INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

12/10/14

El hombre obsoleto

 .
Castillo de Santa Bárbara, Alicante
Cuando echamos la vista atrás, muy atrás, a los griegos de la Grecia antigua, por ejemplo, a los egipcios de los faraones o a los romanos del imperio, pensamos que eran culturas muy asentadas y duraderas en el tiempo. ¡Mil años duró la Escuela de Atenas, fundada por Platón! (¿conocen el cuadro de Rafael?) ¡Tres mil años las dinastías faraónicas en el país del Nilo, sin que a penas nada cambiase...! La Edad Media fue larga y llena de oscuridad e ignorancia, donde las guerras, las enfermedades y las disputas por los territorios no afectaban mucho al progreso ni al modo de vida de la población, salvo para diezmarla y mantenerla en permanente oscurantismo social y religioso; se creía a pies juntillas que este era un valle de lágrimas y que el Cielo estaba al alcance de los que más dinero y poder poseían. En la Edad Media, fíjense bien lo que les digo, un fraile instruido de un monasterio no podía saber muchas más cosas que otro fraile ilustrado de otro monasterio que hubiese vivido 300 o 400 años antes. Es más, si hubiera sido posible un viaje en el tiempo, ambos frailes no habrían tenido problema alguno para intercambiarse y pasar de una a otra centuria con sus conocimientos personales, ya que todo cambiaba muy poco.

Les cuento esto porque da la impresión, así a grandes rasgos, que las gentes de otras épocas y otras culturas aprendían el conocimiento de sus ascendientes y lo trasmitían, casi intacto, a las generaciones posteriores. Y eso era válido, servía a una persona para desenvolverse toda una vida. Pero no hay que irse tan lejos: Aquí mismo hubo un tiempo, el de nuestros antepasados cercanos (pongamos por caso antes de la Guerra Civil), en que los hijos pensaban lo mismo que los padres y casi nada cambiaba. En esa época el saber encerrado en las enciclopedias era válido y suficiente para ilustrar varias generaciones. Sin embargo, ya nada es igual. La vida se está renovando con demasiada rapidez. Mi “Gran Enciclopedia del Mundo”, que me vendiera Javier Fernández Álvarez-Castellanos, el hombre más amable y buena persona que yo haya conocido jamás, ya no me sirve, sus treinta y tantos tomos están ahí de adorno en el mueble del comedor, pues es un atraso levantarme del sillón del ordenador y empezar a buscar entradas en esos libracos, en la práctica obsoletos; y no lo hago porque tengo a punta de ratón la información en internet mucho más actualizada.

Miren, mi tatarabuelo Joaquín, fundador de la dinastía del Madroñal, sabía hacer esparteñas; mi bisabuelo Gillermo aprendió esta habilidad de su padre y un día la trasmitió a mi abuelo Joaquín del Madroñal, quien las confeccionaba con gran maestría; mi abuelo, como es natural, otro día enseñó a mi padre a hacer también esparteñas, el cual las ha realizado siempre perfectas, bien para calzarlas en los trabajos agrícolas, bien para regalarlas (una vez hizo un par de esparteñicas tan diminutas que cabía en una cajita de mixtos de aquellas de la Fosforera Española. Mas mi padre, viendo ya el correr de los tiempos, no se preocupó de enseñarme a mí a hacer esparteñas, ni yo de aprender a ello, ¿para qué? Obviamente, aquella habilidad manual vendría a quedar obsoleta en su finalidad práctica, pues nadie utiliza ya este rudimentario calzado, salvo en actos folclóricos.

De otra parte, mi abuelo-primo José María de Lázaro, solterón y guarda mayor del general Francisco Marín (un preboste de Cieza), sabía más que las cucalas: vestía traje completo de pana en toda época del año y, además de las cuatro reglas, conocía la “partida doble”, ¡el acabose de las cuentas según la gente! Y eso le valió para toda su vida.

Yo en cambio aprendí con Ortuño a reparar los televisores, uno de los oficios más difíciles del mundo, pero en cuatro días cambió la electrónica y éstos ya no se reparan. Me fui entonces a la universidad a estudiar dos carreras, donde aprendí, no sólo la “partida doble”, sino el Plan General de Contabilidad completo (mi profesor de Empresariales era inspector de Hacienda y conocía los recovecos contables como para levantar en peso a cualquier empresa fraudulenta). Más en pocos años todo cambió, y una contabilidad la realiza ahora cualquiera en el ordenador con programas adecuados.

El otro día fui a ponerle vidrios nuevos a las gafas, pues en mi trabajo me dejo la vista en las aplicaciones informáticas, renovadas día a día porque los programas de ayer se quedan anticuados hoy, y me dijeron en la óptica que he de cambiar también la montura, por lo de la “obsolescencia programada”. Así que pienso: no sé hacer esparteñas, perdí el oficio de reparar televisores, de nada me sirve conocer la “partida doble” y encima llevo un móvil de los que sólo sirven para hablar.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 11/10/2014 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA")

2 comentarios:

  1. Antes se podía planificar el futuro, hacer planes. Ahora las cosas y las ideas se quedan obsoletas en dos días. No se puede planificar el futuro ni hacer planes... ¡¡Buen artículo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me preocupa principalmente la obsolescencia que ataca como una plaga las áreas del conocimiento y la formación personal de los individuos.
      Gracias amigo Conrado por el comemtario. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"