INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

13/3/10

Antojeras

.
En el leguaje vulgar ciezano se llamaba “antojeras” al atalaje propio de la bestia de tiro del carro que, colocado en su cabeza, reducía el campo de visión del animal para que sólo pudiese percibir aquello que estaba delante. Las antojeras, o dicho de una forma más académica: las anteojeras, servían al carretero para mejor conducir los asnos o acémilas de la reata en la dirección deseada, sin que éstos, en su esfuerzo bruto, se dieran cuenta de todo aquello que ocurría tanto a su izquierda como a su derecha.

Por cierto, ¿con quién dirán ustedes que estuve hablando el otro día? Con el Parralo. El Parralo y el Chusco fueron los dos últimos carreteros de Cieza. Cuando las calles del pueblo aún no estaban tan plagadas de coches como ahora, que casi no se puede circular, ni mucho menos encontrar dónde aparcar, los carreteros ofrecían su medio de transporte para llevar materiales de construcción y otras mercancías de un lugar a otro. Normalmente iban de pie sobre la rabera de su carro, sujetando con la mano las bridas o ramaleras de la bestia de varas, la cual, en su trotecillo alegre, no dejaba de repicar los cascabeles de sus arreos.

Y hablando de “antojeras”, las ideologías cerradas y los credos integristas, de alguna manera impiden ver con sentido común más allá de nuestras narices. Les cuento: el otro día regresábamos de la Esquina del Convento, de la manifestación esa en contra de la nueva “ley del aborto”, pues a veces no queda más remedio que decir “no en mi nombre”; ya que ciertos gobernantes, argumentando la supuesta aquiescencia que les otorga el voto cuatrienal, son capaces de avocar una sociedad a la iniquidad de la guerra o a la inmoralidad de matar “en plazo”, como si no tuviera la menor importancia, fetos humanos; es más, tomando a las personas libres como tontas de remate, pretenden vendernos cual un derecho liberador para la mujer la potestad de decidir sobre la vida o la muerte de su propio hijo cuando lo lleva en sus entrañas, echando sobre su conciencia el oprobio de una mala acción.

Y aun siendo tales actos contrarios al derecho natural, pues cualquier individuo mínimamente socializado posee una noción básica sobre el bien y el mal, hay personas que se dejan conducir fácilmente a través de las consignas ideológicas (no olviden que los votantes del nazismo hitleriano empezaron dejándose convencer de que “no estaba mal” eliminar de la sociedad a los idiotas o subnormales profundos). De modo que, como les decía, el otro domingo, en nuestra pacífica retirada bajo la llovizna pertinaz, me topo con una persona enfrascada mentalmente en la posición contraria. Yo sé que a ella, como a mí mis padres, los suyos le enseñarían a discernir entre lo que está bien y lo que está mal (fuera de los discursos de izquierdas o derechas o de creencias religiosas o posiciones ateas). Pero las antojeras de la ideología, de cualquier ideología, son capaces de polarizar las ideas y el juicio personal en un solo sentido: en el que marca el líder de turno según su conveniencia.

La persona entonces, en pleno Paseo, optó por defender su posición ideológica con un buen ataque: “¡estoy a favor de la ley porque las que se acuestan con los curas sí pueden abortar!” (Bueno, en lugar de “se acuestan” dijo otra palabra más soez).

Como comprenderán, no merece comentario alguno: la frase ya lleva su calificativo intrínseco. Pero estoy seguro de que si esta misma noche, lo mismo que Pablo de Tarso cayera del caballo cuando iba camino de Damasco persiguiendo a los cristianos, a su líder ideológico se le apareciera el Arcángel San Gabriel y le hiciera caer de la burra, ella, en veinticuatro horas, también cambiaría su criterio acerca del execrable matarile legal de seres humanos en gestación.
.

1 comentario:

  1. Anónimo16/1/11 4:57

    Me gusta tu comentario .Estoy completamente de acuerdo.¿Quien dijo que abortar a futuros hijos de sacerdotes no sea un crimen? Pero con razonamientos de esta índole no podemos .¡Que cerrazon!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"