INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

12/3/16

Cieza, o un lugar donde dé gusto vivir

.
Monumento a Félix Rodríguez de la Fuente en el Parque de Medina Siyâsa, a medio destrozar (solo quedaba el lobo, que tampoco se libraría del vandalismo)
Tengo delante de mí el tríptico ese que la Concejalía de Servicios está repartiendo a los ciudadanos de este pueblo para ver si, en lo tocante al respeto por las normas más elementales de civismo, vamos entrando un poquico en verea. Ustedes, los que habitualmente me leen en “El Pico de la Atalaya”, saben que es mi obsesión el que seamos civilizados y cuidemos las cosas de nuestro pueblo. De forma que me parece acertado que desde los poderes públicos se empiecen a tomar ciertas medidas (sencillas y baratas) encaminadas a la concienciación de la gente.

Siempre lo he escrito en mis artículos, que lo importante es la educación y la concienciación, y en último término sancionar a los infractores. Siempre he dicho que es más barato poner carteles que reponer elementos urbanos rotos por el vandalismo, que cuesta menos advertir del buen uso de los espacios públicos que contratar un ejército de barrenderos para que vaya detrás de cada uno de nosotros recogiendo lo que tiramos al suelo, y que es económicamente más rentable educar a las personas que aumentar la plantilla de la policía para que los agentes vigilen y multen los comportamientos incívicos. ¿Qué papel tiene pues la educación en este sentido? Todo. Enseñar, por ejemplo, que existen hábitos de comportamiento más saludables, más higiénicos y más respetuosos de cara a nuestros conciudadanos; que se pueden tener perros bien tenidos y sin causar molestias al vecindario con sus cacas y orines en las aceras, que es posible no arrojar suciedad en la vía pública, que podemos hacer un uso y disfrute adecuados de los elementos urbanos (papeleras, bancos, farolas, señales de tráfico, jardines, parques infantiles, etc.) sin que estos salgan perjudicados; que, en definitiva, hay unos modos de vivir y compartir la ciudad más respetuosos y deseables. En cuanto a la concienciación, es bien sencillo: solo tenemos que darnos cuenta de que este es nuestro pueblo, al que amamos y del que podemos sentirnos orgullosos, y como tal debemos cuidarlo; pues nuestros son los espacios públicos que compartimos, los parques y jardines que lo embellecen o el mobiliario urbano que le da atractivo y funcionalidad. Desde ese punto de vista, cada cual ha de sentir como suyo cada elemento y cada rincón de Cieza.

Miren, he viajado un poco por España y he visto cómo funcionan otros pueblos, cómo desde el buen gobierno han sabido estimular a sus ciudadanos para lograr entornos limpios y embellecidos, cómo le sacan partido a lo que poseen y cómo la gente del lugar se siente orgullosa de lo que es, de lo que tiene y de lo que puede ofrecer al visitante. Pero Cieza es una ciudad agradable, con un trazado urbano excelente y situada en un enclave geográfico perfecto. ¿Qué hace entonces que, desde que yo me conozco, este pueblo adolezca un poco de suciedad en sus calles, un poco de elementos urbanos maltratados o un bastante últimamente de tener alrededores con terrenos desidiosamente descuidados, incultos y llenos de malezas? Pues ni más ni menos que la actitud indolente de los propios ciezanos (y perdonen la generalización, donde me incluyo). De modo que por mucho que se esfuercen los servicios municipales, si no hay respuesta positiva de la ciudadanía, es de todo punto imposible. Es como el “paño de Penélope”: aquello que los gestores “hacen” (con coste económico para todos), algunos van y lo “deshacen”, destrozan o ensucian.

Ahora tenemos nuevecicas las obras de acondicionamiento del Segura a su paso por Cieza; ya veremos lo que duran. Nunca se había llevado a cabo una actuación de tal magnitud en el río. Está claro que a unos les gustará más y a otros menos, pero la realidad es que la Administración del Estado ha invertido muchos millones de pesetas en nuestro pueblo (por otro lado, parece ser que la Administración Regional correrá con nuestra parte; mejor, así no tenemos que poner ni un duro y podemos destinar más recursos para afrontar trampas como la sentencia de los migasecas). Pero lo importante quería decirles es que cuidemos dichas obras, que respetemos las plantaciones de arbolicos y arbustos destinados a embellecer el entorno fluvial, que tengamos respeto a las personas que pasean por allí, no ensuciando esos lugares ni maltratando sus elementos.

En fin, asegura el refrán que “bien está lo que bien acaba”, pero también sería válido decir que está bien lo que bien se empieza. Y para empezar, el tríptico que el concejal Francisco Saorín está divulgando entre los ciezanos es algo sencillo y razonable, que de una manera cordial y estimulante invita al buen civismo y a que, entre todos y para todos, logremos hacer de este pueblo un lugar donde dé gusto vivir.
©Joaquín Gómez Carrillo
(Publicado el 12/03/2016 en el semanario de papel "EL MIRADOR DE CIEZA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"