INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

11/8/15

Cieza atractiva II

.
El paseo (sin nombre), un hermoso eje del centro de la ciudad, Cieza
Ya les expuse anteriormente unas cuantas ideas en relación con la necesidad de darle a este pueblo mayor atractivo, de cara a los turistas que nos visiten y de cara a los mismos ciezanos, amantes de nuestro pueblo. Ideas como la peatonalizar el Puente de los Nueve Ojos, la de cambiar el itinerario de los descensos en barca por el río para beneficio de Cieza, la de mejorar el paseo ribereño con una cafetería en el Molino, la de revitalizar el casco histórico, la de acondicionar el collado de la Atalaya o la de optimizar el convento de las Clarisas para uso público. Eso sí, siempre bajo las premisas de cuidar al máximo la limpieza y el embellecimiento del entorno urbano y los alrededores. No podemos pretender avanzar en ese sentido si el pueblo está sucio. Y estoy convencido de que la causa principal es la dejadez y la poca conciencia de la gente; aunque hubiese un ejército de barrenderos, no bastaría para ir detrás de todo el que va tirando cosas al suelo, del que deja la basura fuera del contenedor, del que ponen al perro a mear en cualquier parte de la vía pública, etc. Creo que la solución viene por educar en el respeto a los demás, concienciar de que los espacios públicos son de todos, incluso del que los maltrata y ensucia, y, en último extremo, sancionar los comportamientos incívicos. Pero es cosa seria el mantener una ciudad limpia. Si no logramos eso, vamos mal.

En cuanto a las ideas para aumentar el atractivo de Cieza, sé que algunas son un tanto arriesgadas y que, así de buenas a primeras, pueden parecer costosas, controvertidas o hasta inviables. Pero a veces los cambios cuestan y los gobernantes deben ser un poquito visionarios a la vez que prácticos. ¿Saben qué cosa fue en su momento criticada al máximo por los parisinos y muchas gentes de “buen gusto”? La Torre Eiffel. Y fíjense que es ahora el mayor orgullo de la capital francesa y el icono más aceptado y divulgado mundialmente de Francia.

Miren, cuando alguien aquí con visión de futuro decidió abrir un espacio público longitudinal en la orilla del río (lo que conocemos como “paseo ribereño”), muchos fueron los que pensaron que eso era una idea equivocada, un atentado al medio natural y un proyecto costoso por la cantidad de expropiaciones que contemplaba; y aún otros decían que iba a ser la primera fase para urbanizar el Estrecho y el Argaz. Pero nada de eso fue, sino que ahora todo el mundo acepta y es consciente del beneficio que esta vía pública comporta para los ciudadanos. Es de lo mejorcico que tenemos, y aún podía estar más arreglado y atractivo.

Igualmente, cuando hace unos cuantos años decidieron ensanchar las aceras del paseo y colocar farolas y bancos (como se encuentran en su estado actual), mucha gente estaba en contra y lo criticaba (algunos con el estúpido argumento de que con las nuevas dimensiones de la calzada impedía estacionar en doble fila), en cambio, después se ha visto que es algo positivo y que mejora la movilidad peatonal del centro, por lo que da más gusto desplazarse andando y dejar el coche en su sitio. (Ese también debe de ser un objetivo: abandonar la costumbre de ir montado en el auto a todas partes y utilizar cada vez más el “coche de San Fernando”, que es bueno para la salud, el medio ambiente y el bolsillo). Pero en relación con el paseo (lo pongo en minúscula porque es nombre común, pues le quitaron los nombres propios que ha tenido: “de Marín Barnuevo” y “de los Mártires”, y lo han dejado sin nombre (yo propongo el de “Arrancaores de esparto”: “Paseo de los Arrancaores de Esparto”, en honor a los hombres que, con su penoso trabajo en el monte, formaban el primer eslabón de la cadena en la industria de la espartería). Pues en relación con este hermoso eje del centro de la ciudad, quiero aportar una idea nueva: Unirlo peatonalmente con la acera de la izquierda, según se mira desde la Esquina del Convento hacia abajo. Conformar un espléndido espacio al mismo nivel que dé mucha más vida y vistosidad al paseo y calles contiguas, ya que los centros urbanos ganan mucho cuando se saca el tráfico y son recuperados para el uso peatonal de la gente, los comercios y las terrazas de los bares.

En cuanto a las plazas de aparcamiento que se pierden, se puede habilitar el gran solar de la manzana de Cocodrilo como estacionamiento provisional en tanto no hay solución urbanística (que va para rato); además, a dos pasos está el parking público de Plaza de las Cortes. Hay que pensar que las ciudades deben poderse disfrutar y estar siempre al servicio de los ciudadanos de a pie; nuca consentir que sea el coche el centro de la vida urbana ni aceptar un urbanismo que dé primacía al uso del coche en detrimento de las personas viandantes.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 08/08/2015 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

2 comentarios:

  1. El Paseo (que sí se debe escribir con mayúscula porque es el nombre específico de la calle y así consta en catastro, mapas, etc.), es el único reducto que queda en el pueblo con sabor a siglo XX y con regusto pueblerino, que es lo que no se debe hacer desaparecer por sistema.
    Sobre todo si son rincones con encanto, repito, pueblerino, como era la plaza del Ayuntamiento, tan entrañable, y cuyos cuatro árboles, los únicos que había en el casco viejo, cumplían desde el centro la doble misión de dar sombra y tapar y disimular fachadas descuidadas -la del Ayuntamiento la primera-.
    Aquí se remodeló para dejar el feísimo erial que es hoy. Ojalá algún día la autoridad competente decidiera devolverle su aspecto anterior.
    En el Paseo se corre el mismo riesgo si se abre hacia la Avenida de Italia por el solar que deja la manzana del “Cocodrilo". Uno de los encantos de este emblemático lugar es que con la Esquina del Convento (cuya vista diáfana impide la ocurrencia de un letrero de hierro y su correspondiente armazón) forma un recinto cerrado por extremos y lados con el que te topas cuando accedes por cualquiera de las diecinueve calles, nada menos, que allí desembocan. Su arboleda completa su agradable aspecto todo el año y es un sitio inmejorable para pasear o sentarse un buen rato a tomar el sol o el fresco, según convenga.
    La lástima es que las pinturas se deterioran, cada día más, con la rotura de losas que no tienen repuesto, como es natural, y que llegará un momento que los desperfectos sean tan ostensibles que el conjunto lo padezca.
    A mi modo de ver este paseo es el Paseo por antonomasia en Cieza, desde su construcción en el siglo XIX, y todo el mundo sabe a qué lugar nos referimos cuando hablamos del Paseo, por lo que creo que no necesita, en este caso, “apellidos”.
    En fin, es un placer departir con usted de estas cosas del pueblo, aun a riesgo de haber abusado de su tiempo atención.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por su interesante comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"