INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

2/10/15

Refugiados sí, pero bien

.
"Disculpe el Señor, se nos llenó de pobres el recibidor"
En Cieza ya tuvimos que acoger a un buen número de refugiados cuando la Guerra Civil. Este era un pueblo de retaguardia y cuando las tropas rebeldes avanzaban en los frentes, las autoridades de la República tenían que evacuar a muchas familias hasta zona segura. Pero entonces era distinto: en todo el país había una economía improvisada, de guerra y miseria (en Cieza hasta se llegó a emitir “papel moneda” con el fin de espantar el fantasma de la necesidad). Así que aquellas personas, que en muchos casos venían con lo puesto, eran alojadas de urgencia en las casas más grandes del pueblo, para poder compartir con nosotros, al menos, “un sitio junto al fuego”. Tan buen recuerdo se llevaron luego de aquí, que en el Puerto de Sagunto existe hoy en día una plaza con el nombre de Cieza, en cuya placa se aprecia la silueta del Pico de la Atalaya y el Castillo.

Mas esto que se avecina es otra cosa. ¿Se acuerdan de aquella canción de Juan Manuel Serrat que decía “Disculpe el señor, se nos llenó de pobres el recibidor...”? (El elepé se llamaba “Utopía”, pero la canción más bien era una “profecía”, y ahora están llegando los tiempos de su cumplimiento). Ahora los pobres y damnificados por las guerras en sus países, han puesto la esperanza en la rica Europa y están llegando en tropel. Alemania, hay que reconocerlo, ha tenido un gesto pionero en la persona de su cancillera, demócrata cristiana, y en cuatro días se le “ha llenado de pobres el recibidor” con pancartas de “Merkel es nuestra madre”. Y claro, la mujer se ha visto obligada a echar el tablacho; porque ni Alemania ni otros países de la Unión Europea están dispuestos a dejar entrar tal cantidad de “pobres”, que no tengan dónde meterlos y se vean en la necesidad de construir campos, como en el Líbano, en condiciones precarias.

No, miren, aquí (y hablo ya de España) hemos de acoger a los refugiados que vengan, o que nos asignen por cuota, pero bien acogidos. Y ello comporta, no sólo el manifestar en los foros públicos una voluntad solidaria, caritativa, justa, generosa y, en boca de algunos políticos, hasta demagógica, sino que vamos a la práctica, a la dura realidad: acogimiento, ya, y prepararnos para ello, ya también. ¿O es que se les va a dejar a la buena de dios para que acampen como puedan ahí detrás del Mercadona? ¿Saben lo que hizo la Unión Soviética con los “niños refugiados españoles” del treinta y seis? Pues no sólo se les daba clase en español y se les enseñaba lengua española, sino que tenían como asignatura “Historia de España”. Porque el estatus de “refugiado” difiere bastante del de simple “migrante”. Aquí al inmigrante norteafricano mayormente, al “moro”, se le trata con bastante indiferencia (allá te las arregles tu solico), y cuando va a la administración o al médico, lo único que hacemos es hablarle más fuerte, para ver si así entiende el español, cuando en realidad no es cuestión de “volumen” y el pobre anda más despistado que una cabra en un garaje.

Pero al refugiado, no le empuja la miseria económica (aunque en muchos casos también), sino las calamidades de las guerras y los desastres de las políticas injustas y opresivas con la población en sus países de origen. ¿Cuánto dura ya el conflicto ese de Siria, y quién le vende armas sin parar a los dos bandos...? (Porque ahí no se sabe quién es peor, si el régimen gubernamental, déspota y trasgresor de los derechos humanos, o los rebeldes integristas, con su maldita “yihad”, cuya opción más “benevolente” con los cristianos es darles un plazo perentorio para su conversión al Islam o de cortarles el cuello). De modo que estas que están llegando a Europa por millares son personas que, aparte de buscar un futuro en paz y mejor, al que todo el mundo tenemos derecho, huyen de situaciones de terror, dejando casa y hacienda en la mayoría de los casos.

Es por lo que debemos empezar a pensar, primero: que hay que facilitarles vivienda (¿cómo?, ¿dónde?; donde sea y al coste económico necesario); segundo: cobertura médica total (habrá que contratar más médicos o el sistema se precarizará); tercero: enseñanza, escolarización de todos los menores con clases en árabe (contratación de profesores que dominen dicha lengua y adquisición de textos y material adecuado, así como ampliación de infraestructuras para evita hacinamiento); cuarto: traductores, habrá que atender en árabe o en el idioma que precisen, tanto en la administración, como en el médico, etc.; y quinto, lo más importante: subsidio para todos, ¿o es que vamos a dejarlos que pasen hambre, que mendiguen en los contenedores o que anden por ahí a la pillada...?

Pues ech’usté las cuentas, señor Montoro. Eso, y muchas otras cosas, hay que empezar a preparar ya, o se nos “llenará de pobres el recibidor”.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 26/09/2015 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"