INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

29/2/16

Miedo

.
Astorga (León), Palacio episcopal, obra del genial Antonio Gaudí
En otro tiempo ocurría que las personas pacíficas tenían cierto temor a los delincuentes, y estos a su vez temían a la justicia; de forma que existía una especie de “equilibrio” entre las víctimas, o las víctimas potenciales, los malhechores y la intervención de la autoridad, cuya sola presencia imponía respeto a todos. Pero ahora la cosa ha cambiado de forma sustancial: los trasgresores de la ley temen bastante menos, o no temen nada, la acción de la justicia y mucho menos al ejercicio policial de la autoridad (es lo que tiene la libertad mal entendida). De modo que se ha roto el “equilibrio”. Lo cual supone más “miedo social” entre las personas de bien a ser agredidas o molestadas en su vida normal.

El caso del fulano ese que agredió estos días atrás, de forma bárbara, a un pacífico ciudadano por defender este el buen uso de un parque público de nuestro pueblo, eso clama al cielo; sin embargo no es nada nuevo. Es una desgracia el que haya en esta sociedad gente tan violenta y de tan mala índole, pero es lo que hay. Roguemos a dios que no tengamos ningún conflicto –de forma involuntaria– con personas de semejante ralea.

Entonces, ¿qué debemos hacer?: ¿no sacar la defensa por nada?, ¿no llamar la atención a nadie que se esté comportando incívicamente en nuestra presencia?, ¿no prestar ayuda a quien se halle sufriendo agresión, menosprecio o avasallamiento por parte de individuos que no respetan las cosas ni las personas?, ¿tenemos que hacer la vista gorda?, ¿apartarnos?, ¿ahuecar el ala?, ¿seremos de alguna manera, por miedo a meternos en camisa de once varas, cómplices tácitos de quienes estropean la normal convivencia social?

A Don Quijote lo inflaban a palos también por salir en defensa de los oprimidos, de los cautivos, de los indefensos o de los menesterosos. Pero Don Quijote no sentía miedo porque su ser pertenecía a otro mundo, al de las ideas, donde no existe el temor humano. Cuenta el libro que cierto día, cuando el caballero oyó los gritos de un muchacho que estaba siendo agrediendo impunemente, no se escabulló por otro camino no fuera a ser que se metiera en un fregao sin comerlo ni beberlo, no; Don Quijote, valientemente, se fue derecho hacia donde venían los lamentos; allí se encontró con que el rico Juan Haldudo, un menda lerenda de mucho cuidao, estaba azotando al pobre Andrés de manera inhumana (la criatura estaba amarrada a un árbol y con el torso desnudo). Entonces el hidalgo conminó al agresor a que depusiera inmediatamente su actitud, y no le valieron prendas al maltratador sus falsas acusaciones contra el pastorcillo. Así que Don quijote puso las cosas en su sitio mediante juiciosas razones de caballero (obviamente, no había lugar a presentar denuncia ante la “santa hermandad” de aquel delito flagrante que se estaba cometiendo en mitad de un descampado). Aunque la lástima fue que el bandido de Haldudo no era caballero, sino un vulgar mangarrián con dineros y poca humanidad hacia el desdichado Andrés, y mintió como un bellaco prometiendo que lo iba a dejar en paz. Mas quiso Cervantes, en su burla literaria contra la vocación caballeresca de libro de caballería de su personaje, que una vez ido Don Quijote, el malvado continuara propinando una soberana tollina al muchacho.

Pero en nuestros días ya no hay lugar para quijotes (“se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma del desierto…”), y pocos se atreven a dar un toque de atención al infractor ante conductas antisociales o delictivas. Si alguien dice a alguien: “oiga, coja esa cosa de su perro que ha dejado en la acera”, alguien se puede llevar una fresca, porque en su terreno, los caraduras ganan a los prudentes; si alguien advierte a algún zagal: “nene, deja el arbolico del jardín, que te lo vas a cargar”, alguien puede tener que tragarse una respuesta descarada del gamberrete que ya apunta maneras, cuando no un insulto del progenitor, en su caso. Y no digamos ya si el asunto es de mayor calado y, por meterte a redentor, te chupas una agresión física, como el pobre lituano por hacer una defensa del sentido común. En resumidas cuentas, que hay un comprensible miedo a ponerse uno en evidencia.

  Pero esto no debe de ser así; desde lo más leve hasta lo de mayor gravedad, aparte de denunciar donde proceda, hay que advertirlo al infractor; de lo contrario, la convivencia social y la calidad de vida se resiente y se tambalea, mientras lo maleantes campan por sus respetos.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 27/02/2016 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"