INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

24/11/15

Una de médicos

.
Por montañas y valles suizos
Resulta que al hombre, una mañana que andaba ligerico camino del trabajo, le cascó un pinzamiento de no te menés en la columna y se le quedaron atascadas las bisagras de los riñones. Mas como pudo, llegó a su empresa y se enganchó. Sin embargo, horas después tuvo que pedir que lo llevaran en un auto al centro de salud porque el dolor era insoportable. (Esto que les cuento ocurrió hace unos años a mitad de enero; tomen nota).

El médico de familia, con muy buen criterio y fiel al protocolo, le mandó reposo en cama dura, antiinflamatorios y relajante muscular, y una placa para cerciorarse mejor de aquella presunta lumbalgia (aunque en la radiografía, vista a mano alzada contra la luz de la ventana, no se advertía claro el asunto). Mas al cabo de un mes, porque esas dolencias se presentan de golpe y porrazo, pero tardan un montón de tiempo en curarse, la cosa no había mejorado sustancialmente. Entonces el doctor de primaria decidió remitir al hombre a un especialista. “Anda y que te vea el trauma”, le dijo.

En el mostrador, la cita no se la pudieron dar sino para dentro de otro mes y pico después; mientras tanto el hombre maleaba y acudía al trabajo como dios le encaminaba. Por fin, ya en abril, lo vio el traumatólogo. “¿Lo tuyo es invalidante?”, le preguntó nada más entrar a la consulta. “Pos mir’usté, no...”, respondió el hombre con franqueza, ya que lo que era andar, andaba; con dificultad, pero podía moverse. “Vale, sigue con antiinflamatorios y pide nueva cita y tráeme una radiografía.”

Con la cita en rayos no hubo problema, ya que la del especialista se la dieron para dos meses después (los ordenadores ordenaban que no podía ser antes; “¡imposible!”, aseguró la chica). Mientras tanto, el hombre siempre llevaba ahí clavado el dolorcico torturándole; ni podía estar mucho tiempo de pie ni mucho tiempo sentado ni podía darse sus caminatas, otrora habituales..., ni hacer la vida corriente de antes del jodío pinzamiento.

A primeros de julio, ya que le aplazaron por dos veces la cita porque el doctor tenía congreso o no sé qué puñetas, el hombre se presentó de nuevo en la consulta con la radiografía en la mano, pues las placas aún las hacían en celuloide y te las daban en un sobre sepia. (Había la creencia de que con las zonas oscuras o veladas de las radiografías se podían contemplar los eclipses de sol, pero las autoridades sanitarias advertían a través de los medios que eso no era bueno y que uno, cual el terrible vaticinio los curas de antes por otros motivos, se podía quedar ciego si lo hacía). El trauma, que lo cogía de las manos y le hacía ponerse de puntillas como si fuera a bailar el vals de los cisnes, le volvió a preguntar lo mismo que el primer día: “¿Lo tuyo es invalidante...?” Al hombre le mosqueó contestar de nuevo que no, pues lo mismo que Lázaro cuando se lo mandó Jesús, él andaba. El galeno sacó la radiografía del sobre y la colocó sobre una pantalla que había en la pared para observarla al trasluz. “Aquí no se ve nada”, aseguró. No obstante, le cambió la medicación y le dijo que volviese en un mes. Más para entonces, ya metidos en agosto, había otro especialista y, como el hombre insistió que el daño lo tenía de forma permanente y la calidad de vida se le había deteriorado, aquél decidió mandarle una resonancia. “Te vas a hacer una resonancia y cuando la tengas, pide cita de nuevo”. (El hombre había dejado ya de tomar pastillas por hartazgo).

Donde daban las citas para las resonancias no había nadie. El hombre preguntó y le dijeron que volviera en setiembre, porque quien tenía que darle la cita estaba de vacaciones. A ver, la cosa era bien sencilla: una persona tenía el cometido de citar para las resonancias; se había ido de vacaciones y nadie podía dar las citas. De modo que el hombre volvió en setiembre y consiguió cita para mitad de octubre; antes no podía ser. (Las resonancias se hacían entonces en un camión que paraba en el patio trasero y, durante unos días, prestaba el servicio; luego se iba a otro lugar).

Cuando faltaba una semana para la fecha, al hombre le llamaron por teléfono y le aplazaron la cita para otra semana después; y cuando de nuevo faltaba un día, le volvieron a llamar y se la atrasaron para cuatro días más tarde. A finales de octubre consiguió entrar al “tubo”. Pero la cita para el traumatólogo no pudo ser sino a mitad de diciembre. Antes no había hueco.

Llegado el día por fin, el hombre entró contento a la consulta, no tanto por haber conseguido aportar los resultados de la resonancia, sino porque la dolencia había remitido sola a los 11 meses de marear la perdiz. “¿Lo tuyo es invalidante?”, le preguntó sin embargo el médico a bocajarrro, con la vista enredada en los papeles del historial.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 21/11/2015 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

2 comentarios:

  1. Sangrante, real, ocurre a diario y mientras nos ocupamos en ver como va el Madrid o el Barcelona. Muy triste!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"