INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

2/10/10

Qímica somos

.
Somos agua en un 75%
Sí, esa es toda la materia de la estamos hechos, de la misma que están hechos los árboles y las estrellas: apenas un puñado de elementos químicos, tales como hierro, magnesio, calcio, fósforo, carbono, etc., y un montón de agua; somos barriles de agua con piernas que caminan; por ejemplo, una persona que pese 100 kilos, lleva encima nada menos que 75 litros de agua, ¿se imaginan? (aunque yo conozco fulanos que no la catan, ¡ojo!). En definitiva, que aquella frase bíblica de “polvo eres...”, bien podría revisarse a la luz de nuestros conocimientos actuales para que en su lugar dijese: “Química eres y en química te convertirás.”

Pero no crean que con esa afirmación se “ningunea” al ser humano. Nada de eso, ¿pues habrá algo más complejo en el mundo de la ciencia que los elementos y compuestos químicos? Miren, en la naturaleza todo está sabia y perfectamente en orden, y lo mismo que el universo se halla gobernado por leyes inviolables, las cuales hacen que funcione mil veces mejor que un reloj suizo, también la materia a escala infinitamente pequeña está estructurada y cohesionada bajo fuerzas descomunales.
.
Yo me acuerdo de cuando Doña Alicia, nuestra profesora de química en el instituto, nos explicaba que un tal Dimitri Mendeleiev, a mitad del siglo diecinueve, ya había confeccionado una tabla periódica cuando apenas se conocían algo más de la mitad de los elementos químicos. El hombre realizó un casillero y dijo aquí va el oro, aquí el mercurio, aquí el carbono, etc. Y, cual un acto de fe, iba dejando los huecos vacíos donde debían colocarse otros elementos que aún no se habían descubierto, pero que él estaba seguro de que debían existir con aquellas características. ¡Maravilloso! Pues antes de que existiera la materia misma, ya existían las leyes de la física para que todo este mundo que nos rodea encajase a la perfección. (¿Qué se creían ustedes, que aquí había cabos sueltos?, de eso nada, los únicos seres imperfectos somos los humanos, pues pudiendo hacer sólo el bien, hacemos el mal).

Así que, como les decía, en el citado casillero del ruso Mendeleiev, primera piedra de la actual tabla periódica de los elementos químicos, después del hidrógeno no tenía más narices que estar el helio, aunque éste gas noble fuera encontrado poco después en el Sol. (Anecdóticamente, el helio fue un hallazgo extraterrestre, pues antes de ser comprobada su existencia en la Tierra, fue descubierto por un franchute llamado Pierre en la propia luz del astro rey, ya que cada elemento químico tiene un “código de barras” único que se trasmite a través de la luz).

Por otra parte, la química es la base de la vida. Todas nuestras funciones vitales están organizadas por la química, y cuando con mucha razón decimos que durante gran parte de nuestra existencia no somos nosotros mismos, sino nuestras hormonas que nos gobiernan y nos hacer amar, odiar, llorar o reír, en realidad éstas no están compuestas sino de química pura, de combinaciones de átomos, cada uno de los cuales se conforma como un microcosmos en sí mismo. (Doña Alicia, me acuerdo, para que nos entraran estas cosas en la cabeza, dibujaba los átomos con la tiza en la pizarra como si fueran minúsculos sistemas solares, cuyos electrones giraban a gran velocidad). ¡Es la maravilla de un mundo invisible!
Pero lo más asombroso de todo es el poder que encierran los átomos en sí mismos. ¡Ni nos lo podemos imaginar! Y si no, vean la furia de la energía nuclear: el demonio encerrado en el reactor de una central, produciendo millones de kilovatios por un tubo, ¡baratos!, pero que Iberdrola nos vende por un ojo de la cara; y eso sólo con una reacción en cadena que consiste en “dividir” por la mitad los “pesados” átomos de uranio. Por ejemplo, imaginen que dan un martillazo a una bolita para partirla en dos trozos, y del golpe saltan unas pequeñas chispas. Imaginen que tenemos una cantidad inmensa de bolitas para partir, de manera que el número de chispas será tan elevado que éstas producirán un gran calor. Pues, a groso modo, esa es la fisión nuclear: los átomos están cohesionados internamente de tal manera que liberan ingentes cantidades de energía al “romperlos”.

Existe otro tipo de energía atómica que el hombre, mal que le pese, aún no ha podido dominar: la fusión nuclear, que es la energía de las estrellas. Ésta funciona al revés: uniendo cuatro átomos de hidrógeno para dar uno de helio (ya saben que hidrógeno tenemos mucho y gratis: piensen en el agua de los océanos). De forma que en este proceso, debido a la “resistencia” de la materia a ser transformada, también se libera energía. Imaginen, por ejemplo, que tienen cuatro bolitas y las quieren transformar en una sola a base de aplicarles una gran presión, pero tan grande ha de ser la presión, que de las propias bolas saltan unas chispitas. Imaginen que eso lo realizan con grandísimas cantidades de bolitas, pues el resultado es que saltaran inmensas cantidades de chispas: es la energía que se produce en el Sol. Y cuando una estrella ha consumido casi todo su hidrógeno y lo ha convertido en helio, ésta se apaga. Lo mismo le pasará al Sol dentro de unos pocos miles de millones de años, pero no se preocupen, pues para entonces, todos calvos.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"