INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

2/11/15

Tengo una cita

.
Monumento al donante y, al fondo, el Pico de la Atalaya
Recuerdo que era por la mañana, entre las diez y las once; con la sala de espera abarrotada de gente y todo el mundo conversando en plan mercado (no en plan iglesia, que es como se debe hablar en los centros médicos, sino en plan mercado, ¡hala!); por los altavoces rogaban silencio a menudo, pero que si quieres a Ros, Catalina. Hasta que por fin, después de tres cuartos de hora con la cagaíca de la paloma en la mano, nos llamó la enfermera. Entonces un médico que no apartaba la cara del ordenador, dijo con desgana: “A ver...”, y le puso al hombre la palomina sobre el antebrazo para comprobar qué pasaba. No pasó nada, pues el hombre no tenía alergia a las cacas de las palomas porque había estado toda su vida en contacto con las aves de corral. Mas el alergólogo, o lo que fuera aquel jovenzuelo que estaba mal sentado en el sillón de detrás de la mesa, nos dijo que pidiéramos nueva cita y que le que lleváramos un higo. “Vamos a probar con el higo”, concluyó, mirando el ordenador como si tuviera envisque.

Luego, en el departamento de citaciones estuvieron escrutando las pantallas de los ordenadores cual si buscaran liendres, pero nos comunicaron que no quedaban huecos y que debíamos estar al tanto en un par de meses, cuando se abriera de nuevo la agenda. Para entonces, con suerte, volveríamos a regresar con el higo, a ver si el hombre, que llevaba toda su vida junto a las higueras y subiéndose a ellas a coger brevas con un cesto de pleita, presentaba alguna reacción alérgica a este fruto, o al árbol que maldijo Jesús cuando iba camino de Galilea con más hambre que el que se perdió en la isla y no halló un mísero higuico que echarse a la boca. (En realidad, el hombre, días después, hubo de gastarse las perricas en otro galeno de paga, más avezado por cierto, que le solucionó el problema en un pispás, pues la cosa al parecer se la producía un medicamento de los que estaba tomando; se lo retiró y “muerto el perro, se acabó la rabia”).

Pero no estoy por la labor de criticar aquí el poco tino de aquel facultativo que tanto le absorbía la pantalla de su ordenador; ni el que le hiciera al hombre aportar sustancias extravagantes y “sospechosas” con el fin de sacar en claro la causa aquellos sarpullidos; ni, por supuesto, que no supiera estar sentado en el sillón de su consulta. No. Sin embargo pretendo llamar la atención sobre el tiempo que en general nos obligan a gastar los médicos con las citas. ¿Es que no se podría adoptar otro sistema para no hacer perder tantas horas de trabajo a la gente? ¿Es que no podría haber otra manera más racional para dar las citas de las consultas y de las pruebas sin que el sistema laboral se vea tan perjudicado? A ver, considero que hay pacientes jubilados, parados, en la baja, o que no tengan nada que hacer por otras causas, y les dé igual pasarse las mañanas enteras “de médicos”. ¡Pero hombre!, hay quienes trabajan y eso se debería tener en cuenta; el trabajo hay que respetarlo. ¿Cómo queremos que este país progrese, si no ponderamos el trabajo? Una de las causas de la caída del imperio romano, aparte de por no conocer el número cero, fue porque tenían en muy poca estima el trabajo (¡que trabajen los esclavos!, decían; y cuando ya no había esclavos porque sus legiones habían dejado de guerrear, conquistar naciones y someter pueblos vencidos, se derrumbó el imperio).

Bueno, pero ciñéndonos al tema; también está el asunto de los acompañantes necesarios de los pacientes, perdiendo un montón de horas en sus empresas, bien para llevar una cagaíca de palomo, bien el higo o lo que sea. El caso es que tú les dices: “¿me pued’usté dar la cita por la tarde, o a primera hora, o a última, que es que me viene mu mal salirme del trabajo a media mañana...?” Pero no hay nada que hacer, te ponen la cita a las 11’50. Entonces tienes que abandonar el puesto de trabajo en el momento que más actividad hay, al menos un cuarto de hora antes para te dé tiempo a desplazarte y aparcar el coche, que no es fácil; llegas a la consulta y, cuando se asoma la enfermera, le enseñas el volante y ella te dice que ya te llamará. Pero dan las doce y media y la una y todavía no has entrado porque la cosa va lenta. Luego, cuando te toca por fin, resulta que el médico apenas te mira, porque en realidad estás bien; lo que pasa es que son citas de revisiones protocolarias y tienes que picar billete cada poco tiempo. (Ni que decirse tiene que cuando vuelves a la empresa, después de buscar aparcamiento con el coche, han pasado dos horas desde que te fuiste, o más; a veces sólo para un trámite de puro protocolo).

La cuestión es que hay que acudir a los médicos cuando hace falta, pero también hay que trabajar, y eso alguien debería ponerse a pensar en hacerlo compatible.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 31/10/2015 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"