INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

21/12/17

Gente corriente

 .
Peñón de Antonio, Almorchón
Yo tengo un amigo que hace muchos años corría. Se pasaba horas y horas entrenando, de día y de noche; luego iba a los pueblos donde organizaban carreras pedestres y se dejaba la piel corriendo para ganarse, además del trofeo, que su madre colocaba en el mueble de comedor, unos durillos con los que ir tirando. Mi amigo tenía una novia que apenas se había sacado el graduado escolar, o como se dijera entonces; la muchacha, pequeñota, de cuerpo achaparrado y graciosica de cara, trabajaba en el campo y en los almacenes echando más horas que un reloj, cuyos empresarios se escaqueaban de cotizar a la Seguridad Social. Él, que tampoco tenía estudios por falta de oportunidades (o porque en su familia nunca hubo ambiente de estudiar, que eso también es decisivo), se había comprado un coche de segunda o tercera mano, con el que se desplazaba a correr a los pueblos, aunque a veces se averiaba y había que empujarle o echarlo a rodar por una cuesta abajo para que arrancase. Además del deporte, mi amigo, que era de baja estatura y con calvicie temprana (se gastó en “abrótano macho” lo que no está escrito), trabajaba en lo que le salía: en la fruta, descargar camiones en la Cooperativa o de peón en la construcción, pero siempre en empresas de poco pelo que pagaban tarde y mal, y con contratuchos temporales, al término de los cuales lo mandaban al paro antes de que adquiriese derechos.

Un día me contó mi amigo que la mayoría de las veces quedaba en segundo puesto en las carreras de los pueblos, lo cual, pienso yo, demostraba que era bueno corriendo, pues entre cientos de participantes, el segundo, si se repite una y otra vez, aquí y allá, es claramente un ganador. Sin embargo me confesó que a las tres menos dos aparecía un fulano entre los participantes que se llevaba el triunfo de hilo. Pero que para más inri (y eso era lo que peor llevaba mi amigo), el fulano solía ser alto, guapo, de melena yeyé, con un coche envidiable: un R-8TS, un R-5 Copa o un Seat 124 Sport…, y con una novia estirada que estaba buenísima.

Cuando mi amigo se casó se tuvo que dejar la afición del deporte, porque llegaron los churumbeles y había que apechugar con las obligaciones. Probó en varios oficios y al final se colocó en un tallerzucho donde fabricaban un producto que estaba llamado a desaparecer, y, tras unos años de sueldo para ir sobreviviendo, porque la mata no daba para más, se halló un día presa del paro con más de cuarenta años, que eso en esta sociedad tiene muy mala pinta: los empresarios los quieren jovencicos y con experiencia, pero indefectiblemente jovencicos. Entonces él, harto de dar tumbos, se aventuró en un autónomo, que es la peor solución que puede tener un trabajador en este país. Trabajaba como un negro pero sin poder sacar los pies de las aguaderas, ya que todo eran gastos, impagos de clientes y, si se descuidaba un poco, sanciones de Hacienda.

Mientras tanto, la mujer hacía jornadas extenuantes en los almacenes de la fruta, a veces hasta caerse al suelo después de 15 horas de pie (tenían que tomar analgésicos para poder aguantar semejante barbaridad un día y otro día), mientras que la empresa, vulnerando a las claras la legislación laboral, cosa que le constaba muy bien a la Inspección de Trabajo, les cotizaba menos de un 20% del tiempo real trabajado. (Un día en que la mujer de mi amigo y dos compañeras más le pidieron al empresario que, por favor, les cotizase todos los días y todas las horas trabajados durante el mes, éste les hizo ver que la puerta estaba abierta).

Mal que bien, luchando en la vida, pudieron comprarse un pisico mediante una hipoteca; y lo que es más importante, con muchas privaciones, pudieron darle estudios a los hijos: el uno hizo un módulo de FP, la otra una diplomatura, y el más pequeño le tiró la cosa militar.

Un día mi amigo, agobiado por las pagamentas y la poca ganancia, se lo pensó y se dio de baja en el autónomo para mendigar un empleo cualquiera en el régimen general (alguien le hizo el favor de contratarlo de guarda de noche de unas instalaciones, con la condición de cesarlo a los seis meses y que tuviera acceso al llamado “subsidio de prejubilación”, ya que a su mujer, hecha polvo de dejarse la salud en los almacenes, le habían reconocido la incapacidad permanente total, pero como habían cotizado por ella una miseria, percibía una pensión de cuatro duros).

No obstante, él había pensado mejorar sus ingresos haciendo trabajillos en negro, nada del otro jueves; y le salió alguna cosica, pero tenía miedo por si lo pillaban. Hasta que un fulano se aprovechó de él y le dejó a deber una púa gorda; pues el tal se estaba haciendo un chalé en la playa con “sogas de ahorcao” y, cuando mi amigo le había realizado los servicios, el tipo le amenazó con denunciarlo para no pagarle.

Mi amigo se jubilará un día de estos, aunque no podrá llegar a cobrar el 100% de la exigua “base reguladora” por falta de cotizaciones. Sin embargo gente como él y su mujer, sin éxitos aparentes en la vida, es la que hace que este país funcione todos los días.
©Joaquín Gómez Carrillo

(Publicado en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"