INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

9/10/18

Líneas de experimentación

.
Humilde flor silvestre en el Cabezo de la Carrasca (Cieza)
Me encantan los actores argentinos. Y cuando se hace buen cine español con actores argentinos, la película puede ser buenísima. Ya gocé estos días atrás cuando echaron por la tele “Atraco”, sobre el robo de las joyas de Eva Perón en el Madrid de la dictadura. Pero este domingo pasado tocaba el cáncer y pusieron “Truman” en la Dos. ¡Qué grandes, Ricardo Darin y Javier Cámara! Los que hemos vivido el cáncer desde adentro podemos percibir toda la sensibilidad en cada una de las palabras, de las acciones, de los gestos, de las miradas, de la furia, de la rabia, de la sonrisa amarga, del disimulo de la tragedia, del amor, de la reconversión a la fe…, y hasta de la cobardía (ese amigo que se entera de tu “sentencia de muerte”, pues hay casos que, como se decía antes, “solo se está en manos de Dios”, y no es capaz de mirarte a los ojos y articular alguna palabra, no tiene valentía para hacerlo; entonces prefiere huir de ti, no aparecer, o aparecer ya en el tanatorio).

Estos días se ha hablado del cáncer (aún hay gente que prefiere no mencionar la palabra y dice: “…lo que anda”). Yo, que soy muy respetuoso con las enfermedades de los demás, si noto que alguien a mi lado empieza a profundizar sobre el padecimiento de otra persona ausente, corto en seguida y propongo hablar de la primavera. También, si alguien me pregunta por el estado o la muerte de un amigo o conocido, respondo: “…de enfermedad grave”. No porque no quiera pronunciar la maldita palabra cáncer, sino porque lo más íntimo y privado de una persona es su estado de salud o enfermedad, y el cáncer, en demasiados casos abate a los médicos, hunde a los enfermos y destroza a los familiares.

He oído por la radio a los doctores hablar de esperanza. Eso está muy bien. Que los enfermos luchen y se curen de este terrible mal. Yo conozco a gente que lo ha superado y que espera morir de otra cosa, cuando toque, que a todos nos ha de tocar. A mi madre, hace casi cuarenta años, le dijo el cirujano: “Usted se morirá de otra cosa”, y ella le creyó como se puede creer a la Virgen María. Mi madre, que había perdido el miedo a la palabra cáncer hacía muchos años, murió hace seis de otra cosa. Pero, ¡ay!, todavía existe un porcentaje de enfermos de cáncer, cada vez más pequeño, es cierto, que luchará, se dejará el alma en las consultas, en las salas de quimio y en las camas de los hospitales, para irse al Cielo.

Eminentes doctores han alertado sobre el daño que pueden hacer los fármacos milagro y los tratamientos de la “pseudo-ciencia” en los enfermos de cáncer. Y sobre el perjuicio que pueden recibir aquellas personas diagnosticadas que se dejan llevar por charlatanes, embaucadores o remedios milagro que circulan por internet. No porque le vaya a perjudicar una homeopatía, por ejemplo, sino porque en tanto que busca sanar por estos medios (que es mentira, que eso no cura un cáncer), está perdiendo un tiempo precioso para ponerse en manos de los equipos de oncología. Dicen que quienes se ven perdidos, se agarran a un clavo ardiendo. Pero por desolador que parezca, sólo hay un camino: el de la medicina científica, y hemos de confiar en los oncólogos, para bien (la mayoría de los casos) o para mal (por desgracia).

Otra cosa son las líneas experimentales. ¡Ojo! Cuando llegan los momentos terribles y el doctor te mira de frente y se sincera, tú te sientes caer al fondo de un océano oscuro y tu alma se colma de angustia. Solo te viene a la cabeza que si pudieras cambiarte en ese momento por la persona afectada (y amada), lo harías sin pensar. Luego empiezas a emerger de las tinieblas confusas y te diriges a pedir ayuda u opinión. A ese médico con el que te une una buena amistad, a ese otro que además es de la familia. Hay que saber por dónde empezar y cómo hacer mejor. Entonces te explican que en todos los hospitales aplican las mismas terapias básicas, aunque algunos famosos llevan sus propias líneas de investigación. Pero además te dicen que para acogerte a una línea de investigación no hace falta irse a Pamplona, a Barcelona o a Madrid, que en los hospitales de Murcia también se puede uno acoger a una línea de investigación que se esté llevando a cabo en las otras ciudades.

Pero es que además, eso te lo ofrecen al llegar. El primer día, junto a nuestro oncólogo, había otro doctor, joven, campechano, simpaticón y sobrado de marketing, ofreciendo entrar en una línea de investigación. No sabemos, pero hay que confiar en ellos. Solo se me ocurrió preguntarles si fuera su mujer o su madre, ¿qué harían? Era la pregunta que esperaban. ¡Sí!, es lo mejor. Entonces hay que superar trámites administrativos. Esperar. No empezar el tratamiento hasta que lo digan desde Madrid, Barcelona o Pamplona. Angustia porque el tiempo corre en contra nuestra. Al fin se inicia. El doctor simpaticón se hace presente en las consultas, hasta que pasa el tiempo y el experimento no ha dado resultado. Entonces desaparece. Solo nos quedamos con la quimio pura y dura, la misma que suministraron a Rocío Jurado en el hospital Monte Sinaí de Nuevayork, me aseguran. Entonces no se escatimaba nada y el “pentaplatino” se importaba de los Estados Unidos. Mas todo fue inútil, porque hay casos en que “solo se está en manos de Dios”.
©Joaquín Gómez Carrillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"