agujero en la roca caliza que no delata las dimensiones de la oquedad interior: más de trescientos y pico metros de caída vertical hacia el corazón de la montaña. La perrica Duna, con su sexto sentido que poseen algunos animales, se puso a gruñir de miedo cuando Manolo Balsalobre se acercó a la boca de la sima. Y yo, recordando mi época de espeleólogo en el grupo GECA, traje a la memoria otra sima parecida: la “del Humo”, por verse salir de ella el vapor del aire caliente algunas mañanas de invierno. La Sima del Humo se encuentra en la Sierra de Lúgar, término de Molina de Segura, y el día que en la fuimos a explorar, comenzó a llover en plena operación y salimos a toda prisa, quedándose colocada la escalerilla de acero de 100 metros, que era lo que medía la sima de profundidad en un primer pozo. Por lo que al fin de semana siguiente decidimos ir a por el material y me acompañaron Pascual Lucas López y Francisco Santos Marín. Uno se quedó arriba, otro descendió hasta la mitad y yo bajé hasta el final, y, estando en el fondo de la sima, con una soledad absoluta y un silencio pétreo, se me apagó la luz del carburero, mas cuando fui a sacarme del bolsillo del mono una caja de cerillas, ésta cayó entre los derrubios y recuerdo que aquél en que tentaba por el suelo para hallar a ciegas los mixtos fue uno de esos momentos en que uno piensa: “quién me habrá mandao meterme aquí...”

Luego mi amigo Manolo Balsalobre y yo ascendimos hasta donde hace unos años estuvo haciendo prospecciones petrolíferas la compañía British Petroleum, la del desastre del Golfo de México, que tras perforar más de 2.000 metros de profundidad, se marchó dejando en la Sierra de Benís toda una explanada con toneladas de cemento, balsas de decantación y un estanque impermeabilizado con plástico para los limos. Es lo que tiene el progreso.

Sin embargo, a primera hora de la mañana, antes de ascender a la cima del monte por la estupenda pista forestal, nos detuvimos a contemplar algo desolador e inquietante: dos viejos árboles tumbados estaban siendo pacto de la carcoma y las termitas. Yo no había visto troncos más grandes y retorcidos: dos colosos, dos pinos gigantescos derribados por el viento hace años. Y aun a pesar de que alguien había hecho leña de los árboles caídos, todavía algunas ramas, enhiestas, apuntaban al cenit como el costillar de una ballena o los restos antediluvianos de un dinosaurio. Les había llegado su hora por lo visto, pensé. El reloj biológico de la naturaleza es implacable y no perdona. Mi amigo me había dicho: “ven, que veas la caída de los gigantes.”
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 03/11/2012 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

2 comentarios:

  1. Es curioso, parece que conozco de siempre nuestra Sierra de Benís pero no sabría decir dónde está y como sé llega a ella. ¡Buen artículo como siempre!..

    ResponderEliminar
  2. Gracias Conrado, me alegro de que te guste.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"