INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

29/5/10

La Skyline de Cieza

Vista de Cieza desde el Casón del Tío Perico, en las faldas de la Atalaya
Les voy a decir a ustedes la verdad. Había empezado escribiendo el Pico de la Atalaya de esta semana acerca del posible, y más que probable, destino de las perras que nos van a recortar de los salarios (no se equivoquen, primero son los funcionarios y luego serán otros trabajadores los que verán mermada su nómina), y haciéndome la pregunta de si alguien tienen la bendita inocencia de creer que a ese dinero que nos quitan del pan de nuestros hijos, los políticos de este país van a darle un fin noble, no sé: mejorar la educación, atender la sanidad, crear puestos de trabajo, ayudar al necesitado, abrir puertas a la cultura, proteger el medio ambiente, cuidar el patrimonio histórico…. ¿Qué me dicen ustedes a eso? ¡Que ni jartos de vino!, ¿verdad…?

Por eso lo he dejado. No, porque hay mucha gente que razona con el corazón (no importa en qué lado del pecho tengan su corazón ideológico), en lugar de con la sesera y con el sentido común, y eso es como “la razón de la sinrazón que a mi razón se hace”, que diría aquel manchego.

En fin, que no sigo por ahí, que mejor les hablo de otra cosa; de la “Skyline” de Cieza, por ejemplo. No se asusten, es una palabra inglesa que se puso de moda hace unos años refiriéndose al perfil de los rascacielos de Nuevayork, y que viene a significar, más o menos, “línea del cielo”.

Hay líneas del cielo muy famosas y conocidas, sobre todo por las películas, pero cada ciudad y cada pueblo también tiene la suya propia, no vayan a creer, que lo define paisajísticamente. Aunque hay núcleos urbanos que carecen de ella; no es por nada, sino porque los perfiles de sus edificios, cuando se divisan a lo lejos, no se pueden recortar en el cielo a causa de los cerros y montañas que los rodean, por ejemplo, la Villa de Abarán, entre cristiana y moruna, engarzada en el hermoso Valle de Ricote.

Pero Cieza sí. Cieza, con su casco antiguo asentado sobre la “losa del pueblo”, vista desde algunos lugares, tiene una magnífica “skyline”. Si no, hagan ustedes la prueba: desde el Puente de los Nueve Ojos mismo, o por entre el ramaje de los olmos de la Hoya, miren y verán qué hermosa línea forman el Balcón del Muro, la Ermita de San Bartolomé, la torre de la Asunción, etc. O si se dan una vuelta por el Paseo Ribereño, comprobarán la “skyline” que forman los edificios del casco antiguo. También es digna de ver esta silueta desde el Maripinar, desde la Isla, desde la Ermita o desde Barratera, incluso desde el Argaz. Ya sé que desde algunos puntos no se recorta exactamente con el cielo, pero lo hace con la Atalaya y, como ustedes saben, de la Atalaya, al cielo.

También les tengo que decir que la “skyline” de Cieza, a veces se puede observar desde dentro mismo del pueblo, pues hay edificios que han adquirido cierta solera con el tiempo. No tienen más que pararse en la Plaza de España, por al lado de la Oficina Municipal de Turismo, y disfrutar contemplando la línea de cielo que forma el Mercado de Abastos con la Torre de Cieza y la Torre del Francés, dos de los modestos rascacielos con que quisieron dar al pueblo aires de ciudad moderna a finales de los sesenta; o detenerse por la esquina de la Farmacia del Nono y maravillarse de cómo se recorta contra el cielo el campanilo del Convento (no me gusta en cambio el armatoste arquitectónico del edificio ese de la Erica del Hospicio, no tiene “skyline” por ningún lado).

Pero es más, aunque parezca una tontería, la “skyline” de los pueblos, seña de identidad que permanece en la memoria de sus vecinos o de sus visitantes emocionados, cambia y evoluciona con el tiempo. Yo, en una película del año 1929 (ya les hablé de ella, pues constituye un valioso documento de cuando se inauguró el Mercado de Abastos, con la presencia de autoridades civiles y religiosas y del mismísimo Cristo del Consuelo), he comprobado la línea que recortaba el núcleo urbano de Cieza, visto desde Bolvax o por ahí. Bueno, pues era una “skyline” bastante plana: sólo se divisaba el alzado de la Iglesia de la Asunción, con su torre neorrománica; el Convento y algunas casonas de la Calle San Sebastian que daban a Hontana, como la del Mayorajo. Pero había un elemento de aquella antigua línea del cielo impresionante, que hoy en día ya no existe: el Pino Gómez. Este gigantesco árbol se hallaba en el patio de una casa que había en la Calle Mesones, donde ahora están los Recoveros, y dicen que lo tumbó el viento un día sin provocar ningún daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"