INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

13/10/09

El Capitol: una demolición anunciada


.
Derribo del Cine Capitol, que fuera orgullo de los ciezanos
Era algo que ya sabíamos, que se comentaba, que entraba dentro de nuestros temores, que era incluso lógico el pensarlo: que la reforma del Capitol pasaba por destruir el hermoso teatro de nuestra memoria. Pero transcurrían los años y creíamos que tal cosa nunca iba a llegar. Criticábamos, eso sí, el hecho de que el Capitol permaneciera abandonado y siendo objeto del incumplimiento de repetidas promesas de reformarlo, pero en el fondo estábamos seguros de que, mientras tanto, ahí adentro seguían a salvo el majestuoso patio de butacas, el gran escenario tras el telón, las plateas, el entresuelo, principal y sus lujosas lámparas del techo; y que permanecía, fantasmal, su cantina, su guardarropía y su gran sala de espera, decorada en nuestro recuerdo con cuadros de ciudades europeas bajo la lluvia. El Capitol fue un lujazo de teatro para varias generaciones de ciezanos, hoy cuarentañeros en adelante.

Nos hacíamos vanas ilusiones de que no se atreverían a tocar la sala original del cine, construido orgullosamente por los Martinejos en la década de los cincuenta. Queríamos pensar que sería una reforma respetuosa con lo que este teatro significó para Cieza, que abrirían las puertas de emergencia reglamentarias, que reforzarían la cubierta, que sanearían la estructura principal del edificio, que adecuarían éste con todos los adelantos técnicos de hoy en día, que sustituirían las butacas por otras homologadas, que colocarían modernos sistemas de proyección, de sonido, de calefacción, de aire acondicionado, etc. Y manteníamos, ¡qué ilusos!, la inocente esperanza de que un día volveríamos a ver películas y funciones de teatro en el Capitol, en el de siempre, en el que hemos vivido la emoción de mil historias.

Pero no. Ya nada será igual a lo que era. Los proyectos técnicos de transformación del Capitol han sido elaborados lejos de aquí y no hay en ellos lugar para la añoranza ni mucho menos para el sentimiento pueblerino de poseer en su día el mejor cine y el de mayor aforo de toda la provincia. Aunque quizá esto sea lo más adecuado, que el cirujano meta el bisturí sin que a él le duela en el alma el amor por el paciente.

De modo que estos días he visto la máquina voraz destruyendo todo por dentro: el tejado, el maderamen de colañas, el cielo raso, los espacios de las butacas, las salas de espera y, entre un revoltijo de cables, hierros retorcido y maderas, el orgullo roto del Capitol. ¡Hasta la famosa viga, leyenda de una obra bien hecha…! Por lo visto van a dejar sólo el cascarón, la fachada, lo que menos interés tiene del cine. Luego, en aras de la modernidad y de las tendencias actuales en este tipo de edificios multiuso, levantarán un nuevo teatro más pequeño y otros espacios adaptables a las necesidades modernas. Pero nunca será el lujoso cine de los sesenta y los setenta, cuando entrábamos en la Sala de butacas con el mismo respeto que se entra en las catedrales. No. Nada será igual, lo mismo que nosotros, los de entonces, que quizá tampoco seamos ya los mismos.

Viendo ahora cómo la máquina reduce a escombros este entrañable lugar, construido en su día para los sueños (en el solar de un anterior cine de verano: el Delicias), me han venido a la cabeza dos interrogantes: uno es cuándo fue la primera vez que vi una película de cine, que no estoy seguro de si fue en el Galindo, pues con mi abuelo, que le gustaba llevarme de la mano a conocer el mundo cuando aún no levantaba cuatro palmos del suelo, recuerdo haber visto toda la filmografía de Joselito (que a lo mejor entonces yo ni pagaba entrada, por lo zagalucho que era y porque mi abuelo tenía amistad con Bartolo el Chulo, el portero). Al Capitol más bien me solía llevar mi padre, a principal, por aquellas interminables escaleras, que él las subía de dos en dos.
.
La otra pregunta que me he hecho ante esta demolición anunciada es: a qué suceso ocurrido en Cieza se puede comparar el derribo de la magnífica sala del Capitol. Y creo que, echando la vista atrás y remontándonos en el tiempo, a lo único que podemos comparar esta pérdida irrecuperable para muchos ciezanos (porque lo exigen los tiempos en que vivimos, nos han dicho los entendidos; qué le vamos a hacer…) es a la tala de los pinos del Paseo de Marín Barnuevo en el año 1939, según la memoria de nuestros mayores. Fíjense ustedes si fue trascendente aquello, que el propio alcalde, Antonio Pérez Gómez, publicó un bando excusándose ante la población por haber mandado cortar los pinos y retirar la verja que rodeaba del Paseo. Aunque, lo mismo que ahora el derribo anunciado del Capitol, aquel hombre ilustre lo justificaba como una necesidad de transformación del pueblo.

1 comentario:

  1. Para quien no sea de Cieza (Murcia) deciros que teniamos un Cine Teatro que era una autentica matravilla, posiblemente entre los mejores de este pais, y eso en una ciudad de menos de 40000 habitantes. El Capitol de Cieza podía servir incluso de ópera, de hecho le gustó tanto al actor Tony Leblanc (recientemente fallecido) que dijo que si tuviera ruedas se lo hubiera llevado.
    Tenía confortables y mullidas butacas, su techo tenia hermosas lamparas de cristal tipo araña, una grande en el centro y cuantro identicas pero mas pequeñas a los lados. Arriba estaba la otra zona de butacas, y para descansar si habia algun intermedio entre peliculas o bien esperar para entrar a verlas, habia una enorme sala con comodos sofás de color azul. En esa sala tambien se encontraban los grandes letreros que anunciaban las peliculas, allá por los años 80.
    Es de esa época de la que yo hablo, de los años 89, cuando se podian ver dos peliculas diferentes por poco dinero, incluso se podia repetir. Eran años de esplendor para una maravilla arquitectonica que unos impresentables llamados politicos, en este caso el PP de Cieza con Antonio Tamayo como alcalde. Esta gente no consultó con nadie y nunca se preocuparon de reformarlo. Yo tengo la teoría de que aqui ha habido un caso de clientelismo, porque no puedo entender que no se quiera reformar una hermosa obra arquitectonica y cultural que era el orgullo de Cieza, para hacer una autentica porquería, como es lo que se ha hecho ahora. Hasta las butacas son feas, parecen butacas de cine de verano, nada que ver con la majestuosidad de nuestro cine Capitol.
    Pero pienso que el pueblo de Cieza tambien es bastante culpable, por no haber impedido su demolicion. Ahora ya no tenemos nada, solo el recuerdo de aquel hermoso cine que tanto llenó mis tardes de domingo.
    JM

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"