INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

11/5/15

La constancia

.
Plaza de armas del Palacio Real de Madrid
La Real Academia de la Lengua dice en su primera acepción de la “constancia” que significa “firmeza y perseverancia en los propósitos...” Pienso incluso que la constancia podría haber sido elevada al rango de virtud, cual lo son la Prudencia, la Justicia, la Templanza y la Fortaleza, conocidas estas como las cuatro virtudes cardinales (aunque las más famosas son las teologales: Fe, Esperanza y Caridad). Pero no, la constancia ha quedado fuera de esa consideración por parte de los sabios; y contra la opinión de los sabios, máxime si son clásicos, griegos y doctores de la Iglesia, ustedes estarán de acuerdo en que no hay nada que rascar.

Pero ahora que en el horizonte de las elecciones municipales se avecina un panorama político variopinto, cuyo resultado cabe mucho la posibilidad de que sea repartido, como las pedreas en la lotería de Navidad, que enriquecen a pocos, pero remedian a muchos, no estaría demás el consejo de la constancia en el buen gobierno de este nuestro querido pueblo. Falta nos haría. Tener firmeza y perseverar en los propósitos. No querer hacer muchas cosas sin que exista un seguimiento y un mantenimiento firme y constante de las mismas a lo largo del tiempo.

El otro día hablando con un foráneo, el cual vive aquí ya un puñado de años, sobre estos temas tan comunes y por desgracia recurrentes, de las cosas que se rompen y no se arreglan, de que no puede haber nada nuevo ni limpio en este pueblo, de que se realizan obras millonarias y se dejan después a su suerte..., me dio una palabra clave: “idiosincrasia”. Me dijo: “Pero es que esa es la idiosincrasia de los ciezanos.” ¿Será verdad eso?, pensé preocupado. ¿Será verdad que la gente de otros pueblos que nos conoce bien, nos tiene tomada la medida en estos asuntos? Claro que, recapacité más tarde, nuestros gobernantes locales no son de otra esencia ni de otra casta, sino como nosotros los de aquí, gente como ustedes y como yo, de nuestra misma idiosincrasia. Aunque miren lo que les digo, no estaría mal que viniese alguien de fuera a meternos en cintura durante un tiempecico, sobre todo a mostrar a los dirigentes cómo hay que perseverar en los objetivos y tener constancia en lo que se pretende hacer y/o se hace.

Miren, a veces lo malo es tener demasiada memoria y acordarse de muchas cosas. Quizá sea más fácil olvidarse y dejarse sorprender cada cuatro años, como si todo empezara por primera vez. Es lo que muchos políticos (a nivel general hablo) esperan de nosotros: el olvido. Algunos, si pudieran echarnos unos polvos para “formatearnos” el disco duro de la cabeza, yo creo que lo harían. Pues un pueblo dotado de memoria y con libre opinión es más difícil de convencer con discursos demagógicos, eso está claro. A un pueblo formado, informado y que recuerda perfectamente qué prometieron y cómo actuaron después muchos políticos (sigo hablando en general), no se le puede meter los dos pies por el mismo calzón.

Sin embargo yo siempre digo que para afrontar el futuro con garantía hay que tener muy claro, no solo el pasado que nos ha traído hasta aquí, sino saber de dónde partimos, qué somos y con qué contamos en este momento. Por eso a estos muchachos que vienen empujando con sus nuevas-viejas ideas para coger escaños desde donde administrar la sociedad de este pueblo (ahora sí hablo de Cieza), y a los cuales presumo la noble intención de dar lo mejor de sí mismos en beneficio de nuestro pueblo (de ningún modo les creo interesados por trincar un dinerete nada desdeñable, ya en el ejercicio del gobierno, ya en la simple asistencia a los plenos), pongo en antecedentes, por si no se han dado cuenta aún, de la idiosincrasia ciezana, a la vez que les recomiendo la constancia como un valor ético.

Mire, no hay que dejar que las cosas se echen a perder para luego tener que presupuestar una reforma integral o un arreglo de mayor importancia. Todo es más sencillo cuando se reparan día a día los pequeños desperfectos en el urbanismo de un pueblo: Árbol o macetero que se seca, inmediatamente se repone; farola que apedrean y destrozan los vándalos, al día siguiente se cambia; papelera que arrancan los gamberros, ipso facto se coloca; jardín que pisotean, se arregla sin tardar; pasos de peatones que se borran, se repintan en seguida; acera, calle o plaza que ensucian, se limpian pronto; losas que se rompen, luces que se funden, baches en la calzada que se producen, etc., pues se les da una solución si pérdida de tiempo. Y eso es tener constancia para afrontar los problemas. De ahí, de esa manera de trabajar, depende mucho el éxito del buen gobernante.

Más por desgracia hoy, solo hay que darse una vuelta por el pueblo para ver la falta de constancia, reflejo quizá de nuestra idiosincrasia.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 09/05/2015 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"